Crisis económica

Gobernador de Puerto Rico asegura que el impago no es una opción, es un hecho y pide al Senado que apruebe Promesa

"Como ya he subrayado en repetidas ocasiones a los acreedores, funcionarios federales y al pueblo puertorriqueño, no tenemos el dinero para pagar. Nuestra caja de herramientas está vacía."
23 Jun 2016 – 1:32 PM EDT

SAN JUAN, Puerto Rico.- El gobernador e Puerto Rico, Alejandro García Padilla participó hoy en el conversatorio “ Puerto Rico in Crisis: Will Congress Provide Relief?” organizado por el “Center for American Progress Action Fund”(CAP), y recalcó que la Isla incurrirá en un impago de $2,000 millones en julio.

"El impago no es una opción, es una realidad. No tenemos el dinero. No puedo optar o negarme a pagar. Es un problema de que el dinero no estrá ahi. Por eso hemos dicho que vamos a tener un impago el 1 de julio.", explicó el primer mandatario.

"Yo no puedo levantarme mañana y decir voy a pagar porque entonces el gobierno y mi equipo diran 'tienes el deseo de pagar, pero no tienes el dinero para pagar'", explicó.



De esos 2 mil millones de dólares que hay que pagar en julio, unos $744 millones corresponden a los llamados bonos de obligación general o GO's.

Las GO's son un tipo de deuda que está garantizada por la Constitución de Puerto Rico, en la que se establece que su pago ha de tener prioridad ante cualquier otro gasto público al que deba hacer frente el Gobierno de la isla.

García Padilla dijo queal incurrir en el impago, lo que pasará es que, al igual que varios días atrás, el gobierno será demandado. El martes un grupo de titulares de GO's demandó al Gobierno de Puerto Rico en Nueva York después de que las negociaciones que ambas partes mantienen desde hace meses se vieran interrumpidas ante la lejanía de sus respectivos reclamos.

"El gobernador ha violado deliberadamente la primera prioridad garantizada a los tenedores de bonos de GO's por la Constitución de Puerto Rico", explicó Mark Stancil, abogado de los demandantes en un comunicado.

Insta por acción del Senado de los Estados Unidos

García Padilla aseguró que Puerto Rico está a merced de un juez y del Congreso de los Estados Unidos por lo que instó al Senado a que apruebe el proyecto de la Ley para la Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico (Promesa, siglas en inglés).

El primer mandatario reiteró durante el foro que, si el gobierno federal no brinda a Puerto Rico las herramientas necesarias para atender la situación fiscal que enfrenta, el gobierno se verá impedido de brindar servicios esenciales a la ciudadanía.

El gobernador insistió en que su administración ha tomado todas las medidas que han estado a la disposición del Estado Libre Asociado (ELA) para atender la grave situación económica de la isla, que afronta una deuda de casi 70 mil millones de dólares.

Sin embargo, afirmó que las medidas no han sido suficientes para hacer frente al gran tamaño de la deuda del país.

“A pesar que hemos reducido los gastos gubernamentales a lo largo de mi mandato, nos hemos visto obligados a incumplir con algunos pagos de notas desde el pasado mes de agosto. Lo mismo ocurrirá con el pago que se avecina, que vence el 1 de julio”, aseveró.

Agregó que “como ya he subrayado en repetidas ocasiones a los acreedores, funcionarios federales y al pueblo puertorriqueño, no tenemos el dinero para pagar. Nuestra caja de herramientas está vacía. Después de mi gobierno haber hecho todo lo posible, ha llegado el momento de que el Senado actúe, aprobando Promesa inmediatamente”.

El gobernador enfatizó en que el futuro de Puerto Rico depende de la discusión del Promesa en el Senado federal, que se llevará a cabo la próxima semana.

El futuro de Puerto Rico pende de un hilo. Mientras nuestros acreedores continúan demandando al Estado Libre Asociado con la intención de cobrar sus acreencias primero, el 45 por ciento de los puertorriqueños vive bajo el nivel de pobreza. No hay otra alternativa que no sea esta medida”, expresó García Padilla.

A pesar de que el primer ejecutivo ha manifestado que este proyecto de ley no es perfecto, reconoce que le brinda a Puerto Rico lo que necesita: la capacidad de reestructurar toda la deuda pública.

Promesa proporcionará un proceso organizado mediante el cual podremos cumplir con nuestras obligaciones mientras continuamos ofreciendo servicios esenciales a la ciudadanía. Mi prioridad es garantizarles calidad de vida a los ciudadanos y asegurarles un futuro próspero a las próximas generaciones”, reafirmó el primer ejecutivo.

Más:


Más contenido de tu interés