Consejos de Belleza

Dile no al bronceado de oficina este verano

Te decimos como disfrutar al máximo tus vacaciones y luce fabulosa.
7 Jun 2016 – 3:06 PM EDT

Hoy en día hay muchos trucos para no llegar a la playa con un color verde fluorescente que deslumbre a todo el que te encuentres. Puedes empezar unos días antes del viaje a aplicarte un autobronceador y quitarte el desagradable tono citadino.

A mí en lo personal me gustan mucho unas toallitas de la marca Comodynes. Vienen empapadas en autobronceador y son muy fáciles de aplicar. El gel transparente de Shiseido, Brilliant Bronze, es muy recomendable también. L’Oréal ofrece Sublime Bronze y resulta muy efectivo. Estos son los que yo he probado y recomiendo, pero hay infinidad en el mercado. Acompaña cualquier tratamiento previo a tu exposición al sol con un vaso de jugo de zanahoria diariamente. Ayuda a fijar e intensificar el bronceado.

Por otro lado están las camas de bronceado, aunque éstas llevan su tiempo, y debes saber que también causan cierto daño a la piel. Aquí puedes encontrar más información.



Si te dormiste en tus laureles y se te vino el tiempo encima, tendrás que recurrir a una cabina de pintura. Esto es instantáneo y prácticamente sales de ahí con un bronceado como si hubieras estado en la playa varios días. Se va deslavando, pero por lo menos te ayuda al principio y después ya el sol hará su trabajo.

Otra opción para las poco previsoras son productos que vienen generalmente en spray y son como un make up para el cuerpo. Te lo rocías en forma pareja y listo, el color aparece en ese momento. La línea Terracotta de Guerlain cuenta con este producto.

Si vas a estar en la playa bastantes días podrás darte el lujo de broncearte poco a poco, que es lo mejor. Por supuesto, siempre considerando las precauciones para no sobre exponerte. Si tus vacaciones serán en un lugar de montaña, igualmente tendrás que protegerte, ya que el sol en altitudes extremas puede ser aún más dañino.



Lo ideal es que empieces usando un bronceador con alto factor de protección para que vayas tomando color gradualmente. Y con el transcurso de los días puedes bajar un poco el FPS, ya que tu piel se ha ido curtiendo.

Si tus vacaciones van a ser cortas, puedes empezar con un factor un poco más bajo, pero no te expongas por largos periodos y procura aplicar el bronceador varias veces, para que siempre estés protegida.


Por último: hidrata, hidrata e hidrata. El secreto es siempre tomar mucha agua.

Además ve:

Más contenido de tu interés