null: nullpx

Entrevista con el presidente Juan Guaidó

“El gran talento de Guaidó ha sido regresarle la esperanza y la imaginación a los venezolanos en un momento en que todo parecía perdido”.
Opinión
Inmigrante, periodista y presentador de Noticiero Univision, Al Punto y America with Jorge Ramos.
2019-04-01T11:28:57-04:00

Las cosas con Juan Guaidó son distintas. Tras 20 años de revolución bolivariana en Venezuela, Guaidó ha logrado poner a la defensiva a la dictadura de Nicolás Maduro. Más de cincuenta naciones reconocen a este joven de 35 años de edad como el presidente legítimo del país. Además, hay una enorme presión (interna e internacional) para que Venezuela vuelva a ser una democracia. Pronto.

¿Cómo le llamo? le pregunté recientemente a Guaidó durante una entrevista vía Skype, yo en Miami y él en algún lugar de Venezuela. El tema es importante. La dictadura dice que Guaidó se “autoproclamó” presidente. Pero él prefiere otro título –“Presidente encargado de Venezuela por mandato constitucional”– y tiene otra explicación. El artículo 233 de la constitución dice que “cuando se produzca la falta absoluta del presidente... se encargará de la presidencia de la república el presidente de la Asamblea Nacional”.

La presidencia de Venezuela quedó oficialmente vacía luego del monumental fraude electoral de Maduro en mayo del 2018 y su usurpación del poder en enero del 2019. Poco después Guaidó asumió sus funciones como presidente interino. Eso tomó por sorpresa a los chavistas.

Hay enormes expectativas puestas sobre Guaidó. Tras su designación como presidente interino, muchos venezolanos esperaban la rápida caída de Maduro. Eso no ocurrió. Y el bloqueo de la ayuda humanitaria en las fronteras le hizo creer a la dictadura que había ganado la partida.

¿Cómo sacar a Maduro del poder? le pregunté. “Debemos insistir en la llamada ‘Operación Libertad’ para generar más presión interna en Venezuela”, me dijo. “Luego, seguir (con) la presión internacional que ha sido determinante en esta parte del proceso”. A esto se suma una ley de amnistía para militares y funcionarios gubernamentales que renuncien al régimen (y que fue aprobada por la Asamblea), y la promesa de elecciones libres tan pronto se vaya Maduro.

Pero esto no ha sido suficiente. Hay una especie de estancamiento en Venezuela. Los militares de alto rango no se han atrevido a darle la espalda a Maduro. En las calles se respira miedo. Hace un mes me tocó ver soldados, policías y colectivos esparcidos por toda Caracas. El Palacio de Miraflores está resguardado como si hubiera una guerra. En los restaurantes casi nadie expresa en voz alta su desagrado con el régimen por temor a ser delatado. Venezuela es un estado policial con la presencia de miles de agentes cubanos.

Hay una larga y triste historia de invasiones de Estados Unidos en América Latina. Por eso le pregunté lo siguiente: ¿Está dispuesto a activar el artículo 187.11 que permitiría la presencia de fuerzas militares extranjeras en Venezuela? ¿Está la oposición dividida al respecto? “Esa no es una división”, respondió. “Esa es una posibilidad dentro del rango de opciones que tenemos para reconstruir Venezuela. Es un tema muy delicado. Además, no sería un proceso de uso de fuerza externa sino de cooperación internacional. Debe manejarse con mucha responsabilidad”.

Entonces ¿cuáles son las salidas a esta crisis? “Hay tres opciones de salida real en Venezuela: una, una elección luego de un gobierno de transición; (dos) una transición sui generiscomo sucedió en 1958 en Venezuela (en que una junta militar derrocó al dictador Marcos Pérez Jiménez); (y tres) una salida de fuerza, que no tiene que ser de fuerza externa. Hoy las fuerzas armadas están muy descontentas con Maduro”.

Mientras tanto, el dictador no se ha atrevido a arrestar a Guaidó, quien ha entrado y salido de Venezuela varias veces. Estamos frente a un juego de fuerzas donde ninguna de las dos partes cede espacios. Pero este precario balance de poder ya es algo nuevo. Es un equilibrio que nunca se logró mientras el caudillo Hugo Chávez estuvo vivo.

El gran talento de Guaidó ha sido regresarle la esperanza y la imaginación a los venezolanos en un momento en que todo parecía perdido.

¿Cuándo lo veremos en el Palacio de Miraflores? “Quisiéramos que en horas, días”, me dijo con cautela. " Nunca habíamos llegado a este punto. Insistiendo, siento –lo percibimos aquí en Venezuela– que estamos hablando de que muy pronto”.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es). Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad