null: nullpx
Visas

El gobierno de Trump pone la lupa sobre las visas de trabajo H-1B y H-2B para "detectar abusos"

El servicio de inmigración y el Departamento de Justicia anuncian acuerdo de entendimiento para perseguir a los empleadores que cometan fraude en la contratación de extranjeros y no favorezcan a los trabajadores estadounidenses.
11 May 2018 – 05:22 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

El gobierno de Donald Trump dio un paso más para endurecer su política migratoria y poner más restricciones a la emisión de visas H-1B y H-2B, para trabajadores profesionales y temporales extranjeros respectivamente.

Este viernes anunció que la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) y el Departamento de Justicia firmaron un memorando de entendimiento para ampliar la colaboración en el esfuerzo por detectar y eliminar el fraude, abuso y discriminación por parte de extranjeros que utilizan estos visados.

“Este nuevo esfuerzo mejora la forma en que las agencias comparten información, colaboran en los casos y entrenan a los investigadores”, dijo la USCIS en un comunicado.

“El acuerdo de entendimiento entre los dos departamentos " no necesariamente dificultará la asignación o entrega de visados, pero sí le permitirá al servicio de inmigración detectar abusos"·, explicó a Univision Noticias José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami, Florida. "Y si se levanta una sospecha, enviar de inmediato la información al Departamento de Justicia para que investigue y, si es el caso, encausar criminalmente a los empleadores que abusen del sistema de visas H-1B y H-2B”, añadió.

La política de Trump

El acuerdo anunciado este viernes se ampara en la orden ejecutiva que Trump firmó el 18 de abril del año pasado (Compra estadunidense, prefiere estadounidense), con la que pretende controlar las asignaciones de las visas H-1B y H-2B, pero no su proceso.

El decreto, además, tiene como objetivo favorecer a los trabajadores estadounidenses por sobre los extranjeros.

“El acuerdo aumentará la capacidad de las agencias para compartir información y ayudar a identificar, investigar y enjuiciar a los empleadores que puedan discriminar a los trabajadores estadounidenses y/o violar las leyes de inmigración”, indica la USCIS.

Apretando tuercas

El servicio de inmigración explicó que en 2017 la División de Derechos Civiles lanzó una iniciativa para proteger a los trabajadores estadounidenses “con el objetivo de identificar, investigar y tomar medidas coercitivas contra las empresas que discriminan a los trabajadores estadounidenses en favor de los trabajadores extranjeros”.

Bajo esta Iniciativa, indicó, “la división de derechos civiles abrió docenas de investigaciones, presentó una demanda y llegó a acuerdos de resolución con dos empleadores”.

Dijo además que, desde el inicio de la investigación, los empleadores demandados “acordaron pagar o han distribuido más de $200,000 en salarios atrasados a trabajadores estadounidenses afectados”.

La división “también aumentó su colaboración con otras agencias federales para combatir la discriminación y el abuso por parte de los empleadores que utilizan trabajadores extranjeros”, precisó.

"En el marco de la orden ejecutiva este acuerdo de entendimiento se suma a las herramientas de la división de derechos civiles para evitar que los empleadores discriminen a los trabajadores estadounidenses al favorecer a los trabajadores extranjeros", dijo el Fiscal General Interino Adjunto John M. Gore.

Gore advirtió que la división ampliará sus asociaciones con USCIS para enjuiciar a los empleadores que discriminan a los trabajadores de estadounidenses.

El director de las USCIS, Francis Cissna, dijo “proteger y mantener la integridad de nuestro sistema de inmigración sigue siendo una prioridad clave”.

El cambio anterior

A finales de febrero la USCIS indicó que “el programa de visas H-1B generalmente permite que un trabajador profesional extranjero trabaje para un empleador estadounidense patrocinador específico”. Pero que en algunas ocasiones “la ubicación del trabajo puede cambiar” y para ello se ha “publicado un memorándum de política que deja claro que USCIS puede solicitar documentación detallada para garantizar que se mantenga una relación legítima empleador-empleado”.

“En cualquier momento ellos pueden hacer una auditoria para verificar que los datos anotados en la solicitud se están cumpliendo”, dijo Guerrero. “Si una persona contrató a un profesional extranjero con una visa H-1B, pero ese trabajador extranjero resulta que labora para otra empresa, van a ser sancionados”.

“El gobierno quiere estar seguro de que el peticionario tiene control del empleado”, subrayó.

La nueva política, dijo la USCIS en esa oportunidad, se basa en el reglamento y permite a la agencia federal “revisar el estatus” de extranjeros con visa H-1B. “Este memorando de política deja en claro que los empleadores deben proporcionar contratos e itinerarios para los empleados”, indicó.

La nueva guía, que entró en vigor el 22 de febrero, explica que para que se apruebe una petición H-1B que involucre un sitio de trabajo distinto, el solicitante debe demostrar al gobierno, entre otras cosas:


  • Que el beneficiario de la H-1B será empleado en un puesto especializado; y
  • El empleador mantendrá una relación empleador-empleado con el beneficiario durante el período de validez solicitado.

Las visas H-1B y H-2B

El gobierno otorga cada año 65,000 visas tipo H-1B para profesionales extranjeros más una cuota adicional de 20,000 para graduados en universidades estadounidenses con un título de maestría.

El programa de visas H1B establece que los patronos estadounidenses deben pagar a los trabajadores extranjeros el salario predominante según su campo de trabajo. También deben demostrar que los estadounidenses calificados no están siendo marginados para desempeñar la posición o puesto que ocupa el extranjero.

Las visas H1B son destinadas a profesionales tales como arquitectos, periodistas, administradores de empresa, técnicos en computadoras o ingenieros, entre otros.

Por aparte, el programa de visas H-2B, que cada año distribuye 66,000 cupos divididos en dos partes iguales dd 33,000 para cada semestre, ayuda a las empresas estadounidenses a llenar puestos temporales en hoteles, resorts y empresas de jardinería, actividades no muy atractivas para los estadounidenses.

Los inmigrantes elegibles para esta visa incluyen a trabajadores temporales para llenar empleos en el procesamiento de mariscos, entrenamiento de caballos, hoteles, parques de atracciones, bosques, jardinería ('landscaping'), circos, carnavales, concesionarios de alimentos, mantenimiento de piscinas, campos de golf, extracción de piedras y otras industrias estacionales.

Loading
Cargando galería
Comparte
RELACIONADOS:VisasInmigraciónDonald Trump

Más contenido de tu interés