Maduro aplicará tratamientos psiquiátricos para “recuperar” a jóvenes opositores

El gobierno venezolano tacha de "locos" a sus adversarios y planea regenerarlos a través de un programa llamado "laboratorios de paz", al que serán sometidos 40 estudiantes presos. En paralelo, el chavismo propuso al Supremo destituir a la Fiscal General disidente por "insania mental".
28 Jun 2017 – 5:30 PM EDT

CARACAS, Venezuela.- El presidente Nicolás Maduro tacha a la disidencia de “terrorista”, “golpista” y “criminal”. Sin embargo, según avanza la protesta popular en las calles de Venezuela, el gobierno nacional ha incorporado a su discurso otro epíteto para descalificar a sus adversarios políticos: ahora los llama “locos” y afirma que sus reclamos son producto del desequilibrio mental que padecerían todos aquellos que cuestionan a la revolución chavista.

Maduro no se ha quedado en el diagnóstico, sino que el 14 de junio anunció la instalación de los llamados “laboratorios de paz” para la “recuperación” de los jóvenes que son encarcelados por participar en las manifestaciones convocadas por la oposición. La iniciativa presidencial ha sido rechazada por las asociaciones de psicólogos del país, que denuncian el uso de categorías psicopatológicas para criminalizar a la oposición y reeditar prácticas de sistemas totalitarios como el Gulag soviético.

El jefe de Estado indicó que en su primera fase este programa abarcará a “40 muchachos que han mostrado arrepentimiento, que han contado todo” y que estarían dispuestos a someterse a la “comisión de la verdad” creada por el Ejecutivo para investigar los hechos de violencia que se han registrado en el marco de las protestas que comenzaron en abril y que ya arrojan una cifra oficial de 75 muertos.

En el acto donde presentó los “laboratorios de paz”, Maduro acusó al gobernador del estado Miranda y líder opositor, Henrique Capriles Radonski, de “llevar a parte de la juventud a la violencia, a la perdición”, y lo amenazó con cárcel para “pagar el daño que le están haciendo a la juventud (…) que llevan a la juventud, le dan droga, le dan de todo”.

Empeñado en instalar una Asamblea Constituyente a principios de agosto para reescribir la Carta Magna, el mandatario venezolano repite constantemente que “la derecha está enloquecida, locos de odio” y que planifican “actos locos” para derrocarlo. Bajo esa premisa, auspició el “Primer Foro Internacional de Psicología, Violencia y Operaciones Psicológicas en Venezuela” para analizar “los fenómenos de la derecha fascista, sus obsesiones, sus locuras”.


No solo estarían desquiciados los jóvenes que exigen elecciones libres, respeto a la Constitución o el establecimiento de un canal humanitario para mitigar la escasez de alimentos y medicinas que golpea a la población. El gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) solicitó al Tribunal Supremo de Justicia designar una junta médica para destituir por “insania mental” a la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, quien a finales de marzo se desmarcó del Ejecutivo y denunció la “ruptura del orden constitucional” en Venezuela.

Esta señora (Ortega Díaz) con ese avieso comportamiento ha dado sobradas manifestaciones de tener una insania mental, es decir, que su comportamiento conductual es muy extraño”, expresó el diputado del PSUV, Pedro Carreño, famoso por asegurar en 2001 que el espía peruano Vladimiro Montesinos – quien fue capturado en Venezuela y actualmente cumple condena de prisión en Perú- había sido asesinado, y por denunciar que “el sistema bidireccional de televisión por cable” de Directv servía para grabar a las personas en sus casas.

El chavismo nombró fiscal general a Ortega Díaz en 2007 y en 2014 la ratificó por un periodo de siete años más. Sin embargo, ahora considera que por su supuesto estado de “insania mental” debe ser “recluida” porque “esta señora nos puede llevar a una guerra civil o también generar las condiciones para una invasión extranjera”, alertó Carreño.

La "patología" de la disidencia

“Esta idea no es nueva ni original, pues ha sido utilizada por todos los regímenes totalitarios con la intención de criminalizar a la oposición, pero además tiene el agravante de que se estarían conformando dispositivos de reingeniería psicológica como las que han existido en Camboya, Corea del Norte, la Unión Soviética, China, y la Alemania Nazi para tratar la ‘patología de la disidencia’”, explica Gustavo Zapata, integrante de la Asociación Mundial de Psicoanálisis (AMP).

La Venezuela chavista también cuenta con sus propios antecedentes. Zapata sostiene que desde el año 2000 la revolución socialista ha desplegado un “ataque sistemático contra la salud mental del venezolano con la patologización de la acción opositora”. En esa ofensiva se inscribe desde el eslogan “Chávez los tiene locos” hasta el hecho de señalar que los detractores del régimen sufren de “disociación psicótica”.


El experto señala que los “laboratorios de paz” lesionan derechos fundamentales de los ciudadanos como la libertad de pensamiento, al tiempo que pretenden deslegitimar la lucha por la libertad en el país. “En términos de salud mental, hablar de ‘recuperar’ a alguien es un concepto peligroso. Aquí la ‘normalidad’ estaría definida por el régimen y la disidencia sería una anomalía. El régimen requiere la sumisión absoluta de la voluntad de las personas y eso no es democracia”, apunta el miembro de la AMP.

El gobierno no ha ofrecido mayores detalles sobre el funcionamiento de los “laboratorios de paz”, opacidad que preocupa a los académicos. “ Los testimonios de los jóvenes detenidos en las protestas revelan que han sido sometidos a torturas, y tratos crueles e inhumanos para quebrar su voluntad y deseo de lucha”, advierte Zapata.


Los Principios de Naciones Unidas para la Protección de los Enfermos Mentales y el Mejoramiento de la Atención de Salud Mental, estipulan que “la determinación de una enfermedad mental no se efectuará nunca fundándose en la condición política, económica o social, en la afiliación a un grupo cultural, racial o religioso, o en cualquier otra razón que no se refiera directamente al estado de la salud mental”.

Basándose en la resolución de la ONU, la Federación de Psicólogos de Venezuela emitió un comunicado en el que repudia “la pretensión de usar a la psicología y en general a las ciencias del comportamiento, como instrumento al servicio de cualquier ideología o forma de discriminación política”, al igual que “su uso para validar y legitimar el poder, más aún cuando es empleada como vía para causar sufrimiento a personas”.

La psicóloga y psicoanalista Julieta Ravard observa que el gobierno chavista persigue “convertir al sujeto en un objeto que se puede moldear”, atentando contra su derecho a escoger y discernir. “Se aprovechan de una situación de poder para incidir en el otro, es el máximo irrespeto a un ser humano, reconvertir a alguien a nivel mental porque hay un bien supremo que supone la verdad”, describe la profesora.

Los especialistas coinciden en que la embestida contra Ortega Díaz, tendiendo una sombra de duda sobre su salud mental, deja en evidencia la intención de anular las voces críticas apelando a supuestas desviaciones psiquiátricas. “Degradas a la persona porque te molesta, es terrible lo que pueden producir estos ideales macabros”, concluye Ravard.

En fotos: gente común acusada de "conspirar" en Venezuela

Loading
Cargando galería
Publicidad