Wang y su sofisticado apoyo a la marihuana

En la iglesia San Bartolomeo, muchos se persignaron ante la presencia de hojas de Cannabis en los vestidos del diseñador.
Univision.com
14 Feb | 8:53 AM EST

Por: Angélica Gallón S.

Lejos de los mandatos acartonados que le exigía ser director creativo de la tradicional casa Balmain, ayer, el joven genio de la moda, Alexander Wang, le dio a sus seguidores una buena dosis de lo que lo ha hecho verdaderamente famoso: llevar la rebeldía, el estilo callejero y deportivo a las más altas esferas de la moda.


Su desfile tuvo lugar en una inesperada locación, la iglesia de estilo bizantino Saint Bartholomew, en Park Avenue, un lugar que puso como telón de fondo para su desfile, cruces, mosaicos y muchos detalles dorados. Sin embargo, el mensaje principal de su apuesta no parecía propiamente sagrado.

Modelos de aspecto rudo, -que alardeaban de la nueva línea de joyas del diseñador-, thigh negras con la palabra GIRL estampada en ellas, blusas completamente transparentes que solo tapaban el busto de las modelos con palabras como: Strict, faded, tender y refinados vestidos que tenían estampado o cortadas a laser en cuero hojas de marihuana estaban dando un mensaje claro.

Wang parece celebrar la cada vez más popular y esparcida legalización de la marihuana en Estados Unidos. (Lea artículo relacionado aquí) En lugar de recurrir a flores y hojas tradicionales, la emblemática forma del Cannabis se convirtió en la protagonista de estampados que fueron puestos en pesados abrigos, en las pecheras de las blusas y en los vestidos.

A Wang no le interesa ser políticamente correcto, al contrario, con esta colección llena de cuero y patchwork (collages de telas), de botines forrados en taches ( que van a ser la pieza más vendida de la temporada, sin duda) y de trajes de chaqueta y falda que parecen redefinir el tradicional sastre para volverlo una prenda contemporánea y rebelde, el diseñador pone en evidencia que está comprometido con revolcar los cimientos de la moda.

Hay que agradecerlo, porque entre las apuestas predecibles de T ommy Hilfinger y el show de celebrities y no de moda de Kanye West ya la industria estaba pensando que la moda en NY estaba entrando en decadencia. Wang, levantó los ánimos e hizo que muchos se persignaran ante su atrevimiento.