¿Qué harías si vieras esto en el monitor de tu bebé?

Una adolescente compartió en Vine una imagen que la dejó un poco aterrada a ella y a muchos de sus miles de seguidores en esta red social, pero que además demostró que con los niños pequeños nada es predecible.
Papás y Mamás
17 Oct | 6:21 PM EDT

Mikaela Long ya era una estrella en redes sociales. Sus populares videos en Vine le acarrean miles de seguidores, pero lo que compartió hace poco dejó a sus seguidores con la boca abierta y a muchos padres con numerosas dudas.

Esa noche Mikaela estaba cuidando a su sobrina mientras su hermana había salido. Luego de ponerla a dormir, Mikaela decidió hacer lo que muchos padres hacen luego de dejar a sus hijos en la cuna. Al revisar el monitor, Mikaela se encuentra con una escena que divide a quienes la ven entre risas y escalofríos.



En la foto se ve claramente a la niña dormida… ¡de cabezas! y a Mikaela consultando, medio en broma medio en serio, si debería llamar a los padres o al exorcista.





Entre las respuestas que le dieron sus más de 24,000 seguidores aparecen cosas como: "llama al equipo de gimnasia olímpica", o "pensé que era un clip de la película Paranormal Activity"'.
Una de sus seguidoras le aclara que los niños son flexibles y que "hacen cosas como esas porque no sabía todavía que no es posible dormir así. Ella estará bien"


Según los expertos, este último comentario está en lo cierto, pues a algunos niños les puede costar calmarse y encontrar una posición cómoda para dormir. Por ello hay varios tips que Mikaela hubiera podido intentar para ayudar a su sobrina a dormir mejor y tal vez en otra posición más adecuada.

Es importante que los niños no estén tan enérgicos ni agotados a la hora de dormir. Es absolutamente contraproducente agotar a los niños “para que duerman más” ya que muchas veces el cansancio es el culpable número uno de que tu bebé no pueda quedarse dormido.


También es crucial saber identificar cuando un niño está listo para irse a dormir. Si se frota los ojos, bosteza, o se aleja poco a poco de estímulos lo más seguro es que tu hijo está listo para la cama, aunque él no lo crea así.

¿Qué hacer para ayudarlos a dormir bien?

La doctora y madre de tres niños menores de 5 años, Maité Pardo recomienda tener una rutina nocturna que se activa una vez que se acerca la hora de dormir. "Se debe tener en cuenta que, mientras para nosotros una noche no es más que eso, para un niño es casi el 3% de su vida, por eso la rutina debe acomodar al niño y como con toda rutina es importante ser constante y consistente", explica la experta.


Un baño calmante, un cuento antes de la cama, las luces tenues, todo puede funcionar. Lo importante es crear una rutina para tu hijo con los elementos que mejor se ajusten al bebé. Luego, a medida que el niño va creciendo se pueden ir agregando y quitando cosas de la rutina. Cambiar los cuentos por libros, agregar unos minutos de juego con papá en la cama o escoger juntos la pijama de la noche, pueden funcionar como actividades que hagan que los niños esperen irse a dormir en vez de rechazar la hora de la cama.


La consultora de sueño Emilia Ponce coincide con Pardo. Ella también cree en la importancia de mantener una rutina y anota que debe ser predecible. Así el bebé identifica que es hora de irse a dormir. Ponce también señala que es muy importante acostar al bebé cuando todavía está despierto. Él debe desarrollar la habilidad de dormirse por sí mismo, lo que no sucede si se lo arrulla hasta dormir.

Otra buena táctica para asegurar el buen sueño del bebé es mantener un horario para las siestas. La duración de las mismas variará, dependiendo de la edad del niño. De los seis a los 11 meses la mayoría de los niños duerme dos siestas, aunque estas se reducen a una al cumplir el año. Hasta el año y medio, los niños necesitan entre 12 y 15 horas de sueño al día, en total.

Es importante mantener en cuenta que a medida que el bebé va creciendo, aparecerán otros problemas para dormir, como el rechazo al sueño o despertarse demasiado temprano. Adicionalmente es importante el ser flexibles pues las cosas que funcionan para algunos niños no funcionan para otros y no todos los niños necesitan las mismas horas de sueño.

¿Tú qué tips tienes para que tus hijos duerman mejor?