Planeta

Florida ya tiene tantas iguanas que las autoridades están enseñando a los residentes a deshacerse de ellas

Deshacerse de la vegetación y la basura en los patios y aprender a instalar trampas son algunas de las medidas que se explican en las capacitaciones organizadas por el estado para manejar a esta especie invasora.



Las iguanas verdes se han convertido en una presencia tan omnipresente en el sur de la Florida como la arena o la luz del sol y están causando múltiples daños a lo largo de toda la costa. En ausencia de sus depredadores naturales, estos animales se multiplican a una tasa sin precedentes y están destrozando el hábitat de otras especies nativas como mariposas y aves, dejándolas sin alimento.

Las iguanas en Florida hoy están en casas, centros recreativos, campos de golf, parques y estanques. No solo atemorizan a las personas en los centros comerciales, en las tuberías y hasta en los inodoros, sino que también generan daños en los sistemas de alcantarillados de cada vez más comunidades.

Si bien no son agresivas hacia las personas, pueden morderlas si se sienten amenazadas, y también causar enfermedades diarreicas, pues dejan excrementos en las piscinas que contienen la bacteria salmonella que causa diarrea, vómitos, dolor abdominal, fiebre y dolor de cabeza hasta por cuatro días. Además, está comprobado que este reptil daña la agricultura comiéndose las cosechas y jardines, provocando el retraso de vuelos comerciales en los aeropuertos, socavando vías de rodaje y hasta han provocado apagones del servicio eléctrico. También pueden afectar el turismo, pues no es atractivo nadar en una piscina con iguanas o con sus excrementos.

La situación de la invasión ya es bastante mala, especialmente en Los Cayos y en Miami-Dade County", confirmó a Univision el experto en conservación Joseph Wasilewski. Este biólogo lleva décadas estudiando reptiles en todo el mundo y es reconocido por haber atrapado la mayor cantidad de invasoras de la que se tiene registro en las islas Caimán: más de 12,000. Ahora asesora a las autoridades de Florida.


Según él, la población de iguanas es alta y, además, la tasa de reproducción está creciendo rápidamente. Las autoridades no tienen ni el personal ni los recursos para atender todos los casos de personas pidiendo ayuda para deshacerse de estos reptiles. Recordemos que estos mismos funcionarios también están a cargo de atender las emergencias con otra de las especies invasoras de Florida: la serpiente pitón. Al lado de un incidente con una pitón, una llamada de emergencia por una iguana pasa a segundo plano.

“La Comisión de Conservación de Peces y Vida Silvestre de Florida no puede salir y retirar las iguanas de toda la gente. No es humanamente posible”, explica Kristin Sommers, coordinadora de especies exóticas de esta comisión.

Por eso, las autoridades han decidio asignar el trabajo de combatirlas a los propios ciudadanos de Florida, algunos de los cuales ya habían tenido que tomar medidas por su cuenta. Por ejemplo, el periodista de Univision Noticias David Adams se hizo cargo de sacar a una iguana del inodoro de su casa ubicada en Key Biscayne. "Me alegro de que mi esposa ya se hubiera ido al trabajo cuando la encontré, ya que se habría asustado. Ya sé son criaturas tímidas, pero hay que tener cuidado con sus colas. Tienen mandíbulas fuertes, así que no quieres que te muerdan", relató Adams.

A partir de este diciembre, la Comisión de Conservación de Peces y Vida Silvestre de Florida comenzó a ofrecer una serie de talleres de capacitación a los propietarios de viviendas en las zonas donde hay mayor presencia de iguanas en Los Cayos. “Estos talleres buscan a empoderar a los propietarios para que administren esta especie no nativa en su propiedad", dijo Sarah Funck, quien dirige el Programa de Vida Silvestre y Peces No Nativos del FWC.


Entre otras cosas, las capacitaciones enseñarán a los propietarios a protegerse de estos reptiles instalando trampas en sus patios y acondicionándolos para que sean menos atractivos para estos animales.

Así, por ejemplo, se les explica que si tienen iguanas en el patio es porque encontraron allí comida y un lugar para esconderse entre basura, cajas o materiales en desuso. Si se eliminan zonas de vegetación donde puedan esconderse así como las plantas que están en su menú, a la iguana ya no le hará mucha gracia estar por ahí. Los animales también pueden esconderse en árboles huecos, por eso hay que estar pendiente de deshacerse de ellos.

Las autoridades aconsejan colocar objetos que les estorben y les dificulten trepar a las palmeras o los árboles. También les asesoran son los diferentes tipos de trampas y como instalarlas y usarlas de forma segura para las personas y mascotas.

Sobre las opciones legales que existen para deshacerse de las iguanas, el biólogo Wasilewski detalló: "En Florida es ilegal liberar en cualquier sitio a una especie invasora como una iguana verde. Eso significa que no es que uno las atrapa y las tira en otro sitio. Eso no se vale”. Según la ley de Florida, sólo podrían liberarse en el sitio donde la especie es nativa como Centroamérica o México, pero como no hay recursos destinados a costear este trámite, solo quedan dos opciones.

La primera es atrapar a las iguanas y trasladarlas a otro lugar donde la puedan mantener en cautiverio por el resto de su vida (una elección muy costosa). “La segunda alternativa es atraparlas y practicarles eutanasia, es decir, matarlas. Como usted se imagina, las autoridades no tienen un espacio para almacenar tantas iguanas vivas tampoco, entonces, la eutanasia es probablemente lo que más ocurra", detalló el biólogo.

Comerlas en lugar de matarlas es otra de las alternativas sugeridas por el veterano cazador de estos animales George Cera. En su libro de cocina ' Salva a Florida, cómete una iguana', Cera asegura que el problema de esta invasión es muy real pues cada hembra puede poner hasta varias docenas de huevos por año.

"Yo creo que sin duda comerlas es una opción. En El Salvador incluso las cultivan para comerlas. Pero más allá de eso, es importante que las personas entiendan la dimensión del problema de que esta población de iguanas verdes siga creciendo sin control y que decida tomar acciones y prepararse", concluyó el biólogo Joseph Wasilewski.

Los científicos conocen la presencia de reptiles y anfibios no nativos en Florida desde hace más de 150 años. Hay más de 40 especies de reptiles y anfibios no nativos, es decir, invasores. Dos de las especies de iguanas más populares hoy en Florida son la Ctenosaura pectinata y Ctenosaura similis.

La iguana pectinata es originaria del Sur de México y llegó a Florida en cargamentos de plantas decorativas principalmente. También llegaron como mascotas exóticas para la venta y fueron liberadas por sus dueños cuando estos no supieron qué hacer (el mismo problema que ocurrió con las pitones). La primera vez que fue reportada en Florida fue en 1978.

Por su parte, la iguana similis comúnmente conocida como la iguana de cola espinosa negra, o iguana negra es originaria de México y Centroamérica: desde el Istmo de Tehuntepec en el noreste de Nicaragua. Esta ha sido registrada como la especie de lagarto que corre más rápido.

Aunque se conoce bastante de la mayoría de las especies de iguanas invasoras, las acciones para ralentizar su crecimiento en Florida han sido pocas. Sumando la participación ciudadana a la lucha, las autoridades creen que quizás haya una mejor oportunidad para detener su avance masivo antes de que sea demasiado tarde para otros cientos de especies nativas.