null: nullpx

María de Jesús Patricio, la indígena mexicana que buscará la presidencia en 2018

La médica tradicional de la etnia nahua, María de Jesús Patricio, fue elegida por un consejo de grupos indígenas de México respaldado por rebeldes zapatistas, como primera candidata presidencial indígena del país.
28 May 2017 – 10:13 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Su nombre es María de Jesús Patricio Martínez, tiene 57 años, es madre de tres hijos, médico tradicional de la lengua nahua y este domingo fue elegida para ser la primera candidata indígena que competirá por la presidencia de México en los comicios de 2018.

Tras dos días de debates, los indígenas delegados y concejales de 58 pueblos originarios eligieron a Patricio, originaria de la comunidad de Tuxpan, en el occidental estado de Jalisco, como su representante en las elecciones del próximo año y también portavoz del Congreso Nacional de Gobierno (CNG).

Marichuy, como le dicen de cariño, fundó en 1992 la casa de salud Calli Tecolhuacateca Tochan, que da atención a grupos vulnerables de su comunidad y brinda atención médica a través de los conocimientos como herbolaria que heredó de su abuela.

Desde hace 20 años pertenece a la Unidad de Apoyo a las Comunidades Indígenas (UACI) en la Universidad de Guadalajara.

En 2015, el Ayuntamiento de Tuxpan le otorgó el Galardón al Mérito Tuxpanense por preservar la medicina tradicional y la herbolaria, así como por su vinculación con las comunidades indígenas del país.

En su discurso, ya como portavoz del CNG, Patricio llamó a los pueblos originarios a "participar en la reconstrucción del país" en conjunto con el Concejo Indígena Nacional.

Es la primera vez que una candidata indígena se presentará a una elecciones Presidenciales, y ello se enmarca dentro de la reforma electoral del 2014, que permitió que se establecieran candidaturas independientes en las elecciones.

El Concejo Indígena de Gobierno, respaldado por rebeldes zapatistas, emitió un comunicado el domingo en el que señaló que buscarán que aparezca el nombre de María de Jesús en las boletas electorales, ya que, debido a que el consejo no es un partido político registrado, podría requerir firmas para que esté en la boleta.

De acuerdo con un comunicado emitido por el Concejo Indígena, la potencial candidata debe regirse con siete principios: “Servir y no servirse, construir y no destruir, obedecer y no mandar, proponer y no imponer, convencer y no vencer, bajar y no subir, representar y no suplantar”.

La presentación de la candidata estuvo enmarcada en un encuentro en el que se expusieron numerosos casos de violaciones a los derechos humanos en las regiones indígenas de México y en algunas de Guatemala. También se habló de la crisis migratoria que afecta varios países del mundo y el tratamiento europeo que se da al fenómeno, y todas estas temáticas fueron leídas durante la asamblea popular.

El pasado octubre, los zapatistas informaron que, junto con el CNI, nombrarían a una mujer para que participara en las elecciones presidenciales del 2018, y algunos medios llegaron a señalar que la candidata sería una guerrillera surgida del EZLN.

Un mes más tarde, el EZLN negó tener intenciones de presentarse con una candidata indígena en las elecciones, y acusó a los medios de comunicación de tergiversar sus palabras. De esta manera, matizaron su mensaje y explicaron que solo darían respaldo a la candidata que eligiera el CNI.

Unos 848 indígenas entre delegados y concejales de todo el país, se integraron este fin de semana en tres mesas de trabajo para diseñar el propósito y estrategias de actuación del CNI, así como delinear sus planes de acercamiento a la sociedad civil.

Concluyeron así un plan de trabajo establecido a finales del 2016, cuando anunciaron que elegirían a una indígena para candidata a la Presidencia de México en 2018.

El Concejo, señala el Congreso Nacional Indígena, es la forma en la que los pueblos se organizarán para tomar decisiones, buscando otra forma de hacer política, desde la horizontalidad y con toma de decisiones colectiva.

Los zapatistas encabezaron una insurrección armada en 1994 en defensa de los derechos de los pueblos indígenas, pero se han mantenido fuera de la política electoral.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés