Virus del Zika

El polémico plan para combatir el zika que se aprobó en la Cámara y pasó desapercibido

Horas después de la sentada que protagonizaron los demócratas en el Congreso y que acaparó toda la atención, los legisladores votaron por un proyecto de ley sobre la financiación de la crisis de salud.
25 Jun 2016 – 8:12 PM EDT

Este jueves en la madrugada, cuando los ojos del país estaban puestos en la sentada que realizaban los demócratas en el Congreso -un acto de rebeldía histórico por parte de los legisladores para protestar por la falta de acción de los republicanos sobre mayor control de armas-, se aprobó una medida para financiar la crisis del zika que pasó desapercibida y tiene muchos reveses.

Ya eran las 2:30 am cuando finalmente el líder de la Cámara, Paul Ryan, logró hacerse escuchar en medio de los gritos de “¡vergüenza, vergüenza, vergüenza!” y retomar las votaciones sobre otros asuntos. Acordaron votar sobre el fondo de emergencia para el virus del Zika y aprobaron -con 239 votos a favor y 171 en contra- una medida para asignar $1,100 millones para combatir la crisis de salud.

Pero esas no fueron tan buenas noticias para los demócratas, quienes vieron esta votación como una jugada política de los republicanos que se valieron de la urgencia del tema, sabiendo de antemano que la Cámara iría a receso hasta el 4 de julio, para pasar este proyecto de ley con una limitación: una de las cláusulas bloquea a la organización de salud reproductiva Planned Parenthood para que ofrezca servicios de control de natalidad bajo un programa con una asignación de $95 millones.

El problema está en que los fondos del gobierno aprobados excluyen una parte considerada fundamental en la prevención del virus: el control de embarazos. Esto porque las autoridades sanitarias han comprobado que el zika también es transmitido por la vía sexual.

El virus del Zika es causado principalmente por la picadura del mosquito Aedes y entre sus mayores afectadas están las mujeres embarazadas, pues ha sido asociado con los defectos congénitos en bebés, siendo el más común de ellos la microcefalia. Por esto defienden que uno de los principales esfuerzos debería estar enfocado en la planificación para mujeres, con el fin de evitar el contagio del virus por contacto sexual y que los bebés nazcan con malformaciones congénitas.

Para los demócratas y en especial los defensores de los derechos reproductivos, al aprobar una medida que restringe los fondos para las clínicas de salud para la mujer fallaron en proveer recursos adecuados para combatir la crisis del zika.

Organizaciones defensoras de la libertad reproductiva como NARAL Pro-Choice America, rechazaron esta votación. “El proyecto de ley que los republicanos empujaron convierte en una burla la crisis de salud del zika por la que tantos estadounidenses están preocupados. En lugar de profundizar en proveer a las mujeres con recursos adecuados para controlar sus destinos y planear sus familias, los republicanos anti-elección escogieron una vez más jugar políticamente”, aseguró el presidente de este movimiento, Ilyse Hogue.

Advirtieron que este tipo de medidas en lugar de aliviar la crisis, lo que hacen es poner en riesgo la vida de las mujeres y los niños que estas deseen tener. “Es más, la constante afirmación los legisladores republicanos de que protegen a los niños que aún no nacen se derrumba cuando este proyecto de ley debilita las protecciones que las mujeres necesitan para tener hijos saludables”, señaló Hogue en un comunicado.

El talón de aquiles

Tras las largas horas de tensión y protesta durante la sentada demócrata, la votación para definir los fondos en respuesta a la crisis del zika no fue diferente y desató otra ronda de enfrentamientos partidistas, que no sería la primera vez que se ve en torno a temas que involucren el aborto y/o la financiación a programas de planificación familiar a los que los republicanos se han opuesto con vehemencia.

Eliminar los fondos que recibe Planned Parenthood ya ha sido una batalla que ha dividido a los representantes de la Cámara y aún constituye el talón de aquiles del proyecto de ley sobre el zika, que ha sido rechazado ya por el presidente Barack Obama precisamente por no cumplir con los parámetros necesarios para la reacción a una crisis de salud como esta.

“Este plan de los legisladores republicanos está retrasado cuatro meses y cerca de mil millones corto de lo que expertos en salud pública han dicho que es necesario para hacer todo lo posible para luchar contra el virus del Zika y roba fondos de otras prioridades en salud”, indicó en un comunicado el secretario de prensa de la Casa Blanca, Josh Earnest.

Con esta última afirmación se refiere a que parte de la financiación aprobada proviene de otros presupuestos. De los $1,100, unos $750 millones salen de recortes a gastos, incluyendo 543 millones en fondos no usados para la aplicación de la ley de salud del gobierno de Obama (conocida como Obamacare) y 107 millones en recortes a fondos de la lucha contra el ébola.

Por lo mismo no se sabe si Obama siquiera le de el visto bueno a esta medida, y con eso crecen las dudas sobre si los legisladores podrán aprobar alguna medida sobre el zika en el poco tiempo que queda antes de mediados de julio, cuando dejarán Washington para ir a las convenciones donde se elijen los candidatos de ambos partidos para competir por la Casa Blanca.

En el comunicado, se agregó que mientras esperaban por más detalles sobre el proyecto de ley, “es claro que una vez más, los republicanos han puesto juegos políticos por encima de la salud y la seguridad de los estadounidenses, particularmente de las mujeres embarazadas y sus bebés”.

Los demócratas intentarán a su vez detener la medida aprobada en la Cámara cuando llegue al Senado, por medio de estrategias como acaparar el turno de palabra para bloquear las sesiones (filibusterismo).

Lea también:

Publicidad