Papás y Mamás

5 razones por las cuales los niños no deberían tener tareas

En lugar de dejar tanta tarea, las escuelas deberían optimizar los sistemas de enseñanza para aprovechar el tiempo que pasan en la escuela.
22 Ago 2016 – 1:21 PM EDT

Siempre odié las tareas. Desde la primaria, en la que las hacía en el menor tiempo posible, rellenando los renglones rápido casi como se hace con una forma de un trámite absurdo, y después, en el bachillerato, afectando mis calificaciones porque prefería hacer cualquier otra cosa en las tardes antes que la tarea.

Sin embargo, nunca antes sentí que eran tan absurdas como ahora que soy madre: entiendo perfectamente que mis niños no quieran hacerlas y yo tampoco quiero hacerlas con ellos. Lo peor es cuando les dejan cosas que evidentemente no podrán hacer ellos mismos y por lo que la obligación de completarla es para los papás.

La tarea es una antiquísima costumbre escolar. Supone ser un repaso de lo que se vio en el día para fijar el conocimiento adquirido en el salón de clases. Sin embargo, la realidad es que las tareas se vuelven una pesadilla.


En primer lugar suelen ser demasiado largas. Aparte, muchas veces (más de las que me gustaría aceptar) el niño no entendió algo en clase, pregunta a los padres quien tienen una manera distinta de explicarlo, el niño se confunde, se angustia, y en general suelen presentarse conflictos a la hora de hacer la tarea, en especial cuando los niños son muy pequeños.

Por supuesto, existen excepciones y hay niños que adoran hacer los deberes, pero existen estudios que confirman lo que ya sospechábamos. Hacer tarea no solo es inútil sino hasta contrapruducente. El Dr. Richard Walker de la Facultad de Educación de la Universidad de Sydney, asegura que: “Lo que las investigaciones muestran es que, en los países en los que pasan más tiempo haciendo tareas, los logros son menores”.

Esta evidencia aparte, hay razones de peso para no querer que los niños hagan tareas. Por ejemplo:

  1. Los niños ya pasan muchas horas en la escuela (entre 6 y 8). Esa es una jornada laboral de un adulto y es cansado para cualquiera. Los niños no deberían llegar a casa a estudiar de nuevo, sino a descansar y a hacer desarrollar otras habilidades.
  2. Es contraproducente hacer que los niños pasen demasiadas horas estudiando. La pedagogía Waldorf, por ejemplo, incluye un tiempo de siesta en su jornada escolar, porque es mientras dormimos que procesamos lo aprendido. Seguir repasando algo sin descanso solo hará que no se aprenda de manera permanente.
  3. Moverse y hacer ejercicio también es muy importante para los niños, para crecer sanos y fuertes. Si de pasar 6 horas sentados en la escuela, van a casa a hacer tareas, sin un tiempo de ejercicio al aire libre, es muy probable que enfermen o no se desarrollen óptimamente. Las tardes deben ser para salir al parque a jugar.
  4. Siete horas de estudio deberían ser suficientes para aprender cualquier cosa. En lugar de dejar tanta tarea, las escuelas deberían ver cómo pueden optimizar los sistemas de enseñanza para aprovechar el tiempo que pasan en la escuela.
  5. Tener una vida social y familiar es fundamental. En resumen, debe haber balance en la vida. Muchos adultos se quejan de que pasan demasiado tiempo en el trabajo y lo mismo pasa con los niños en la escuela y con las tareas. La escuela es para ir a aprender, pero toma la mayor parte del día. Las tardes deben utilizarse para otras cosas igual de importantes en la vida.

Este tema es cada vez más constante en los ámbitos pedagógicos, así que es probable que en algún momento las tareas en casa queden erradicadas. Por lo pronto, tanto las escuelas como los alumnos y los padres de éstos tendremos que seguir cumpliendo con ellas. El único consejo que se puede dar en estos casos es dejar que los niños resuelvan por sí solos las tareas en la medida de lo posible. “Ayúdalos a interpretar las instrucciones, proporciónales los materiales, pero cuando te pidan que la hagas por ellos contesta: es tu tarea y tú la puedes hacer solo”, como aconseja Julie Lythcott-Haims, autora de How to Raise an Adult: Break Free of the Overparenting Trap and Prepare Your Kid for Success.

¿Tú cómo vives el tema de las tareas con tus hijos?



Más contenido de tu interés