null: nullpx
Juicios

Alegatos finales no despejan la duda por secuestro de Mayra

El juicio a Isidro Medrano, acusado de secuestrar a su pareja por 10 años, entra en etapa final sin que la fiscalía despeje la duda razonable.
2 Mar 2016 – 10:34 PM EST

El juicio a Isidro Medrano García, acusado de secuestrar y abusar sexualmente de Mayra durante una década, ha entrado este martes en la recta final después de que el jurado escuchara los alegatos finales expuestos por el abogado defensor, Seth Bank, y de la fiscal Whitney Bokosky.

Los doce miembros del jurado, que fueron instruidos esta mañana por el magistrado Michael Leversen, comenzaron esta tarde las deliberaciones para tratar de alcanzar un veredicto y determinar si el acusado es culpable de los cinco cargos que se le imputan.

El mexicano, que en la sesión de hoy mantuvo la entereza, se enfrenta a 19 años de prisión por presunto secuestro, violación y tres cargos por abuso sexual de una menor.

La fiscalía, de la mano de Bokosky, trató en su presentación final de persuadir al jurado de que la denunciante dice la verdad.


Durante los diez años que duró su presunto cautiverio, de 2004 a 2014, Mayra habría vivido amedrentada y atemorizada ante las agresiones físicas y las constantes amenazas de Medrano con denunciarla a la policía por estar indocumentada.

“Es él quien creó este miedo en ella”, aseguró la fiscal.

El 3 de agosto de 2004, cuando se produjo el altercado entre Medrano y Rosa en su domicilio en Santa Ana, la joven se marchó a un parque cercano. Allí, Mayra habría sido drogada y trasladada contra su voluntad a un garaje en Compton, según la versión de la denunciante.

La fiscalía le explicó al jurado que la motivación de Medrano para secuestrar a la joven era continuar manteniendo relaciones sexuales con la adolescente, las cuales se habían producido ya en la vivienda que ambos compartían con la madre de ésta y sus hermanas, Areli y Kati.

“Su estado mental era que quería estar con Mayra…En este momento, Mayra tenía 15 años”, aseguró Bokosky. “El acusado es el que organiza este movimiento”.

El abogado de Medrano, Bank, desterró la teoría del secuestro a partir de las declaraciones de la acusada a la policía. En éstas la denunciante indicó que mantenía una relación agria con su madre y que pensaba que Rosa la “odiaba” por estar acostándose con el novio de ella.


Bank le recordó al jurado que, según los informes policiales, la madre de Mayra había escuchado una convesación entre su hija y Medrano en la que ambos estaban ya planeando su escapada.

“Ya te lo he dicho. No tengo suficiente dinero, pero nos iremos”, le replicó Medrano a Mayra en la conversación que Rosa alcanzó a escuchar.

La defensa también insitió en que la joven se marchó de casa de forma voluntaria para huir de la turbulenta relación que tenía con su madre quien, en ocasiones, habría agredido físcamente a la adolescente.

“Eligió abandonar a su madre. El tema del secuestro se creó en 2014”, aseguró Bank.

El abogado de Medrano reforzó su posición señalando que la teoría del secuestro y de las pastillas que Medrano le habría dado a Mayra “no es razonable”, resulta “ridícula” y “es una invención”.

Donde no hubo discrepancias entre la defensa y la fiscalía fue con respecto a las relaciones sexuales que Medrano admitió haber mantenido con Mayra cuando ésta solo tenía 15 años.

“Mi expectativa es que lo responsabilicen de ello”, le dijo al jurado el abogado defensor.

Durante las deliberaciones, el jurado tendrá que determinar si las relaciones sexuales entre el acusado y la presunta víctima fueron consentidas o si, por el contrario, respondieron a una imposición y violación de Medrano a su exmujer.

Más contenido de tu interés