null: nullpx
Universidades

"Soy una hija orgullosa de padres inmigrantes": estudiantes latinas celebran que se graduaron a pesar de todas las dificultades

Padres indocumentados, padres con diálisis, padres que escaparon de la guerra para llegar a lavar platos o servir mesas en Estados Unidos. Lo hicieron no solo para sobrevivir, sino sobretodo para darle una mejor vida y educación a sus hijos. Estas son algunas de sus historias.
20 May 2017 – 3:47 PM EDT


"¡Por fin llegó el día!!! Estudiar derecho fue difícil, pero no pensaría dos veces en hacerlo otra vez cuando pienso en mi mamá. Mi mamá, quien nos puso a nosotros primero al dejar atrás su vida, con la esperanza de que por lo menos aprendiéramos inglés (jaja), quien nos ha empujado para seguir frente a todas las dificultades y se rehusó a aceptar una realidad predeterminada para nosotros.

Desde crecer en la pobreza en México, a crecer indocumentada en Estados Unidos, nunca me hubiera imaginado que llegaríamos aquí, particularmente con tantas cosas en contra nuestra.

“Al conseguir mi ciudadanía en 2009 y navegar este complejo sistema legal, he aprendido muchas cosas que espero poner en práctica ahora que empiezo mi carrera legal. Tomé algo de lo que me hicieron sentirme avergonzada y lo convertí en algo positivo y empoderador. Solo puedo esperar ayudar a otros a hacer lo mismo”.

“De niña, lo único que quería era ir a la escuela. Era una niña inmigrante con sueños. Ahora, soy una veterana del Navy y una egresada. Mi travesía fue diferente a la de muchos y mi camino dio muchas vueltas, pero estoy orgullosa de quien soy y todo lo que he logrado”. #veteran #educationnotdeportation #crossedit #futuresocialworker

“Dos días después y todavía no puedo creer que me gradué de UNC. Fui la primera de mi familia en graduarme de high school y ahora soy la primera en mi familia en graduarme de la universidad.

"Definitivamente no fue tarea fácil. Fue estresante trabajar varios trabajos, hacer voluntariados, estar involucrada en el campus, y trabajar durísimo para completar todas mis tareas. Hubo muchas veces que pensé que no era lo suficientemente buena, muchas lágrimas y noches sin dormir, pero lo logré. ME GANÉ mi diploma. No hay duda en mi mente de que me merezco estar aquí, aun cuando el sistema no está hecho para mí. PC📸: @damolaakintunde"

“Como una egresada universitaria de primera generación, estos diplomas son para mi familia, no podría haberlo hecho sin ellos”. #PUROPINCHEHUSTLE

“El 90% de los universitarios de bajos recursos y primera generación no terminan su carrera. Una de cada tres latinas no se gradúa de la secundaria. Las mujeres de color representan casi la mitad de la mano de obra barata.

"Esto no es para mí, sino para mis padres que emigraron a este país para ofrecerme a mí y a mis hermanos una mejor vida, y para todos los que no tienen la oportunidad de continuar con la educación avanzada. Yo recibí hoy mi diploma, pero también lo recibió mi comunidad”.

“Hoy ¡superé las estadisticas! ¡Soy LATINA y recibí mi diploma en Justicia Criminal y Criminología con un minor en Estudios de Género y de la Mujer! ¡Orgullosa de ser una universitaria de primera generación!”

La inmigración es hermosa. No estaría aquí si no fuera por los sacrificios que hicieron mis papás por mí.… Así se ve una estudiante de primera generación graduándose en el top 20% de su clase”. #sisepuede #firstgenerationgraduate #immigration #orgullomexicano


“Es un honor ser la primera en mi familia en graduarme, pero también fue un camino difícil. No solo me estoy graduando de la Universidad de St. Thomas. Me estoy graduando de la universidad en la que me veía desde que tenía solo 8 años. Esta universidad está en la misma calle que la clínica de diálisis a la que iba mi papá tres veces por semana, cuatro horas al día.

"Me acuerdo de ir cada sábado, dormir en la sala de espera y hacerle masajes en las piernas a mi papá por los calambres que le daban después de que le limpiarán toda la sangre. Allí fue cuando me prometí a mí y a mis papás que su trabajo duro no iba a pasar desapercibido. Aun con esta enfermedad en los riñones, mi papá nunca paró de trabajar y nunca paró de aprender. Así que no solo me gradúo yo, también se gradúan mis padres porque ellos también se merecen la vida con la que han soñado”.


“¡Me alegra poder compartir este momento con mis papás lindos! Siempre nos dijeron que la escuela va primero, todas las batallas y el trabajo duro valdrían la pena una vez que nos vieran graduarnos de la universidad ¡y por fin lo logre! ¡Soy una hija orgullosa de padres inmigrantes! ¡Esto es para ustedes ma y pa!”


“Soy una salvadoreña de primera generación nacida en Estados Unidos. Nacida y criada en Brooklyn. Soy la hija orgullosa de dos padres inmigrantes que atendieron mesas, lavaron platos, trabajaron en fábricas, y mi mamá trabajó duro y terminó inscribiéndose en la escuela.

"Ella probablemente alzó a todos los bebés que nacieron en el Hospital Metodista al principio de los 2000. Cuando no estaba cargando a tu hijo, probablemente estaba lavando y limpiando a tus padres cuando tú no estabas ahí.

"Nuestro primer idioma es el español y juntos aprendimos inglés. Dejaron a toda nuestra familia atrás para darme una mejor vida en un momento de caos DEVASTADOR y Guerra en El Salvador. No lo hicieron de ‘la manera correcta’. ¿Por qué? Porque de otra manera NUNCA hubieran podido haber logrado estar en este país. Te cuento todo esto para inspirarte y que TÚ cuentes TU historia. Cree. Puedes hacerlo. Yo pude”. #shattertheceiling #browngirlrising


Publicidad