Un violento asalto de grupos chavistas al Parlamento de Venezuela deja varios diputados opositores heridos

Al menos cinco diputados han sufrido heridas. Los simpatizantes del gobierno entraron a la sede luego de que el vicepresidente, Tarek El Aissami, presidió una sesión solemne por el aniversario de la Independencia.
5 Jul 2017 – 12:38 PM EDT

CARACAS, Venezuela.- Grupos chavistas denominados colectivos tomaron por asalto la sede de la Asamblea Nacional en Caracas y agredieron a los diputados opositores este 5 de julio, luego de que se celebrara una sesión solemne con motivo de los 206 años de la independencia de Venezuela.

Al menos cinco diputados de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) han sufrido heridas, según reportes preliminares ofrecidos por el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges.

El parlamentario Hernán Alemán informó a través de Twitter que sus colegas Américo De Grazia y Alejandro Armas resultaron gravemente heridos en medio del ataque, que comenzó con el lanzamiento de explosivos y siguió con una pelea cuerpo a cuerpo en los jardines del Palacio Federal Legislativo. El pasillo que conduce al hemiciclo de sesiones quedó manchado de sangre tras la reyerta, según pudo verse en las imágenes transmitidas por el canal web VivoPlay.

En fotos: Grupos adeptos al Gobierno de Venezuela irrumpieron en la sede de la Asamblea Nacional

Loading
Cargando galería

El diputado José Guerra aseguró que los miembros de los colectivos chavistas atacaron la Asamblea Nacional con armas de fuego. “Hubo disparos, hay evidencia en la ventana del piso dos, un impacto de pistola nueve milímetros”, confirmó Guerra.

Los simpatizantes del oficialismo tomaron los alrededores del Parlamento desde muy temprano este miércoles. Primero, acompañaron al vicepresidente de la República, Tareck El Aissami, que acudió de sorpresa para encabezar un acto por el Día de la Independencia.

Una vez se retiró El Aissami con su comitiva, los militantes chavistas permanecieron en el lugar para protestar contra los diputados, señalando que no los dejarían salir del edificio por un lapso de seis horas. Al final, la amenaza de secuestro se convirtió en un nuevo asalto contra la Asamblea Nacional, el segundo que sufre desde octubre pasado.

“¡Nuevamente toman violentamente la institución democrática del país! Esta es la violencia de Maduro”, denunció en Twitter el jefe de la Asamblea Nacional, Julio Borges, quien había convocado a otra sesión esta tarde para aprobar la activación de un plebiscito que impulsa la oposición con el fin de frenar la Constituyente, remover al presidente Nicolás Maduro y sentar las bases de un “Gobierno de Unión Nacional”.

El primer vicepresidente de la Cámara, Freddy Guevara, acusó a la Guardia Nacional Bolivariana, encargada de resguardar las instalaciones, de “permitir” el ataque. Hace una semana, efectivos de la Guardia Nacional también golpearon a los diputados.


Estados Unidos condenó lo ocurrido en el Parlamento venezolano. "Esta violencia (...) es un ataque a los principios democráticos a los hombres y mujeres que lucharon por la independencia en Venezuela hace 206 años", dijo en un comunicado la portavoz del Departamento de Estado Heather Nauert.

Las críticas también vinieron desde Brasil, Uruguay, Argentina y Paraguay, países fundadores de la alianza económica Mercosur. "Tales hechos, precedidos de una intervención de altas autoridades del Poder Ejecutivo, sin previo acuerdo de las autoridades legislativas constituyen un avasallamiento del Ejecutivo sobre otro poder del Estado, inadmisible en el marco de a institucionalidad democrática".

Fin del plantón

Fue solo después de nueve horas de iniciado el asalto al Legislativo venezolano, que decenas de personas salieron del recinto. Entre ellos, diputados, invitados especiales, periodistas y trabajadores, que eran escudados por un cordón de policías y militares.

El presidente de la Asamblea, Julio Borges, aseguraba minutos antes que en total había unas 350 personas encerradas en el lugar, 108 de ellos eran reporteros.

Los seguidores del oficialismo justificaron el cierre de las calles aledañas al Parlamento como respuesta a los bloqueos de vías en los últimos tres meses de protestas opositoras en Venezuela. Mientras era desalojada la Asamblea, un centenar de seguidores del gobierno se mantuvieron en la calle gritando consignas.

El presidente Nicolás Maduro condenó lo que calificó como “hechos extraños”, evitando censurar la actuación de los colectivos chavistas que asediaron el Palacio Legislativo y arremetieron contra esos mismos diputados opositores que en reiteradas ocasiones tacha de “golpistas” y “terroristas”.

“Mientras se desarrollaba este evento cívico militar, han ocurrido también unos hechos extraños en la puerta este y algunos pasillos de la Asamblea Nacional. Yo condeno absolutamente estos hechos hasta donde los conozco en este momento. Yo no voy a ser nunca cómplice de ningún hecho de violencia”, indicó Maduro desde el paseo Los Próceres, donde se llevó a cabo el tradicional desfile militar por el Día de la Independencia.

En fotos: Arrecia la violencia y represión en Venezuela durante las protestas

Loading
Cargando galería
Publicidad