null: nullpx
Coronavirus

“Siento que no puedo más”: indocumentada teme perder su negocio ante falta de ayuda por coronavirus

María es dueña de una taquería en San José y lamenta que no ha podido acceder a ningún préstamo de emergencia para pequeños negocios debido a su estatus migratorio.
11 Abr 2020 – 09:45 PM EDT

SAN JOSÉ, California. - La pérdida de ventas debido a la pandemia de coronavirus ha provocado que María Judith Cerón tome decisiones drásticas sobre su pequeño negocio.

Ella opera un 'taco truck' llamado "Los 3 Hermanos" en San José, y si bien el condado de Santa Clara está por entrar en su cuarta semana de toque de queda, María teme que los días más difíciles aún están por venir. Como cientos de residentes en la región, va atrasada en el pago de la renta y el servicio de electricidad para su local, esto pese a que lo sigue abriendo todos los días.

“La verdad es que tuve que descansar tres o cuatro trabajadores. Ahorita solo estamos mi hijo, yo y dos trabajadores más. No hay ventas, tenemos que mantener abierto para por lo menos sacar para los trabajadores”, dijo la pequeña empresaria.

María se encuentra en una situación muy distinta a la de muchos dueños de negocios ya que ella es indocumentada, razón por la que teme solicitar la ayuda gubernamental disponible para los pequeños negocios, pues la mayoría de los préstamos requieren de un número de seguro social.

“Imagínese, para nosotros es muy difícil saber que hay ayudas. Yo que no tengo un seguro bueno, no se puede”, señala.

Desobedecen el toque de queda


En la calle Willow, donde se encuentra la taquería de María, parecía un día normal, como si no existiera un toque de queda. Noticias Univision 14 pudo constatar que había decenas de familias caminando y niños sin mascarillas de protección.

“Voy a comprar unas piezas de pan”, nos dijo don Fidencio Rosales, mientras caminaba a la tienda para comprar un bocadillo que complemente su café. A sus 92 años de edad, él está entre los más vulnerables de contraer el coronavirus. Pero eso no evita que siga su vida como de costumbre.

María, por su parte, nos cuenta que a diario hay personas que se acercan a su local a pedirle comida gratis y ella siempre los ayuda. Ahora espera que esa amabilidad rinda frutos y se le regrese a ella.

“Estoy tan estresada que ya del dolor de cabeza siento que no puedo más. Pero yo le pido a Dios que nos de fuerzas y vamos a seguir aquí. Le vamos a estar dándole con ganas“.

Si quieres seguir nuestra cobertura sobre la pandemia de coronavirus y tener más recursos al alcance de tu mano, puedes visitar cualquiera de los siguientes enlaces:

Los más esenciales y menos vistos: así es el trabajo en los campos de California en tiempos de coronavirus

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés