null: nullpx
Arte y Cultura

David Mancuso, el pionero que cambió las fiestas de música disco para siempre

Con su club The Loft en Nueva York inaugurado en 1970, Mancuso popularizó las fiestas alternativas por invitación, ofreció un refugio para la comunidad LGBT y las minorías perseguidas, y fomentó la igualdad a través de la música.
16 Nov 2016 – 11:05 PM EST

Si has asistido alguna vez a una fiesta underground con la mejor música y escondida en un lugar recóndito, debes agradecérselo a David Mancuso. El pionero del dance marcó los años 70 con su nuevo concepto de fiesta disco abierta a todos los públicos, en locales alternativos y fuera de la ambición comercial. Con su muerte a los 72 años, Mancuso deja un legado que aún pervive en las salas de baile de todo el mundo. La causa de su fallecimiento aún no ha sido revelada.

La primera fiesta que organizó fue en su propia casa de Nueva York, un loft que había rehabilitado para vivir –tenía que esconder el colchón cuando aparecía la policía–. Celebrada un 14 de febrero de 1970, aquella fiesta de San Valentín fue el inicio de un club, The Loft, que acogió a DJs de todos los orígenes e hizo bailar a un público perseguido durante las reivindicaciones por los derechos civiles.

Nacido en 1944, Mancuso recuerda su infancia en un orfanato como el germen de su interés por la música como elemento de integración y empoderamiento. Las monjas que dirigían el orfanato solían reunir a los pequeños alrededor de las canciones, y aquella imagen se mantuvo en la mente de Mancuso durante mucho tiempo. Vivió en ese centro de Utica en el Estado de Nueva York hasta los cuatro años, cuando volvió a reunirse con su madre, y a los 18 se mudó a la ciudad.

En Nueva York, Mancuso entabló amistad con músicos y DJs, que por aquel entonces apenas cobraban por su trabajo y malvivían como podían. Vivió en el Bronx, y poco después se instaló en un loft junto al Soho, un barrio desolado con varias fábricas como único atractivo, muy lejos de la exclusividad y el lujo que hoy define a esta zona llena de tiendas de moda.

Durante su trayectoria, Mancuso ayudó a la comunidad LGBT, luchó por apoyar a los DJs dentro de la industria, e impulsó una visión igualitaria de las fiestas de música. Estas fueron las revoluciones que lideró:

Cambió las fiestas de DJ para siempre
Los eventos de The Loft fueron de las primeras fiestas privadas de acceso con invitación de la historia de Nueva York. Con ello, Mancuso creó un nuevo concepto de evento musical al margen de los circuitos comerciales que imponían un modelo poco accesible. 'Love Saves The Day', como se bautizó aquella primera cita, fue la fiesta "de la que emana toda la música dance moderna. No es una exageración", señala Pitchfork.

The Loft marcó el nacimiento de otros clubs parecidos en Estados Unidos, como Warehouse en Chicago, Paradise Garage o The Gallery, todos ellos enmarcados bajo esa idea de lo alternativo. También influyó a DJs clave de la época como Frankie Knuckles, David Morales y François K, asiduos de The Loft.

Fue el refugio de las minorías perseguidas
Mientras afuera se batallaba el movimiento de los derechos civiles y la libertad de los homosexuales con arrestos policiales, En los clubs gays de baile y eventos musicales, la comunidad LGBT era reprendida con ataques discriminatorios. The Loft ofrecía un espacio seguro para gente de cualquier edad, raza u orientación sexual.

"Para mí, la idea central de The Loft era el progreso social", explicó el propio Mancuso en una de sus poquísimas entrevistas. Había gente de la tercera edad, e incluso dejaba entrar a niños.


Abrió la puerta a gente que no podía pagar entrada
Mancuso luchó contra lo que él denominaba como "violencia económica". Los altos precios que ponían otros clubs dejaban fuera a una gran parte de los jóvenes y amantes de la música con pocos recursos. Esto no sucedía en las fiestas del pionero.

Los fans de The Loft podían acudir por invitación y eran bienvenidos a hacer una contribución económica voluntaria para seguir manteniendo el establecimiento. Al no vender alcohol (la gente traía las bebidas de fuera), Mancuso no tenía que pagar una licencia y ello abarataba sus costes.

Instaló un sistema de sonido que se hizo mítico
En la actualidad, The Loft cuenta con siete altavoces gigantes que requieren dos días de montaje para funcionar. Pero esto no significa que el volumen sea ensordecedor, más bien al contrario. "El sonido engaña. Es inmersivo y cristalino, revelando detalles nuevos en canciones que has escuchado ya cien veces a través de auriculares, pero no es un volumen fuerte", explica Pitchfork.

Dicen que se puede mantener una conversación en un tono de voz normal estando junto a uno de los enormes altavoces Klipschorns, y que nunca acabas con esa sensación martilleante en los oídos, tan común en otros clubs.

Creó el concepto de 'record pool' para unir a DJs con discográficas
Hacia 1974, los DJs se habían convertido en un nuevo agente influyente en la industria de la música y eran capaces de popularizar canciones por ellos mismos, algo que hasta el momento sólo podía conseguir la radio. Mancuso decidió reunir a un grupo de DJs para formar un pool y así conseguir que las discográficas les distribuyeran sus nuevos temas para utilizar en las fiestas, al igual que hacían con las cadenas de radio. Los Djs pinchaban las canciones e informaban a las compañías de los temas que mayor éxito cosechaban sobre la pista de baile.

The Loft a día de hoy
Las fiestas del club se siguen celebrando de vez en cuando en Londres, Tokio, y por supuesto, Nueva York, donde tienen lugar entre tres y cinco eventos al año en el East Village.


Publicidad