null: nullpx
Ocio

Así es Martha's Vineyard, la isla donde los Obama disfrutan de sus vacaciones

El presidente Obama ha llegado a la isla acompañado por Michelle, Malia y Sasha. Este exclusivo refugio conocido por su tranquilidad suele acoger a otras relevantes figuras políticas como Bill y Hillary Clinton.
9 Ago 2016 – 12:17 AM EDT
Reacciona
Comparte
Malia y Sasha Obama llegan a Martha's Vineyard para pasar sus vacaciones Crédito: Ron Sachs-Pool/Getty Images

Los Obama han dado comienzo a su break veraniego de dos semanas en Martha's Vineyard, el lugar que desde 2009 recibe a la familia presidencial. Esta tranquila isla de Massachusetts es su refugio preferido gracias a la privacidad que ofrece, su gran campo de golf Farm Neck Golf Club (del que Barack Obama es fan), y los amplios paisajes por los que pasear en bicicleta.


Martha's Vineyard es uno de los típicos destinos vacacionales del país frecuentado por turistas de mayor nivel adquisitivo. Muchos de ellos llegan en avión privado y tienen acceso a los barcos que atracan en los muelles de la isla.

La economía sobrevive gracias al turismo, después de que las ballenas y el negocio pesquero fueran perdiéndose poco a poco.

Las últimas vacaciones de Obama como presidente de Estados Unidos no se preveen tan ajetreadas como las del año pasado, cuando tuvo que pasárselas haciendo llamadas a los miembros demócratas del Congreso para conseguir apoyos para el trato nuclear con Irán, cuya votación iba a tener lugar a su vuelta a Washington.

En 2014, los incidentes en Ferguson y la muerte de James Foley a manos del ISIS llevaron a Obama de vuelta a la Casa Blanca antes de lo planeado. En 2009, hizo una breve pausa para anunciar la nominación de Ben S. Bernanke como presidente de la Reserva Federal

Aunque las actividades de la familia Obama se desarrollan con casi total privacidad, las visitas que hacen a los establecimientos del pueblo suelen ser el momento que esperan sus habitantes durante todo el año.

Barack Obama es asiduo de Nancy's Restaurant (el mimso lugar en donde su hija Sasha está trabajando este verano) y se le ha fotografiado allí alguna vez adquiriendo el almuerzo. También fue famosa su visita a la librería Bunch of Grapes en 2010, la misma tienda donde Hillary Clinton presentó Hard Choices, sus memorias, en 2014. Y para disfrutar de la música, Obama acude al Jazz & Blues Summerfest.

Refugio de estrellas

El ex presidente Bill y su esposa Hillary Clinton también solían desconectar de las obligaciones de la Casa Blanca en Martha's Vineyard y acudieron en numerosas ocasiones junto a su hija Chelsea. La actual candidata demócrata continúa pasando sus veranos aquí, aunque este año está centrada en su campaña.

Jugar al golf, uno de los pasatiempos favoritos de Barack Obama y Bill Clinton, es la actividad típica de la isla, además de otros deportes de agua y los paseos en barco. Los aficionados al surf recomiendan State Beach y los más expertos sobre la tabla prefieren Katama Beach, con olas de mayor altura.

La paz imperturbable de este refugio veraniego es tan conocida que Steven Spielberg eligió sus playas y exteriores para rodar Jaws, la película en la que un tiburón revoluciona el idílico pueblo ficticio de Amity's Island. En realidad, se trata de Menemsha, un pueblo pesquero del municipio de Chilmark que conquistó al director en 1974.

Varios de los actores que aparecen en el film, entre ellos Christopher Rebello, que interpreta al hijo del protagonista, eran habitantes del pueblo. El rodaje sufrió numerosos imprevistos (el tiburón-robot no funcionaba, y las cámaras y el mar no resultaron ser una buena combinación), y Spielberg suele recordarlo como una de sus mayores pesadillas. No obstante, la película fue un éxito de taquilla.

Vides y casas de 'pan de jengibre'

El explorador Bartholomew Gosnold, quien registró por primera vez el territorio junto a Gabriel Archer en 1602, bautizó la isla en honor a su hija Martha y añadió Vineyard por la abundancia de vides que se encontró. Fue parte de Nueva York, y en 1692 se cedió a Massachusetts. Actualmente, Martha's Vineyard se divide en los municipios de Tisbury, Oak Bluffs, Edgartown, West Tisbury, Chilmark y Aquinnah. La isla es además un punto clave para la historia del país, pues Aquinnah, uno de sus municipios, acoge a los descendientes de los indios americanos Wampanoah, presentes en la zona desde el siglo XVII.

El ambiente es sumamente pintoresco gracias a las numerosas heladerías, casitas de madera, banderas, y caminos serpenteantes flanqueados por arbustos de zarzamora y árboles frutales. Pero sin duda, los Gingerbread Cottages (las casas de 'pan de jengibre') son el punto más especial de la zona. Los llamativos colores con las que están pintadas hacen que parezca un pueblo salido del cuento de Hansel y Gretel. Aquí, en Oak Bluffs, también está el carrusel en funcionamiento más antiguo del país.


La isla ya es parte de la cultura popular gracias a su poder de atracción con la clase política, y por haber protagonizado varios sucesos que marcaron la historia. Aquí fue donde John F. Kennedy Jr. sufrió el accidente de avioneta que acabó con su vida y con la de su mujer Carolyn Bessette y la hermana de ésta, Lauren, en julio de 1999. Los tres pasajeros volaban desde Nueva York para pasar unos días en Martha's Vineyard, pero no lograron alcanzar la costa y fallecieron en el océano. Jacqueline Kennedy Onassis, primera dama de Estados Unidos y madre de John, tenía una casa en Aquinnah.

John Belushi, el comediante, murió en Los Ángeles pero pidió que su tumba permaneciera en Martha's Vineyard. En su lápida se puede leer: "Puede que me haya ido, pero el Rock & Roll sobrevive".

Sólo queda esperar para saber si Martha's Vineyard volverá a recibir a la familia presidencial de Estados Unidos, o si el pacífico pueblo será eclipsado por los lujos de Trump en su palacio de Palm Beach.

Reacciona
Comparte
Publicidad