null: nullpx
Terrorismo

Dos hombres armados fueron arrestados el lunes cuando se dirigían a las protestas en Salt Lake City

De haber logrado su objetivo, las protestas pacíficas del lunes podrían haber tomado un giro trágico.
3 Jun 2020 – 05:52 PM EDT
Reacciona
Comparte
Yuri Neves Silva y Christian Hernández, fueron arrestados cuando se dirigían a Salt Lake City fuertemente armados. Crédito: Salt Lake County

Dos hombres fuertemente armados fueron arrestados por agentes de la policía de West Valley City cuando presuntamente se dirigían hacia las protestas llevadas a cabo lunes por la noche en Salt Lake City, por causa de la muerte de George Floyd en manos de agentes de la policía de Minneapolis. Los sujetos fueron identificados como Yuri Neves Silva y Christian Hernández, ambos de 27 años de edad, el primero de ellos residente de West Valley City, mientras que el otro esta residenciado en Magna

Silva había llamado la atención de las autoridades por múltiples publicaciones en las redes sociales en las que amenazaba con actos violentos a los miembros de los departamentos de policía tanto de Salt Lake City como de West Valley City. Según la policía de West Lake, en el video se puede ver a Silva alentando al público a tomar las armas contra la policía, e incluso enumerado los nombres y las direcciones de oficiales específicos a fin de convertirlos en el objetivo de sus amenazas.


De acuerdo al informe del arresto, en uno de los videos Silva dice directamente a los oficiales amenazados que “esa AR los va a encontrar desde lejos y vamos a hacer un video con las mejores partes", para añadir más adelante “Mientras más cerdos caigan, mejor”. AR es una referencia al rifle de asalto AR-15, mientras que cerdo es un apodo utilizado por muchos delincuentes para referirse a agentes de la policía.

Christian Hernández, el otro detenido, iba al volante del vehículo en que viajaba la pareja de antisociales, y en el cual se encontraron cuatro armas, incluyendo un rifle de asalto AK-47 y una subametralladora Uzi con silenciador, además de una gran cantidad de municiones. La policía encontró armas adicionales en la residencia de Silva.

Roxeanne Vainuku, vocera del departamento de policía de West Valley, dijo que con la detención de los dos sujetos probablemente se “habían salvado muchas vidas”. Las protestas del lunes en Salt Lake City fueron notablemente pacíficas, pero si Silva y Hernández hubiesen logrado llegar a la ciudad, con seguridad la historia habría terminado de una manera muy distinta.

Silva enfrenta múltiples cargos incluyendo terrorismo, y amenaza de terrorismo, mientras que Hernández enfrenta cargos por posesión ilegal de armas, entre otros.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:TerrorismoPolicíaArmasSeguridad

Más contenido de tu interés