null: nullpx
Crisis en Venezuela

EEUU seguirá reconociendo a Guaidó como presidente interino de Venezuela pese al resultado de la elección legislativa

En un comunicado, el secretario de Estado, Mike Pompeo, catalogó la elección legislativa del domingo como una farsa. El chavismo recuperó el control de la Asamblea Nacional con una abstención de 69%.
7 Dic 2020 – 11:23 AM EST
Comparte
Cargando Video...

El secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo este lunes que seguirá reconociendo al opositor Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela a pesar del resultado de las cuestionadas elecciones legislativas que devolvieron el control total de las instituciones del país al chavismo.

"La comunidad internacional no puede permitir que (Nicolás) Maduro, que está en el poder de forma ilegítima porque robó las elecciones de 2018, se beneficie de lograr una segunda elección", dijo en un comunicado en el que reitera que el proceso electoral fue una "farsa".

En su cuenta de Twitter, Pompeo escribió que Estados Unidos "condena las elecciones legislativas fraudulentas del 6 de diciembre del régimen ilegítimo de Maduro". Asegura que el proceso no cumplió con "los mínimos estándares de credibilidad y no son más que un intento por robar el futuro democrático de Venezuela". Pidió que la comunidad internacional condene el resultado.


El domingo, el chavismo recuperó el control de la Asamblea Nacional cinco años después de haberlo perdido cuando la oposición ganó ese espacio. El mandatario Nicolás Maduro lo celebró al calificar el resultado como "una tremenda y gigantesca victoria", pero en realidad fue alcanzado con 69% de abstención. Los principales partidos de oposición, liderados por Guaidó, llamaron a la población a no participar por considerar que el proceso terminaría en un "fraude".

Este lunes, Guaidó dijo en una rueda de prensa que "no hubo una elección ayer (...) chantajearon a la gente y simplemente la gente no lo aceptó". Nuevamente, volvió a llamar a la gente a la calle y convocó —de forma simbólica— un plebiscito para prolongar el actual periodo parlamentario hasta que se realicen "elecciones libres, verificables y transparentes"..

Al citar el informe más reciente de la ONU sobre Venezuela, Pompeo enfatizó en que las elecciones ocurrieron al mismo tiempo que "el régimen ilegítimo asesina, tortura y encarcela sistemáticamente a sus oponentes". Aseguró que ni Maduro ni la nueva Asamblea "representarán la voz legítima del pueblo venezolano, que debe expresarse a través de elecciones presidenciales libres y justas".

Más voces en contra

Junto a Estados Unidos, el Grupo de Lima, que se formó en agosto de 2017 para buscar una transición pacífica en Venezuela, descalificó el resultado. Dijo que el comicio "carece de legalidad y legitimidad y legitimidad porque fueron llevados a cabo sin las mínimas garantías de un proceso democrático, de libertad, seguridad, transparencia, ni de integridad de los votos, ni la participación de todas las fuerzas" por lo que "no debe ser reconocido por la comunidad internacional". Esta postura fue suscrita por más países que han reconocido el liderazgo del opositor, como Canadá, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guyana, Haití, Panamá, Perú, Paraguay, República Dominicana, Santa Lucía, El Salvador, Guatemala, Honduras.


Reino Unido también aseguró que no reconoce la legitimidad de la nueva Asamblea que considera resultó de unas elecciones "profundamente defectuosas", dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, al apoyar a Guaidó.


Y la Unión Europea dijo que no hubo "estándares internacionales mínimos". El bloque "no puede reconocer este proceso electoral como creíble, inclusivo o transparente", señaló Josep Borrell, jefe de la diplomaria europea.

Hasta ahora, el único gobierno que ha dado su apoyo a las elecciones es el de Rusia. En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores las catalogó como "transparentes" y dijo que espera que el resultado permita iniciar "un diálogo constructivo entre todas las fuerzas políticas".

La cifra de la abstención de estas elecciones fue significativa si se le compara con las elecciones legislativas de 2015: la oposición rompió 15 años de hegemonía chavista con 71% de participación en las urnas. Y en las elecciones de 2010 el ausentismo fue de 66.45%.

La de este domingo es la mayor abstención en este tipo de comicios desde 2005, cuando solo 25% de los votantes fueron a las urnas. Esa vez la oposición, igual que ahora, alegó que no había condiciones para que se realizara el proceso.

Como jefe del Parlamento, Guaidó fue designado en enero de 2019 como presidente interino de Venezuela. Fue reconocido por más de 50 naciones que, para entonces, rechazaron el liderazgo de Maduro. En ese momento el régimen chavista tenía años acumulando políticas fallidas que arrastraron al país a la peor crisis económica, política y social de su historia.

Ve también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés