Papás y Mamás

Mitos del embarazo que derriba la atleta boricua que compite en los Juegos

La voleibolista Diana Reyes muestra que no sólo es viable ejercitarse durante el embarazo, sino también enteramente recomendable.
11 Ago 2016 – 9:17 PM EDT

Los primeros meses de embarazo suelen pasar entre náuseas, mareos, incesantes consejos de 'tomárselo con más calma' y 'levantar un poquito los pies', pero no para Diana Reyes, atleta profesional, futura madre e integrante de la selección puertorriqueña de vóleibol, que compite este viernes contra Holanda en los Juegos Olímpicos de Río.

Reyes se enteró de su embarazo por casualidad cuando, luego de un accidente automovilístico, la llevaron a urgencias para constatar que no hayan riesgos a su salud. Menuda sorpresa se llevó Reyes cuando le dijeron que estaba embarazada.

A pesar no haber entrado en cancha durante los primeros partidos de la selección boricua, la atleta ha seguido con su entrenamiento y es que no tiene por qué detenerse. El Comité Olímpico de Puerto Rico habló sobre las políticas que tienen en regla con respecto a atletas y el embarazo: “las atletas son responsables de conocer sus limitaciones aunque ellos están muy atentos a posibles riesgos”. La única potencial preocupación para la atleta sería el virus del Zika aunque Reyes asegura que como en Puerto Rico existe la misma amenaza, esto no le quita el sueño.


El Comité Olímpico Internacional ha declarado, por su parte, que mientras ellos no discriminan por embarazo, pues no lo consideran un limitante, sí están pendientes de los riesgos que la actividad física pueda significarle tanto a la madre como al bebé. Por ello, en el 2015, comisionaron un estudio para determinar cuáles serían los riesgos de continuar entrenando y compitiendo durante el embarazo y en el postparto.

El estudio, producto de un equipo internacional de médicos expertos, derriba los mitos que identifican al embarazo como un estado de reclusión forzada en el que se recomienda que la mujer no suba escaleras, no se agache, no trabaje, no sude, no tome agua fría, en fin…

Contrario al imaginario popular, los doctores concluyen que en general “no sólo es viable ejercitarse durante el embarazo sino que además es enteramente recomendable ya que muchas veces el ejercicio es una forma efectiva y natural de prevenir y tratar muchas de las aflicciones del embarazo”. En el caso de las atletas de élite, los médicos aseguran que “mientras sepan acoplarse a los cambios por los que atraviesa su cuerpo, las deportistas podrían seguir con el mismo nivel de actividad sin riesgo para ellas o sus bebés”.


Hay que resaltar que Diana Reyes no es la primera atleta en competir embarazada y seguro no será la última.

Así como Diana Reyes, quien ha tenido que aclarar a medios como ESPN que ella no tiene un embarazo de riesgo, muchas otras atletas han tenido que aclarar que su actividad física no es un limitante. Alrededor de 18 mujeres han competido en los Juegos Olímpicos en diversas etapas de gestación, muchas de ellas luego ganando medallas en sus respectivos eventos.

En 1948, Fanny Blankers-Koen, una mujer de 30 años, madre de dos hijos y embarazada del tercero, ganó 4 medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Londres. La atleta, una corredora maravillosa, era llamada ‘la ama de casa voladora’ y fue una de las primeras en ayudar a quebrar la creencia de que mamás y embarazadas no pueden ser 'atletas de elite'.


Historias como al de Nur Suryani Taini, la malaya que compitió en tiro durante los juegos de Londres 2012 con ocho meses de embarazo o Anna-Maria Johansson, jugadora de handball sueca que compitió el mismo año con cuatro meses de embarazo son suficiente para dejarle claro a cualquiera que las mujeres todo lo pueden. Si las imágenes de estas atletas dándolo todo por el deporte no son suficiente para persuadir a ingenuos de la fortaleza del cuerpo femenino, tal vez las de la corredora Sarah Brown sirva para convencer hasta al más escéptico.

Sarah Brown, considerada una de las promesas del atletismo y candidata prominente a Team USA se enteró de su embarazo poco antes de los eventos clasificatorios para #Rio2016. Realizó todo su entrenamiento durante el embarazo. A pesar del arduo esfuerzo, no logró clasificar al equipo olímpico donde hubiera sido compañera de la atleta Brenda Martínez, pero esta luchadora está lista para la siguiente ronda de competencias.

Más contenido de tu interés