null: nullpx

Hombre es acusado de descuartizar a una latina con la que se casó para ayudarla a arreglar su estatus migratorio

Roberto Colón aceptó casarse con Mary Stella, una inmigrante colombiana que cuidaba a la madre de él enferma de alzheimer, para ayudarle a regular su estatus migratorio. Sin embargo, a las pocas semanas de haber contraído matrimonio, la habrías supuesamente descuartizado luego de que ella le dijera que ya no podía cuidar a la mujer.
10 May 2021 – 10:18 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

Con mucho dolor, pero con la esperanza de darles una mejor vida, Mary Stella Gómez dejó en Colombia a sus dos hijos y tomó rumbo a Estados Unidos, país al que ingresó de manera ilegal en 2019.

Siempre con una sonrisa, llena de sueños y con un montón de planes que cumplir, Mary conoció en Boynton Beach, Florida a Doña Gladys una mujer de 86 años que padece alzheimer, quien le ofreció vivir en su casa, a cambio de que la cuidara y se hicieran compañía. Así, en noviembre de 2020, Stella se mudó con ella.

Fue tanto el cariño y el agradecimiento que la anciana sentía por Mary, que con el afán de ayudarla, le pidió a su hijo, Roberto Colón -de 66 años- que se casara con la colombiana para que pudiera regularizar su estatus legal.


Luego de varias conversaciones, Mary acepta la propuesta dejándole claro a Colón que se trataba de un acuerdo en el que no se involucraba al amor ni algún aspecto romántico. Así, Mary y Roberto se casaron por lo civil el pasado 26 de enero.

Poco después de casarse, Mary sufrió al ver como el alzheimer de Doña Gladys empeoró tanto que la anciana incluso llegó a escaparse varias veces de su casa. Preocupada y cansada, Mary le dijo a Roberto que no podía cuidar más a su madre. Un acto que enfureció a Colón de sobremanera.

El pasado 18 de febrero, Roberto llamó a Mary y le pidió -con notada insistencia- que le hiciera el favor de llevarle su coche hasta su casa. A pesar de no tener licencia de conducir, ella aceptó. Preocupadas o presintiendo que algo malo podría pasar, tanto su hermana Sandra Gómez como su amiga Margarita Arango le pidieron que se comunicara con ellas en cuanto entregara el vehículo.

“Yo la llamé y me dijo que justo estaba estacionando el coche, cuando de pronto escuché que le pedía desesperada a Roberto que no lo hiciera y luego se cortó la llamada”, cuenta Margarita. Esa fue la última vez que alguien escucharía la voz de Mary, quien dos días después sería reportada como desaparecida.

Las autoridades interrogaron a Roberto, quien les dijo que tras llevarle el vehículo habían discutido y que él había ido a una cita médica mientras que ella simplemente se fue de su casa.


Sin embargo, las primeras indagaciones descubrieron el pasado 5 de marzo que Colón no había ido al doctor, sino a una ferretería a comprar objetos que utilizó para descuartizar a Mary y cuando los detectives revisaron el patio trasero de la casa de Roberto encontraron enterrados partes del cuerpo de ella.

“Encontraron partes de ella, no un cuerpo”, dijo una afligida Sandra, quien aseguró que Roberto “se cegó y obsesionó tanto (con su hermana) que la ira le hizo perder el control”. Ahora, Colón fue arrestado y acusado de asesinato en primer grado. En dado caso de ser encontrado culpable pudiera enfrentar la pena de muerte.

Los dos hijos huérfanos de Gómez solicitaron visas humanitarias para acudir al juicio contra Colón.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés