Informantes de la DEA dieron detalles de plan de narcotráfico de sobrinos de Maduro

El agente especial Sandalio González ofreció detalles en la Corte junto con tres informantes de la agencia antidrogas en el caso de Efraín Campo Flores y Francisco Flores de Freitas
10 Sep 2016 – 2:12 PM EDT

Por Adriana Núñez Moros

NUEVA YORK - Una audiencia en tribunales de Nueva York está sacando a la luz nuevos detalles sobre un caso de narcotráfico vinculado con la familia del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, incluyendo declaraciones que involucran al hermano de la primera dama Cilia Flores.

El agente de la DEA (Administración para el control de Drogas de EEUU) Sandalio González y tres informantes de esa institución revelaron detalles de la operación contra dos sobrinos de la pareja presidencial venezolana: Efraín Campo Flores, de 29 años, y Francisco Flores de Freitas, de 30 años.

Se presentaron en los tribunales esta semana, en la evacuación de pruebas del juicio que los acusa de conspirar para importar 1.800 libras de cocaína a Estados Unidos. Los primos Flores fueron arrestados en noviembre pasado en Haití como parte de una operación encubierta de la institución que investga el narcotráfico. Ambos se han declarado inocentes de los cargos que se les imputan, pero los testigos ofrecieron detalles de las reuniones donde supuestamente planificaron el transporte de cocaína en vuelos desde Venezuela a Honduras y de allí seguirían a México y EEUU.

El caso es uno de una serie de investigaciones realizadas por las autoridades estadounidenses que relacionan a presuntos narcotraficantes con las altas esferas del gobierno venezolano. Maduro ha acusado a la administración Obama de intentar utilizar falsamente los casos de narcotráfico como parte de un esfuerzo sistemático para socavar su gobierno.

El viernes nueve de septiembre dos informantes hispanos con acento mexicano y vestidos con uniformes grises de prisión, declararon identificados como CS1 y CS2 (Fuentes confidenciales de la DEA 1 y 2). También lo hizo un tercero: CS3, colombiano, en ilbertad. El testigo principal del caso (CW1), llamado 'El Sentado' fue asesinado en diciembre de 2015, un mes después de la detención de los Flores, que se logró gracias a su trabajo encubierto. (Ver el gráfico sobre quién es quién y cómo fue esta operación de película de la DEA).

Los dos mexicanos resultaron ser padre e hijo, quienes admitieron el uso y tráfico de drogas, y describieron una serie de reuniones con Campo Flores y Flores de Freitas para discutir la operación de narcotráfico. El informante de mayor edad, 55 años, dijo que varias de las reuniones se grabaron en secreto y se entregaron las cintas a la DEA. En una reunión en Caracas los sobrinos mostraron un ladrillo de presunta cocaína para que lo examinaran. Otra reunión, que no se grabó, involucró prostitutas, dijo.

El jueves, el Agente Especial de la DEA Sandalio González dijo en una audiencia previa al juicio: "A principios de octubre, él (el informante CW1) indicó que un funcionario venezolano de nombre Vladimir (SIC) Flores estaba enviando a sus sobrinos a Honduras" a reunirse con él, según se lee en la transcripción de la audiencia en Nueva York. Se trata del hermano de la primera dama, CiliaFlores, con larga carrera dentro de la policía científica venezolana.

Bladimir Flores, Inspector General del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalística (Cicpc), es un militar venezolano, experto en dactiloscopia. En 2002 fue jefe de la División Técnica Policial del cuerpo de investigaciones, que entonces se llamaba Policía Técnica Judicial (PTJ). Ocupó también durante un tiempo la jefatura de seguridad de la Asamblea Nacional, institución que su hermana presidió desde 2010. El último cargo en el que se desempeñó fue como Cónsul de Venezuela en Curazao, según recoge el portal venezolano Poderopedia.

Según el testimonio de Sandalio González, Bladimir Flores, ese policía de importante apellido, se ocupó de organizar el plan para enviar drogas a Estados Unidos con sus sobrinos y organizó una reunión en Honduras con el narcotraficante conocido como El Sentado (CW1), un informante en el caso que fue asesinado un mes después de la detención de los sobrinos (diciembre de 2015).

El agente también dijo que los sobrinos afirmaron tener acceso especial para cargar droga en los aviones en el principal aeropuerto internacional del país en Maiquetía, en las afueras de Caracas. "Indicaron que básicamente controlaban el aeropuerto y podían despachar un avión por la rampa presidencial", dijo González.

Según documentos judiciales presentados por los fiscales federales en el Distrito Sur de Nueva York, los dos sobrinos hicieron declaraciones detalladas a la DEA después de ser arrestados en Haití Los documentos judiciales incluyen pruebas fotográficas y 32 grabaciones realizadas desde el 4 octubre hasta el 10 de noviembre en reuniones entre los primos y los informantes de la DEA.

La audiencia previa al juicio se celebró el jueves y el viernes para discutir la admisibilidad de las pruebas relacionadas con el arresto de los sobrinos en Haití en noviembre pasado y sus posteriores confesiones a la DEA.

Los abogados defensores niegan que los sobrinos tuvieran la capacidad para llevar a cabo una operación de narcotráfico de tal magnitud, y añadieron que el caso contra ellos se basa en el testimonio "poco confiable" de narcotraficantes confesos. Los abogados también quieren que las confesiones se declaren inadmisibles, con el argumento de que a los dos sobrinos no se les informaron debidamente sus derechos.

En una declaración a la DEA, después de su arresto, Campo dijo que los dos hombres planeaban obtener la cocaína de las FARC colombianas, y añadió que el acuerdo tenía un valor de $5 millones, de los cuales él esperaba conseguir $560,000.

Ambos hombres negaron la participación de cualquier funcionario del gobierno o el ejército venezolanos.

Por su parte, la tía Cilia Flores y voceros del gobierno venezolano, han señalado que la operación fue un "secuestro", porque los acusados no sabían quiénes y por qué los arrestaban.

Información adicional de David Adams, Tamoa Calzadilla y Rachel Glickhouse en Miami


Publicidad