null: nullpx
Identidad de Género

Un reservista transgénero pierde su beca universitaria por culpa del veto de Trump

El joven estudiaba su primer año de cine, radio y televisión en la Universidad de Texas con el apoyo financiero del Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales de Reserva. De un día al otro, las cosas cambiaron en el Departamento de Defensa y él terminó perjudicado.
18 Abr 2019 – 5:31 PM EDT

Map Pesqueira tenía dos sueños: ser cineasta y servir en el Ejército de Estados Unidos. Y todo parecía indicar que los lograría, pues recibió una beca de estudio por tres años del Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales de Reserva y estaba en su primer año de universidad, reporta el medio Daily Texas Online.

Pero Pesqueira es un hombre transgénero, como muchos que sirven –algunos en silencio– por su país. Y esa decisión que tomó afectó sus planes cuando entró en efecto la semana pasada una política que el presidente Donald Trump aprobó y que prohíbe a las personas transgénero estar en el Ejército.

La consecuencia: el Departamento de Defensa invalidó su beca para graduarse en radio, TV y cine en la Universidad de Texas, en Austin. Él no se quedó tranquilo.


"Desde que mi beca fue invalidada, no he podido asumir los gastos de mis estudios sin una ayuda financiera", dice al contar que ya la universidad ya le daba una modesta contribución puesto que su madre, soltera y con pocos ingresos, batalló por pagar el primer año de sus estudios.

El 11 de abril abrió una colecta en la web GoFundMe. Allí pedía 27,000 dólares para poder pagar su segundo año de carrera y en seis días, unas 500 personas le han aportado más de 21,000 dólares.

Pesqueira comenzó su transición en 2018, con una terapia de hormonas. Recientemente, cuenta en el perfil de la colecta, se realizó una cirugía de reasignación de sexo (mastectomía y reconstrucción de pecho masculino) y cambió oficialmente en los registros su nombre y género. Injustamente, haber tomado estas decisiones lo dejaron sin su beca solo por una política del gobierno.

El pasado mes de enero, la Corte Suprema avaló la medida. Decidió mantener temporalmente el veto del gobierno de Donald Trump para que personas transgénero puedan prestar servicio militar. Eso mientras se define la batalla legal sobre este tema en otras cortes inferiores.

En julio de 2017, Trump anunció sorpresivamente vía Twitter la prohibición de personas transgénero en las Fuerzas Armadas. Alegó entonces que lo había consultado con generales y expertos militares, y que el Ejército no podía asumir "el peso de los tremendos gastos médicos" que serían requeridos.

Pero pese a esa explicación, un estudio calculó en entre dos y ocho millones de dólares al año el costo generado por las personas transgénero en las Fuerzas Armadas, lo que representa apenas entre 0.04% y 0.13% de los gastos totales en salud para los uniformados. Ese análisis estimó entonces entre 1,300 y 6,600 miembros transgénero en servicio, aunque no todos buscaban una reasignación de sexo.

Con ese anuncio en 2017, el mandatario dejó sin efecto una decisión del expresidente Barack Obama de junio de 2016, que permitía que hombres y mujeres transgénero sirvieran y recibieran fondos médicos para su atención médica y tratamientos.

Sin embargo, el Departamento de Defensa había establecido que no se verían afectados aquellos que servían o estaban bajo contrato para entrar a la Fuerza Armada y habían sido diagnosticados con disforia de género –la no identificación de una persona con el sexo con el que nació– antes de que la política entrara en efecto.

Pero el pasado 16 de abril, el Departamento confirmó al diario The Capital Gazette que se prohibiría a las personas transgénero acudir a la Academia Naval para el inicio del año escolar 2020.

Para Pesqueira, la política de Trump no es más que "un gasto de recursos, dinero, tiempo y personal. Hace que cada vez sea más difícil imaginarme mi educación a futuro".

Ve también:

Cuestionados en casa, rechazados por la sociedad: así es el tortuoso camino de los niños transgénero

Loading
Cargando galería
Publicidad