null: nullpx
Inundaciones

Declaran estado de emergencia en el condado de Lake por inundaciones

Varios suburbios al norte de Chicago continúan inundados y el agua podría seguir subiendo a medida que se acerca una segunda tanda de lluvias. Decenas de familias han sido evacuadas y muchos reportan haber perdido todas sus pertenencias.
13 Jul 2017 – 1:19 PM EDT

CHICAGO, Illinois. Funcionarios del condado de Lake declararon estado de emergencia en esta área localizada al norte de Chicago, debido a las fuertes inundaciones registradas en la zona.

Aaron Lawlor, presidente del consejo del condado firmó una proclama el miércoles por la noche, que ya fue enviada a Bruce Rauner, gobernador de Illinois, y a la Agencia de Manejo de Emergencias del estado.

Las tormentas han parado por el momento en el área, pero las inundaciones continúan y podrían ir en aumento a medida que se acerca una segunda tanda de lluvias.

En Gurnee, suburbio localizado a unas 45 millas al norte de la Ciudad de los Vientos, la gran preocupación es que siga creciendo el nivel del río Des Plaines.

Alrededor de las 8 pm del miércoles, el río ya había alcanzado cerca de los 10.5 pies de altura, el equivalente a 3.2 metros, y se espera que siga subiendo en el trascurso de este día y hasta la noche del viernes, por lo que el agua podría subir hasta unos 12.5 pies de altura, el equivalente a 3.8 metros.

Equipos de emergencia y residentes de la zona empezaron desde ayer a llenar bolsas de arena para tratar de frenar la subida del agua.


“Seguiremos llenando bolsas de arena para construir barreras en el área de inundación, podrían ser días los que estemos aquí trabajando”, dijo Jack Lanehan, vocero de Gurnee, donde calles, avenidas y accesos a reservas forestales están cerrados.

En otros suburbios como Mundelein, también a unas 40 millas al norte de Chicago, el panorama para muchos residentes es desolador.

“Lo perdimos todo. Todo es basura”, dijo Santos Ramírez, residente de este suburbio.

“Fue en cuestión de dos horas cuando todo se empezó a llenar (de agua) y nos evacuaron. Vinieron los bomberos, pero no pudieron hacer nada”, dijo Jose Antonio Portillo, otro damnificado.

Muchos no saben hasta cuándo podrán regresar a sus hogarers y piden apoyo de las autoridades ante esta situación.

La Cruz Roja ya abrió albergues en el condado de Lake para quienes necesitan comida, ropa y techo.

En otros poblados como Livertyville siguen las inundaciones después de registrarse siete pulgadas de lluvia y en poblados como Round Lake Beach al menos unas 50 personas tuvieron que ser evacuadas en lanchas de sus viviendas anegadas en esta zona, donde decenas de vehículos quedaron cubiertos por el agua.

“Es un desastre. El agua empezó a entrar muy rápido. Inundó el sótano y la entrada de la casa y en pocos minutos estábamos atrapados”, dijo Evan Akalan, un vecino. “Por suerte nos rescataron, pero pasamos casi 10 horas en la casa, con niños y adultos mayores, y sin energía eléctrica”.


“Hace 23 años que no teníamos una inundación tan grande”, asegura David White, teniente del departamento de bomberos de Round Lake Beach.

Desalojo de hospitales, vuelos cancelados y otros cierres
Por intermitencias en el servicio de energía eléctrica, anoche más de 70 pacientes fueron desalojados del Hospital Northwestern en el suburbio de Lake Forest. Decenas de ambulancias llegaron al hospital para trasladar a los pacientes, principalmente aquellos en estado crítico y este jueves el centro médico permanece cerrado.

El clima también afectó a los aeropuertos de Chicago. Más de 700 vuelos fueron cancelados ayer en el Aeropuerto Internacional O'Hare y casi una veintena en Midway.


Esta mañana, el Departamento de Aviación de Chicago reportaba 47 vuelos cancelados en O'Hare y seis en Midway. Se reportan retrasos de menos de 15 minutos en ambos aeropuertos.

Por otra parte, se espera que el parque temático Six Flags Great America reabra este jueves. El parque fue cerrado ayer por la tarde al público por las inundaciones.

Por su parte, el jardín botánico de Chicago anunció que hoy estará cerrado por el aluvión.

Autoridades insisten en su recomendación de no conducir a través de agua estancada y piden a residentes que se mantenga atentos a las alertas del tiempo.

Más contenido de tu interés