América Latina

López Obrador promete presupuesto ilimitado para buscar e identificar a 40,000 desaparecidos en México

"No hay techo financiero" para la labor de buscar e identificar a decenas de miles de personas desaparecidas en México, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador, en el acto de reinstalación del sistema nacional de búsquedas.
25 Mar 2019 – 3:46 AM EDT

Desde que desapareció hace una década, Guadalupe Fernández no ha parado de buscar a su hijo José Antonio Robledo Fernández. Tenía 32 años cuando trabajaba como ingeniero en la construcción de hornos para una compañía productora de acero en el norte de México y no se supo más nada de él.

“Voy a seguir buscando a mi hijo hasta mi último suspiro”, dice Guadalupe Fernández quien se sentó en la primera fila en el acto de "Reinstalación del sistema nacional de búsqueda de personas", celebrado en Palacio Nacional y encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Como ella, muchas otras personas buscan a sus familiares o amigos desaparecidos. Se calcula que en México son 40,000, mientras que 26,000 cuerpos permanecen en las instituciones forenses a la espera de ser identificados, y otros tantos, incalculables, se cree que están en fosas clandestinas.

Ante el auditorio de decenas de personas que sostenían en sus manos fotografías de sus parientes desaparecidos, López Obrador anunció que asignará todos los recursos financieros y humanos que sean necesarios para identificar los restos y darle a las familias la tranquilidad de saber qué ocurrió con sus familiares.


“No hay techo financiero”, dijo el mandatario mexicano al comprometerse en esta colosal tarea que significa un auténtico desafío ante limitada capacidad de investigación de los cuerpos policiales; las familias mismas buscan a sus parientes en tumbas sin lápidas, y no existe una base de datos nacional de ADN para ayudar a identificar los miles de restos recolectados por trabajadores forenses.

“Es la herencia más triste, dolorosa, que recibimos al llegar a este nuevo gobierno” el 1 de diciembre, manifestó López Obrador. “Cuando voy a las giras, cuando encuentro familias, sobre todo madres, me jalan, me sacuden, me gritan, lloran. Aguanto todo porque sé lo que están sufriendo sin sus hijos y sus seres queridos”.

Labor complicada con la "crisis forense"

Alejando Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, recordó en el mismo acto que el sistema de búsqueda de desaparecidos fue instalado en octubre pasado por el gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto.

Entonces, "no tuvo ningún efecto y no tuvo ningún resultado. Yo afirmo que fue una gran simulación", dijo.

Este año, el programa de búsqueda contará con un presupuesto federal superior a 21 millones de dólares (400.7 millones de pesos), y más de tres millones de dólares (58 millones de pesos) por parte de los estados del país, aseguró Encinas.

Encinas explicó que en este sistema participarán familiares de desaparecidos, organizaciones especializadas, académicos, expertos y autoridades, con el objetivo de diseñar y evaluar un protocolo homologado de búsqueda e identificación, así como acciones de prevención y sanción de delitos relacionados.

En fotos: Miles de migrantes mueren o desaparecen en su intento por huir de la violencia y la pobreza

Loading
Cargando galería

Muchas de las desapariciones están vinculadas a la violencia de las organizaciones criminales y los cárteles de la droga. Las autoridades abrieron 33,341 casos de homicidio el año pasado. Pero también hay denuncias de desapariciones forzadas, secuestros de niños y mujeres en contexto de trata de personas, así como secuestros y asesinatos de migrantes. Según el gobierno, se han descubierto 1,100 fosas clandestinas en la última década.

La empresa que se quiere arrancar es tanto más difícil por la "crisis forense" que enfrenta México, según Olga Sánchez, secretaria de Gobernación, al hacer referencia a las morgues y servicios forenses colapsados en el país.

El año pasado se desató un escándalo en Guadalajara (oeste) cuando cientos de cadáveres que no habían sido reclamados eran transportados de un lado a otro en camiones refrigerados, por no tener un espacio legal para almacenarlos.


Publicidad