publicidad

El arte marcial que quiere salvar las tradiciones mayas de la extinción

El arte marcial que quiere salvar las tradiciones mayas de la extinción

¿Quién recordará cómo se amasaban las tortillas a mano? ¿O cómo se bordaba con máquina de pedal? Un grupo de bailarines mexicanos ha creado el Wíinkilil, una técnica de defensa inspirada en los gestos cotidianos de las comunidades indígenas para evitar que desaparezcan.

El arte marcial que quiere salvar las tradiciones mayas de la extinción Univision

En la actualidad, comprar maíz, molerlo con paciencia, convertirlo en harina y amasarla cuidadosamente para hacer una tortilla es casi impensable. Los jóvenes nunca verán a sus mayores cocinar sobre placas de piedra, o desgranar el maíz a mano. Siglos de tradición han sido sustituidos por tortillas precocinadas y cadenas de comida rápida.

Todos hemos oído hablar de los animales en peligro de extinción, e incluso de las lenguas que están cayendo en desuso y que acabarán por desaparecer. También de las técnicas milenarias que ya casi nadie utiliza, o las prendas populares que han dejado de confeccionarse. Libros, fotografías y documentales conservan estos últimos rastros de civilizaciones para que no caigan en el olvido.

publicidad

Pero, ¿y los gestos, los movimientos? ¿Puede un determinado giro del brazo, por ejemplo, estar cerca de la desaparición?

El bailarín Gervasio Cetto piensa que sí. Tras observar la riqueza cultural de las comunidades mayas, decidió que debía hacer algo para preservar ese valioso patrimonio mexicano. En 2013 emprendió un viaje para documentar a los habitantes indígenas de Yucatán y grabó cada uno de los movimientos que realizaban durante sus tareas cotidianas y así convertirlos en pasos de danza.

La nueva disciplina está a medio camino entre el arte marcial y la danza
La nueva disciplina está a medio camino entre el arte marcial y la danza

"Es una propuesta artística de rescate patrimonial, de salud, educación, de empoderamiento identitario", cuenta Gervasio Cetto a Univision Trends.

Con los gestos que encontró está creando una técnica de defensa personal, el Wíinkilil, que mezcla arte marcial y baile, "una especie de tai-chi mexicano", dice Cetto. El nombre significa "cuerpo esencia o lo que recordamos de un movimiento cuando se defiende de la extinción".

El propósito es recuperar los gestos cotidianos que se están dejando de practicar por culpa de la industrialización y las nuevas tecnologías. Cada movimiento, por insignificante que pueda parecer, sirve de inspiración para el Wíinkilil.

Entre los movimientos rescatados está la elaboración casera de las tortillas de maíz sobre el metate, lograda gracias a un característico giro de la muñeca y el brazo, o el desgranar del maíz, que hacen a toda velocidad sirviéndose de los dedos. También han documentado la precisión del corte del henequén, una fibra cultivada en México y que suministraba el 90% de las reservas del mundo hasta que fue sustituida por el plástico. Han estudiado los bailes de los juegos infantiles, las rutinas de las parteras, y hasta la manera de extraer las abejas meliponas de su panal, una especie que produce menos miel pero con propiedades medicinales.

"No podíamos simplemente llegar a las comunidades con nuestras cámaras y empezar a grabarlos", explica Cetto. "Requiere un trabajo de acercamiento y de diálogo con la comunidad. Nosotros normalmente hacemos un trueque con ellos. No llegamos con la idea de tomar algo, sino de intercambiar. Les compartimos información que ha sido relevante para nosotros, que ellos mismos puedan utilizar sus movimientos para empoderarse".

Como explican ellos mismos, "Wíinkilil en la cosmogonía maya signif...
Como explican ellos mismos, "Wíinkilil en la cosmogonía maya significa cuerpo-presencia, una palabra que abarca conceptos como forma corporal, actividad física, personalidad e identidad. En pocas palabras, es aquello que recordamos de nuestros seres queridos cuando mueren".

El proyecto se enmarca dentro del INAMM, el Instituto Nacional de Asuntos del Movimiento de México, una institución que creó junto a sus socias Diana Bayardo y Paula González tras una conversación con Amanda Piña y Daniel Zimmerman. "Observamos que en la sociedad hace falta revalorar el cuerpo y sus movimientos", explica Cetto, "por lo que producen a nivel simbólico y expresivo". Vieron que en el gobierno no existía tal iniciativa, y decidieron crearla ello mismos como artistas para llevar la mirada a las actividades cotidianas en peligro de extinción.

Gracias a su experiencia como karateka, traducir estos movimientos en llaves de lucha ha resultado algo natural para Cetto. Al ser además bailarín profesional, el resultado es aún más bello y armonioso.

publicidad

El grupo tiene su base en Mérida, Yucatán, donde enseñan esta nueva disciplina a los interesados y realizan representaciones. Este miércoles harán una actuación en público para mostrar el proyecto.

Todos los movimientos registrados serán publicado en la página web para crear un acervo que cubra el total de México. "Es un proyecto un poco ambicioso y sabemos que nos va a llevar bastante trabajo y tiempo, pero creemos que vale la pena".

Relacionado
La obra de Martinez analiza la crisis moral venezolana.
La obra de teatro que disecciona la crisis moral venezolana
Del paraíso socialista al paraíso fiscal, el escritor Ibsen Martínez quiere demostrar con su última obra,“Panamax”, que la escasez de escrúpulos también golpea a Venezuela.
publicidad
publicidad
La policía reveló este miércoles el video del momento en que un automóvil pierde el control y se estrella contra el restaurante Pollo Tropical en la ciudad de Davie. El accidente, que ocurrió el pasado viernes, le causó la muerte a Samara González, madre de dos hijos y originaria de Cuba.
La menor de todas hermanas Kardashian ha sido muy criticada en las redes sociales por el precio de su nuevo juego de brochas de maquillaje. Y fue ella misma quien salió a defender lo que es suyo.
El hombre, de 42 años de edad, nos contó que sueña con someterse a una cirugía debido a que se quemó con gasolina cuando tenía 6 años.
Las autoridades investigan el extraño crimen que habría sido perpetrado por una mujer, según los primeros reportes. La víctima fue identificada como Calixto Palacio, un hondureño de 62 años de edad, y fue encontrado con heridas en el pecho, abdomen y un brazo.
publicidad