null: nullpx

Sospechoso del tiroteo en Michigan admitió su culpabilidad

El tribunal ordenó la detención sin fianza de Jason Dalton, quien renunció a su derecho de no autoincriminarse y tendrá un abogado de oficio.
23 Feb 2016 – 6:47 AM EST

El conductor de Uber sospechoso de una serie de tiroteos en Michigan admitió haber perpetrado los ataques que mataron a seis personas, dijo el lunes un fiscal.

Jason Dalton renunció a su derecho de no autoincriminarse antes de hacer la declaración a las autoridades, informó el fiscal del condado Kalamazoo, Jeff Getting.

El sitio USA Today dice que en su presentación en el tribunal, Dalton permaneció "estoico" y fue "cooperativo y conversador".

Las declaraciones de Dalton a la policía fueron utilizadas para presentar las acusaciones de asesinato e intento de asesinato el lunes, dos días después de los tiroteos aparentemente realizado contra personas al azar en el área de Kalamazoo.

Dalton compareció brevemente en el tribunal para escuchar las acusaciones. Se ordenó que quedara detenido sin derecho a fianza y tendrá un abogado de oficio.


Los tiroteos ocurrieron en el estacionamiento de un restaurante, afuera de un edificio de departamentos y en otro estacionamiento. Dos víctimas permanecen hospitalizadas.

En tanto, un pasajero de Uber dijo que llamó a la policía para denunciar que Dalton estuvo manejando de manera errática más de una hora antes de que comenzaran los tiroteos.

Matt Mellen declaró a WWMT-TV en Kalamazoo que pidió el servicio de taxi alrededor de las 4:30 p.m. del sábado. Agregó que el conductor Jason Dalton se presentó como "Yo-Yo" y tenía un perro en el asiento trasero.

Mellen sentó en el asiento delantero. Después de un kilómetro y medio (una milla), Dalton recibió un llamado telefónico y, tras colgar, empezó a manejar erráticamente, ignorando señales de parar y eludiendo automóviles, continuó Mellen.


"Manejaba por la división de carriles, se subía al césped, aceleraba y, cuando se detuvo momentáneamente, salté del auto y salí corriendo", aseguró Mellen, quien dijo que llamó a la policía y que cuando llegó a la casa de su amigo, su prometida publicó una advertencia para sus amigos en Facebook.

Mellen dijo que trató de advertir al servicio de taxis.

"Estoy contrariado porque traté de contactar a Uber después de hablar con la policía para decirles que había que sacar a este tipo de la calle", agregó Mellen.

Después del arresto de Dalton, varias personas se han presentado para decir que las recogió en el servicio de Uber en las horas posteriores al primer ataque.


El jefe de policía del condado Kalamazoo, Richard Fuller, dijo que Uber está cooperando con las fuerzas de seguridad y cree que la empresa "nos ayudará a llenar algunas lagunas en la línea de tiempo".

La empresa de autos defendió su selección de chóferes el lunes, diciendo que no podía haber anticipado lo que Dalton iba a cometer. Aseguró que sus procedimientos de seguridad son sólidos y no tienen que cambiar.

El jefe de seguridad de Uber, Joe Sullivan, dijo que Dalton pasó el control de antecedentes y que recibió autorización para trabajar en el servicio el 25 de enero. Había realizado poco más de 100 trayectos y tenía una valoración de 4,73 estrellas sobre cinco posibles. Tenía menos de un mes como conductor de Uber.

Hasta el sábado, Uber no tenía razones para pensar que algo iba mal, explicó Sullivan.

"Ningún control de antecedentes habría levantado sospechas y anticipado esta situación", dijo.

Algunos expertos dicen que la empresa necesita revisar más a fondo a los posibles conductores si quiere convencer a los clientes de que el servicio es seguro, incluso aunque coincidan en que Dalton no levantó sospechas porque no tenía antecedentes penales.

Más contenido de tu interés