null: nullpx
Crisis en Venezuela

Guaidó pide más sanciones internacionales contra Maduro y vías de entrada de la ayuda humanitaria a Venezuela

Este lunes, el presidente del Parlamento y presidente interino de Venezuela se reunirá en Bogotá con los 12 países del Grupo de Lima para pedir nuevas sanciones contra la cúpula civil y militar del gobierno de Nicolás Maduro. El diputado venezolano Julio Borges insiste en que “no hay escenario posible en el que Maduro se mantenga en el poder”.
25 Feb 2019 – 11:44 PM EST

CARACAS, Venezuela.- En la reunión de este lunes con el Grupo de Lima, el presidente interino de Venezuela Juan Guaidó pedirá a Colombia, Brasil y los países del Caribe que permitan en sus fronteras más puntos de entrada de la ayuda humanitaria internacional hacia Venezuela, y más sanciones contra el régimen de Nicolás Maduro que bloquea la entrada de alimentos y medicinas, bajo el argumento de que encubren un plan dirigido por Estados Unidos para derrocarlo.

“En primer lugar, que se multipliquen los puntos de entrada para la ayuda humanitaria; que haya una mayor presión contra la cúpula civil y militar y resolver temas relacionados con la realidad de los venezolanos migrantes”, dijo a Univision Noticias el diputado Julio Borges, embajador designado por el Parlamento venezolano ante el Grupo de Lima.

Borges explica que la meta principal es coordinar mayor presión para el ingreso de la ayuda humanitaria, y además obtener sanciones más duras contra funcionarios de la administración de Nicolás Maduro.

Que se rodee lo más posible la frontera venezolana, tanto marítima como terrestre. Ayer (23 de febrero) fue el inicio de un proceso que va a seguir multiplicándose en ayuda y en puntos geográficos para que podamos llevarle al país no solo alimentos y medicinas, sino también libertad”, dice Julio Borges.

En el terreno de las sanciones, dice Borges, “todavía son muchas las restricciones que se le pueden poner a la cúpula del gobierno en términos de su movilidad, de presión real y concreta a sus testaferros, a sus familiares; de lo que significa su posibilidad de seguir movilizándose por buena parte del mundo”.

Ante la interrogante de si está planteado solicitar que otros países empleen la fuerza en el conflicto venezolano, Julio Borges afirma que “hay una realidad -y quiero ser claro con esto- de descomposición, de migración, de crimen organizado, de estado fallido y Nicolás Maduro piensa que va a seguir atrincherado en el poder mientras el país se destruye, pero el mundo entero –y no exagero cuando digo esto- sabe que Maduro se tiene que ir por las buenas, como estamos tratando en esta etapa, o por las malas. Será él quien habrá escogido el camino de la violencia, de cerrarse al voto, al cambio democrático”.

A la reunión de este lunes asistirán representantes de los doce países que conforman el Grupo de Lima (Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú) y además se prevé la presencia del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence.



“Este es el tablero que está planteado, en todos los escenarios Maduro tiene que irse del poder, es lo que hemos llamado el cese de la usurpación. Maduro tiene que saber que no hay ningún escenario en el cual él pueda prevalecer en el poder”, recalca Borges.

Un aspecto clave es si el Grupo de Lima se propondrá establecer algún tipo de coordinación con la Unión Europea y, para ello, la posición de España es crucial: “el Grupo de Lima es el escenario natural para esta coordinación. Lamentablemente el gobierno de Pedro Sánchez ha sido un gobierno que ha ido siempre retrasado, a la cola del tema venezolano y no ha sabido ejercer ningún tipo de contribución importante para la salida democrática de la crisis; de manera que no ha jugado el papel estelar que podría tener: coordinador en Europa, su escenario natural, y en Iberoamérica junto a Estados Unidos”, continúa Borges.

“El canciller de España Joseph Borrell hoy (domingo) emitió unas declaraciones con críticas a los Estados Unidos, pero no se refirió al asesinato de venezolanos por tratar de que ingrese la ayuda humanitaria, tampoco al asesinato de población indígena, a la violencia que hubo en la frontera. Frente a esos temas se tapan los ojos, lo único que plantean es un espacio para conversaciones que no aportan nada, siempre están en la retaguardia del problema”, agrega Borges.


Los salvavidas

Al analizar las perspectivas de lo que podría acordarse en la reunión de este lunes en Bogotá, el internacionalista Félix Arellano explica que “ las sanciones económicas y financieras que pueda tomar el Grupo de Lima pueden ser en una medida simbólicas, por eso es importante para el objetivo de la oposición que se establezca una coordinación con la Unión Europea, que ejercería una mayor presión si adopta sanciones de este tipo”.

Desde su punto de vista “plantear el uso de la fuerza militar crearía divisiones en la comunidad internacional, no veo a la Unión Europea sumándose a una iniciativa de este tipo, mucho menos al Vaticano que sería un actor relevante para alcanzar una negociación”.

Se incendia camión con ayuda humanitaria para Venezuela mientras voluntarios salvan la carga (fotos)

Loading
Cargando galería

Félix Arellano, profesor de la Universidad Central de Venezuela, no descarta un escenario en el que Nicolás Maduro permanezca en el poder: “Tenemos dictaduras históricas como la de Cuba, pero hay que señalar que esas dictaduras siempre han tenido salvavidas, por eso para la oposición venezolana es necesario buscar acuerdos con los grandes y pequeños salvavidas de Maduro como Turquía, India, Rusia y China, si logra esto habría una presión más fuerte para alcanzar una transición política”.


“China puede sumarse a un ejercicio que no sea militar donde sus inversiones en Venezuela estén garantizadas, la Unión Europea podría ser clave en este escenario porque domina este tipo de negociaciones”, dice Félix Arellano.


La confrontación

El intento por evadir el bloqueo al ingreso de la ayuda humanitaria este sábado generó violencia. Un camión con medicinas y alimentos fue incendiado en la frontera con Colombia, grupos de encapuchados dispararon en Santa Elena de Uairén, cerca de la frontera con Brasil y según Miguel Pizarro, presidente de la comisión especial de seguimiento a la ayuda humanitaria de la Asamblea Nacional al menos hay ocho fallecidos.

“De acuerdo con la ONG Provea en Ureña han sido ocho los asesinados y no ha sido posible confirmar el número de víctimas en Santa Elena de Uairén”, dijo Pizarro.

Borges dijo que parte de la ayuda humanitaria ingresó a Venezuela: “La carga que estaba en la frontera ha sido guardada en el centro de acopio. Una parte entró al país por otros caminos y en la semana iremos mostrando dónde llegará y quiénes serán los beneficiarios”.

Y precisó que la ayuda humanitaria que ingresó iba a bordo de “dos camiones que pasaron por el sur y representan aproximadamente 50 toneladas con el mismo protocolo y los mismos contenidos que el que venía por la frontera con Táchira y Cúcuta (y resultó incendiado): suplementos nutricionales, insumos médicos, auxilio alimenticio, kits de higiene y de purificación de agua para las poblaciones indígenas”.

Desde Caracas, el diputado Miguel Pizarro descartó la posibilidad de negociar con la administración de Nicolás Maduro el ingreso de la ayuda: “Para nosotros no está en discusión hablar con el gobierno de si entra o no la ayuda humanitaria porque ellos usurpan un poder y ese poder usurpado no puede ser reconocido, esto no puede ser nunca planteado como una igualdad de dos fuerzas que deben entenderse”.

Además, fue enfático al señalar que el presidente de la Asamblea Nacional y a la vez presidente interino, Juan Guaidó, quien se encuentra en Colombia, regresará al país: “No está previsto un presidente en el exilio, no está previsto un gobierno republicano como el español en la dictadura de Franco. Guaidó no corre”.

El temblor de la economía

A la crisis política se añadirá una economía más deteriorada. En Venezuela, 96% de los dólares que ingresan provienen de las ventas de petróleo y las sanciones de Estados Unidos implican que la administración de Nicolás Maduro ya no podrá enviar a este país los 500,000 barriles diarios que constituían la principal fuente de divisas.

La posibilidad de colocar este petróleo en Asia luce complicada. El analista financiero Leonardo Buniak indica que “el mercado chino es fuertemente competido, Rusia que es uno de los aliados políticos de Maduro está decidido a incrementar sus ventas en China e India”.

Además, las refinerías en China e India no están equipadas para procesar el crudo pesado de Venezuela, a diferencia de Estados Unidos, y tendrían que mezclarlo, algo que se traduciría en precios más baratos.

Todo apunta a una fuerte contracción en el ingreso de dólares del que dispone Maduro. De acuerdo con las proyecciones de la firma Síntesis Financiera este año solo entrarán en caja 8,900 millones de dólares y las importaciones descenderán hasta 7,500 millones de dólares, una cifra que representa una caída de 87% respecto a 2013.

Empresarios indican que es cuestión de pocas semanas para que el declive en las importaciones de materia prima agrave la escasez de productos básicos.

En fotos: esta venezolana desnutrida clama que la ayuda humanitaria llegue pronto

Loading
Cargando galería
Publicidad