publicidad

Crónica de una depilación estilo porn star

Crónica de una depilación estilo porn star

Me hubiera gustado que alguien me lo contara a mí, así que aquí lo tienen chicas. La belleza incluye todo nuestro cuerpo.

Todas las dudas que tienes sobre la depilación del pubis, resueltas aquí.

Por Lía Bonaparte  


Pelos tienes y con ellos te entretienes. Oh, sí. Había decidido librarme de ellos para por fin conseguir ese look que volvería locos a los hombres. Ya lo había intentado una vez hace un par de años pero en la “comodidad” de mi hogar.

¡Fue una locura! Me unté de cera la zona púbica, un embarradero que para qué les cuento. Además me quemé. Aprendí que la piel del pubis no es como la de las piernas, que está acostumbrada al trato duro.  

En esa ocasión cubrí una gran parte de mi triangulito con cera, incluyendo la parte de los labios vaginales. No había vuelta atrás. Una, dos, tres… ¡auuuuch! Al dar el primer tirón supe que estaba in deep shit y que un inconmensurable dolor sin escapatoria me aguardaba. Más valía acabar con eso de una vez. Seguí tirando pretendiendo que mi mano no era mía. Y miren que tengo el umbral del dolor alto, en serio: tuve dos partos sin anestesia. Pero esto era otra cosa. 

Me faltaba la parte de abajo, la que está entre las piernas y los glúteos. Decidí terminar con lo que empecé. Esa cera estaba muy caliente y la zona es de más difícil acceso de lo que imaginas. Pues ahí me tienes, con un pie encima del lavabo tratando de untarme la cera en la parte de afuera, sin que cayera en la piel más delicada de adentro. Y luego una, dos, tres… ¡auuuuch! ¡Maldita sea! Estaba sangrando. Decidí buscar en internet para ver que me había pasado. Resultó que sangrar era normal después de todo. Seguí. 

publicidad

Mi intención era que no se escapara ni un vello, pero hubo zonas que no alcancé. Y me dio terror el tirón de cera en la parte de más atrás, pero sobre todo pensar en tener que pedirle a mi esposo (ahora ex) que me la quitara, así que aborté la misión. Hasta ahí quedó, totalmente lisa por enfrente. ¡Fue un éxito! Me pidió verme y sentirme así de ahora en adelante. Nunca más se le hizo. 


Vea también: ¡Dile adiós al vello de una buena vez!


Después del trauma, la recuperación

Pues así de nefasta fue mi primera experiencia con la depilación de la zona íntima. Pero ahora que soy soltera decidí volver a intentarlo. Sólo que nada más de pensar en el momento incómodo de pedirle a mi estilista (que me depila las piernas) que por favor se siguiera de una vez con el pubis y la zona en medio de los glúteos, lo borré de mi cabeza. Pero ¡oh sorpresa! Me enteré de que ya existen lugares que hacen el trabajo sucio, aunque en realidad lo hacen todo muy limpio. No sólo eso, tienen un menú con diferentes looks que ni siquiera sabía que existían.

Yo me fui por el más extremo: Hollywood Brazilian ¡cómo no! (o sea, depilado de pubis y crack, que así le dicen al entreglúteo). Llegué puntual a mi cita como me lo pidieron. Las instalaciones, muy finas. Me preguntaron si quería mi depilación con cera o luz pulsada (con esta opción te deshaces de los bellos para siempre en 6 a 8 sesiones). Elegí cera. Todavía no estoy lista para renunciar a mi lado cavernícola.

Salió por mi una chica guapa vestida como personal de spa. Entramos a una salita y me pidió que me quitara todo de la cintura para abajo y que me acostara en el camastro. ¿Así tan rápido? “Ni modo, a eso vengo”, pensé. Salió del cuarto. Había una toallita rosa para cubrirme mientras duraba el pudor. 

Duró poco. La chica tocó la puerta y esperó mi indicación. Entró y me pidió que me subiera la toalla al estómago. Después me pidió abrir las piernas en “mariposita”. Adiós pena. “Es como ir al ginecólogo”, pensé. Y obedecí la instrucción. Ella tan cool, como si nada pasara. Me pregunté cuántas vaginas habría visto a detalle y pensé en preguntarle si la mía era bonita o por lo menos promedio, pero me abstuve.

Не стоит гадать! Сделай депиляцию и все будет 👍👍👍))) 🔥Депиляция в Симферополе и Ялте Для записи: ✔ пишите в личку ✔ звоните +7 978 109 78 63 ✔ Viber\WhatApp #body #ялта #крым #instagood #четверг #симферополь #yalta #crimea #россия #russia #депиляциявсимферополе #депиляциявялте #depilation_yalta #депиляция #депиляцияялта #beauty #красота #бикини #депиляциябикини #доброеутро #поранадепиляцию #красота #секси #ноги #руки #подмышки #beauty #усики #gm #борода #девушка #depilationtime

Una foto publicada por Elvira (@depilation_chi) el


Comienza la sesión

Se puso guantes quirúrgicos. Le advertí que era mi primera vez. Revisó el largo de mi vello (necesita mínimo 5 milímetros). Me explicó que, en su experiencia, la expectativa del dolor de las clientas siempre es mayor que el dolor que sienten y que las ceras plásticas que se usan ahora se adhieren menos a la piel. Me puso un antiséptico y después un aceite. Y comenzó la sesión. 

Primero en la zona de los labios, justo donde había tenido mi peor experiencia la vez que lo hice en casa. Me preguntó por la temperatura de la cera, estaba tibia. Me indicó que cuando ella dijera “uno” yo debía inhalar y después jalaría. Dio el primer tirón, luego otro y otro. ¡Wow! No dolió casi nada. Seguía aplicando cera a esa área. A veces notaba que el calorcito entraba en la zona interna, pero ningún tirón me lastimó. Quitaba los vellitos que quedaban con una pinza mientras tarareaba una canción. Nunca hizo un solo comentario sobre mi anatomía, lo cual agradecí (si hubiera sido mi estilista, para ese entonces yo estaría irremediablemente enterada de todos los detalles de la vagina de la clienta de ayer).

publicidad

Siguió depilando la zona superior del triángulo. Lo mismo. Era rápida y precisa: uno, jala aire, ¡y fuera! Me advirtió que la zona de en medio del pubis me dolería más porque era más grande. Así fue. Cada vez que daba un tirón presionaba la parte afectada. “El cerebro sólo reconoce dos estímulos: el dolor y la presión”, me dijo. Era cierto, el dolor se pasaba muy rápido porque apretaba inmediatamente después de arrancar el vello. Me sentí en buenas manos. 


Vea también: Consejos para tu próxima depilación bikini wax.


Después llegó el momento tan temido. El famoso crack. “Qué vergüenza”, pensé. Pero solo me pidió que me girara sobre un costado y que tirara de uno de mis glúteos con una mano para darle acceso a la parte más escondida de mi anatomía. A estas alturas ya no me daba tanta pena. No sé por qué siempre me imaginé que me pedirían que me pusiera en cuatro patas ¡qué bueno que no! “Esto va a ser pan comido comparado con lo del pubis”, aseguró. ¡Así fue! Dos o tres tironcitos y quedó listo. “Si se escapó algún desgraciado, nunca lo sabré”, pensé. 

¡Misión cumplida! Me puso gel aloe vera y me dio un folleto con indicaciones. Warning: te recomiendan no hacer ejercicio las próximas 24 horas para no sudar. También evitar desodorantes y ropa ajustada. Y pues eso, que ahora ando peloncita. A disfrutar del nuevo look. Como decía al inicio, nuestra belleza incluye todo el cuerpo.

publicidad


publicidad
publicidad
Los bomberos atendieron a la llamada de emergencia sobre las 12:30 de la madrugada de este martes y les tomó dos horas apagar el incendio. Aunque no hubo heridos, la pérdida fue total. Las autoridades determinaron que las llamas iniciaron por un calentador que dejaron accidentalmente encendido. El incendio arrasó con todo, incluyendo los juguetes que iban a ser entregados a los pequeños del complejo de apartamentos Asante.
El docente cuenta con la ayuda de los niños que con pocas herramientas, madera y pintura construyen juguetes que serán entregados a los menores más necesitados en la Navidad.
Todo indica que el venezolano dejó atrás los escándalos y las controversias para adoptar una vida más espiritual y religiosa. También aprovechó para mandar un emotivo mensaje navideño y aseguró estar mejor que nunca.
La organización World Against Toys Causing Harm publicó la lista 2017 donde detalla el nombre del juguete y el porqué puede ser peligroso para los menores.
publicidad