null: nullpx

Kevin Johansen: “Los Latin GRAMMY son como una boda: toda tu familia está contenta, llegan todos tus amigos y tú estás nervioso”

El artista que nació en Alaska, pero ha vivido en Argentina la mayor parte de su vida, celebra haber sobrevivido a las "cachetadas" que da la música a quienes quieren vivir de ella.
28 Oct 2019 – 12:18 PM EDT

Aunque faltan varios días para la ceremonia de los Latin GRAMMY, Kevin Johansen ya está empacando sus maletas. “Quiero llegar unos días antes para hacer algo de turismo y disfrutar de los otros eventos que La Academia prepara antes del show”, dice entusiasmado y, entre risas, revela: "Quiero evitar el gran susto que me llevé en el 2016 cuando, después de un largo viaje, casi me lo pierdo todo”.

El cantautor de ‘Desde que te perdí’ recuerda “el gran sufrimiento” que pasó para llegar a tiempo del Latin GRAMMY 2016: "Fue tremendo porque teníamos un show en Santiago de Chile y salimos tarde; nos dejó el avión en Panamá, tuvimos que volar a México… ¡Fue un nerviosismo total! Llegamos sufriendo -y corriendo- del avión a la alfombra roja”.

Johansen dice que en esa ocasión su disco ‘Mis Américas Vol. ½’ tenía tres nominaciones al prestigioso megáfono. Y bromea: “Era como la cuarta vez que estaba nominado. He estado nominado tantas veces al Latin GRAMMY que creo que ya me van a poner en el Guinness Book of Records”.

Esta vez regresa a la “fiesta más importante de la música” con dos nominaciones: Mejor Álbum Cantautor (‘Algo ritmos’) y Mejor Canción Alternativa (‘Cuentas claras’). “Disfruté mucho hacer este disco porque trabajé con Matías Cella, productor que trabaja mucho con Jorge Drexler y pude grabar un tema con Jorge Drexler (‘Mi querido Brasil’), también porque pude decir cosas que me interesan mucho en este momento: la locura en la que vivimos, la política, pero también cantarle al amor”.

Al reflexionar sobre el largo recorrido que ha hecho para lograr el reconocimiento internacional, explica: “Yo siempre fuí artista. Mi mamá dice que yo cantaba y bailaba incluso con el ruido del lavarropas. Con el tiempo comencé a componer mis canciones y después de mucho luchar algunos empezaron a describirme como un 'artista culto', yo les digo que más bien era un artista oculto, porque mi música estaba allí, pero tardó un poco para que me descubrieran”.

Ahora está repitiendo la historia con su hija Miranda, quien acaba de lanzar su primer disco. “Hace poco hizo de telonera de Jorge Drexler. Yo estaba más nervioso que ella, pero ella me dice que quiere vivir arriba del escenario. Algunos artistas sufren en el escenario, son grandes músicos, pero en el estudio, detrás de las luces. A ella le sucede lo contrario: ¡le encanta estar allí arriba!”.

¿Y él a qué grupo pertenece? ¿A los que disfrutan o sufren al estar en el escenario?

“A mí me encanta estar en el estudio, siento que es más disfrutable porque es un lugar de juego y de prueba-error, pero también es verdad que me gusta el escenario. Por suerte no tengo un alma fóbica, me gusta el público y también soy feliz cantando frente a él, aunque reconozco que he tenido mis tropezones en este campo".

Esos pasos en falso, aclara, fueron una gran escuela: "Todo eso te ayuda a crecer; siempre tuve una parsimonia de que los errores eran accidentes circunstanciales, no determinantes. Uno confunde el fin del principio con el principio del fin, y uno se puede ahogar en un vaso de agua, porque la música te cachetea constantemente, es un desafío que nunca termina. Pero yo tengo piel muy gruesa. Por eso he llegado hasta aquí, y pienso seguir avanzando”.

Por ahora su próximo paso es ir a los Latin GRAMMY en Las Vegas: “Los Latin GRAMMY son como una boda: toda tu familia está contenta, llegan todos tus amigos, y tú estás nervioso. Pero por nada del mundo te pierdes esa cita”.

Este 14 de noviembre, a partir de las 8 p.m. Este/Pacífico (7 p.m. Centro) no te pierdas la transmisión en vivo que hará Univision de la 20ª. Entrega Anual del Latin GRAMMY desde el MGM Grand Garden Arena de Las Vegas.


Más contenido de tu interés