null: nullpx
Desapariciones

Toda una familia desaparece cuando viajaba en una carretera fronteriza, según grupo de búsqueda

La familia Torres se dirigía de Nogales, Sonora, a Magdalena, pero les perdieron el rastro. En ese lugar han ocurrido varios casos similares y temen que los responsables sean miembros del crimen organizado, de acuerdo con un colectivo civil de búsqueda.
13 Sep 2021 – 05:34 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Tres niños y sus padres desaparecieron hace unos días cuando viajaban en una carretera en el estado fronterizo de Sonora, México, donde les han perdido el rastro a varias personas, dijo el grupo Madres Buscadoras de Sonora a Univision Noticias.

Esta familia transitaba el miércoles pasado por una autopista que va de Nogales, en la frontera con Arizona, a la ciudad de Magdalena, donde los esperaban unos conocidos. Pero jamás llegaron a su destino y dejaron de responder sus celulares, afirmó Ceci Patricia Flores, fundadora del colectivo.

“La familia dice que no tiene ningún contacto con ellos. No saben nada desde el momento que salieron. Sus teléfonos dejaron de recibir llamadas. Han pedido apoyo de las autoridades, pero no han recibido ayuda”, dijo Flores a este medio. “Están desesperados, hasta quieren hablar con el presidente”.

Los desaparecidos son Juan Manuel Torres y su esposa Sarahí Tapia, así como sus hijos José Manuel Torres, Juan Manuel Torres y Jehovana Torres. El colectivo difundió en su página de Facebook una foto de esta familia posando con una piñata en forma de control para consola de videojuego.

Desaparece una familia miércoles 8 de septiembre en Nogales Sonora la familia de Juan Manuel torres Sarahí tapia José...

Posted by Madres Buscadoras De Sonora on Saturday, September 11, 2021


Flores afirmó que hasta el momento no han pedido rescate por lo que dudan se trate de un secuestro.

Univision Noticias se comunicó con la Fiscalía de Sonora para pedir información sobre este caso, pero sus voceros no estuvieron disponibles. El diario El Universal informó que dicha dependencia aún no tenía una denuncia por la desaparición de los Torres. La fundadora de Madres Buscadoras de Sonora dijo que un jefe policial le pidió que lo comunicara con los familiares para iniciar la búsqueda oficial.

“¿A dónde se los llevan?”

El recorrido de Nogales a Magdalena toma una hora y 13 minutos, según Google Maps. Flores dice que ese tramo de la carretera 15 se ha vuelto infame porque “ahí desaparecieron muchas familias, parejas y también niños”.

“El camino está muy feo. En un pedazo (de la carretera) es donde la gente se pierde, porque es bastante fácil atravesar un carro y no dejarlos pasar. Es un camino muy angosto y muy enmontado, como que se tejen los árboles unos con otros. Está muy tétrico”, describió la activista.

“Hasta el momento no ha pasado nada. Las autoridades no dicen cuál es el problema. Desaparece tanta gente en ese pedazo y son pocas las personas encontradas. ¿A dónde se las llevan? ¿Qué es lo que hacen con ellos? Es un misterio”, advirtió ella.

Esta activista teme que detrás de estos casos estén miembros del crimen organizado. Al momento, dice, hay información limitada porque “algunos son encontrados con vida a los días, pero ya no quieren saber nada. No dan ninguna información de qué pasó, dónde estuvieron, nada”.


No muy lejos de esa carretera está la ciudad de Caborca, sede del cartel que lleva ese nombre y que es liderado por Rafael Caro Quintero, uno de los capos mexicanos más buscados por la DEA. Este narcotraficante, acusado del secuestro, tortura y asesinato del agente antinarcóticos Enrique ‘Kiki’ Camarena, trabaja en complicidad con los jefes del Cartel de Sinaloa, de acuerdo con el gobierno.

Los sicarios de otros carteles que operan en el noreste mexicano han sido señalados como los responsables de decenas de desapariciones ocurridas en la llamada 'carretera de la muerte', que conecta a Monterrey y Nuevo Laredo. Allí les han perdido la pista a unas 70 personas en los últimos meses, según la organización Fuerzas Unidad por Nuestros Desaparecidos en Nuevo León (FUNDENL).

Flores dice que algo similar ocurre en la autopista 15 de Sonora. “Yo siempre les digo a mis compañeras: ‘Cuando vayan por ese tramo no se paren, aún si se los pidiera el presidente’. Porque está horrible, parece que es un lugar especial para una emboscada, sobre todo en la noche”.

El colectivo Madres Buscadoras de Sonora fue fundado por Flores hace casi tres años, después de que le perdió la pista a su hijo Marco Antonio, quien estaba en Valle de Kino, en la costa de ese estado. Desde octubre de 2015 dejó de tener contacto con otro hijo, Alejandro Guadalupe, en Los Mochis, Sinaloa. “No sé nada de ellos. Solo mi fe me mantiene de pie”, dice ella.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés