null: nullpx

Juez salvadoreño pide a Interpol localizar al expresidente Mauricio Funes, acusado por delitos de corrupción

La difusión roja recae, aparte del exmandatario asilado en Nicaragua, sobre el ex fiscal general Luis Martínez y otras cinco personas investigadas por presunto cohecho.
5 Feb 2019 – 2:20 AM EST

Justo un día después de que El Salvador eligiera nuevo presidente, el exalcalde de San Salvador, Nayib Bukele, un juez pidió a la oficina central de la Interpol que emita la alerta roja contra el exmandatario Mauricio Funes para que sea procesado junto al ex fiscal general Luis Martínez y otros funcionarios de la Fiscalía y particulares por delitos de corrupción.

El Juzgado Cuarto de Instrucción de San Salvador solicitó a la Interpol que también emita la difusión roja para el empresario Enrique Rais, el abogado Hugo Blanco Rais, el empresario Aldo Vinicio Parducci, el exfiscal adjunto Edgar Márquez y Francisco José Paredes, exjefe de la Unidad de Patrimonio de la Fiscalía, informó el lunes la oficina de comunicaciones de los tribunales de justicia de la capital.

La justicia ya busca a Funes para que responda por los delitos de peculado y lavado de dinero y activos. Funes, su pareja y dos de sus hijos se encuentran en Nicaragua, donde en septiembre de 2016 recibieron asilo político del gobierno del presidente Daniel Ortega mientras se desarrollaba un juicio civil por enriquecimiento ilícito y cuando aún no se había emitido orden de captura en su contra.


De acuerdo con el Ministerio Público, Funes, que gobernó el país de 2009 a 2014 de la mano del FMLN, partido que quedó en el tercer lucar en las elecciones de este domingo, pagó y entregó dádivas a Martínez a cambio de impunidad, por lo que será procesado por el delito de cohecho activo, que se castiga con seis a diez años de prisión.

Funes destacó que con el triunfo electoral de la coalición GANA con la cual se postuló Bukele "la derecha oligárquica, gracias a Dios, fue derrotada de nuevo", pese a que "la izquierda enfrenta su peor crisis de confianza y respaldo de los últimos años".

Añadió que el partido de Bukele, que encarna la "nueva derecha", logró "hábilmente capitalizar el descontento hacia los partidos mayoritarios" y que gobernaron durante las últimas décadas, entre cuyos presidentes se encontraba el propio Funes.


Los otros acusados

Por su parte, el ex fiscal general Martínez está acusado de 15 delitos y se le señala por la venta de justicia e impunidad a Funes y a Enrique Rais, ambos procesados y prófugos de la justicia por diversas causas.

Según la acusación, durante la administración como fiscal general entre 2012 y 2015, Martínez recibió entre 10,000 y 20,000 dólares al mes de Funes para que no investigara supuestas irregularidades en el contrato de construcción de una presa hidroeléctrica y la llamada tregua entre las pandillas y su gobierno. Se afirma que también recibió tres vehículos de lujo, uno de ellos blindado.

Además señala que el exfiscal viajó en 92 ocasiones en aviones privados de Enrique Rais, con un costo de 1.2 millones de dólares, a cambio de que Martínez omitiera investigaciones o archivara siete expedientes que tenía la Fiscalía contra él y uno de sus familiares.


La Fiscalía también asegura tener pruebas que confirman la sustracción de fondos de cuentas especiales y patrimonio de ese organismo por un monto de 735,000 dólares por consultorías ficticias, contrataciones ilegales y remodelación de viviendas.

El exfiscal Martínez ya está encarcelado en el Penal La Esperanza, conocido como la Cárcel de Mariona, ubicado en la periferia de la capital salvadoreña, ya que enfrenta dos juicios penales. El primero de los casos tiene que ver con los delitos de divulgación de material reservado y omisión de investigación, al hacer públicos audios de llamadas telefónicas del sacerdote español Antonio Rodríguez.

Martínez también está siendo procesado en el caso denominado Rais-Martínez, porque valiéndose de su cargo “vendió justicia” a Rais, desestimando dos demandas en su contra, al tiempo que la Fiscalía procesó a quienes lo estaban demandando.


Publicidad