null: nullpx
Papás y Mamás

¿Las relaciones de trabajo serían mejores si los padres abrazaran más a los hijos?

Un equipo de investigadores analizó la relación de empleados con sus jefes y concluyeron que la forma de crianza tiene un gran impacto en la forma en que individuos se relacionan con sus superiores en el ambiente laboral.
8 Jul 2016 – 12:04 PM EDT

Si estás teniendo problemas laborales, hay una probabilidad de que tus padres (o más bien la forma en la que tus padres te criaron) tenga mucho que ver con esa situación, según un estudio.

El doctor Peter Harms, un investigador de la Universidad de Alabama, estudió la relación entre el empleado y el empleador en el lugar de trabajo y encontró una conexión entre la forma de crianza de los padres y las conductas laborales.

“Suena cliché, pero una vez, terminamos echándole la culpa a la mamá por todo en esta vida”, dijo Harms entre risas al hablar del estudio. “En realidad son los dos padres, pero como las mamás son típicamente las principales cuidadoras, son también las que más influencian a sus hijos”, agregó el especialista.

Harms y su equipo estudiaron cómo los llamados ‘estilos de apego’ afectan cómo los empleados reaccionan ante sus supervisores. La investigación fue hecha en base al trabajo de John Bowlby, un psicoanalista que argumentó que la forma de crianza de los hijos puede tener impacto a largo plazo en la forma en la que los hijos se enfrentan a una relación. En particular, el trabajo se centró en cómo los padres actuaron cuando sus bebés pedían ayuda.

“Verás que en la mayoría de los libros sobre crianza están estos parámetros”, dijo Harms. “¿Hay que dejar llorar al bebé o hay que ir de prisa a consolarlo?

Los bebés aprenden con el tiempo que cuando se sienten abandonados o en peligro que pueden o bien contar con sus padres, que vendrán a su rescate inmediato, o que necesitan escalar a altos niveles de angustia con el fin de llamar la atención. O, por el otro lado, si los bebés aprenden que los padres no son simplemente una fuente fiable de comodidad , dejan de buscar su ayuda.


Los individuos con los padres fiables ven a los demás como posibles fuentes de apoyo. Aquellos individuos con padres poco fiables tienden a no ver a los padres como fuentes de apoyo. Estas personas a menudo se clasifican como tener apego ansioso o por evitación, dependiendo del estilo que adoptaron para hacer frente a la angustia .

“Las personas con apego ansioso genuinamente quieren ser amadas, pero temen que la gente importante en sus vidas no le devolverán su afecto", explicó Harms. “Por lo tanto, reaccionan de forma exagerada en cualquier momento que piensan que sus relaciones están amenazadas”, agregó.

Por otro lado, las personas se sienten evitación son aquellas que lo manifiestan con actitudes del tipo ‘no quiero amarte , y no necesito que me quieras’. “Estas personas no lloran ni exteriorizan su drama por relaciones rotas”, agregó el investigador.

Harms y su equipo estimaron que los individuos pueden transferir esos patrones de pensamiento a sus lugares de trabajo y en especial, a la relación entre ellos y su supervisor o jefe.

"Tu jefes son algo así como tus padres", dijo Harms. "Ellos son los que puedan hacerse cargo de tí, de entrenarte, educarte y apoyartw. Y esto es clave para las personas nuevas en la empresa”.

Según las conclusiones del estudio, individuos que tienen una historia de relaciones afectuosas y de cariño familiar se sienten más seguros y siempre encuentran algún compañero o supervisor en quién confiar. Por su parte, aquellos que quieren evitar cualquier relación simplemente no les importa mucho su conexión con los jefes, quieren hacer su trabajo y ya.


Los más afectados, según la investigación, serían aquellos adultos ‘ansiosos’ o deseosos de tener relaciones estables. Cuando estos individuos son puestos bajo la supervisión de jefes que los apoyan, todo funciona bien, pero cuando tienen jefes que no los tratan bien manifiestan niveles muy altos de estrés y bajo rendimiento laboral.

¿Entonces, el trabajo sería un mejor ambiente si los padres abrazaran más a los hijos?

Harms responde que ‘es probable’ que así sea, pero que también se puede hacer una diferencia ya en la vida adulta, en especial para aquellos empleados que van a su trabajo con muchas inseguridades.

EL estudio liderado por Harms demuestra, en ese sentido, que una persona que puede convertirse en figura paterna o materna en la adultez puede proveer al individuo con el afecto y apoyo que necesita para ir a su trabajo en mejores condiciones emocionales.

Más contenido de tu interés