null: nullpx

Obama: el tiroteo de Dallas "expuso las más profundas grietas de la democracia" de Estados Unidos

El presidente participó en una ceremonia multiconfesional en homenaje a los oficiales caídos en el tiroteo de Dallas junto a Joe Biden y el expresidente George Bush.
12 Jul 2016 – 3:08 PM EDT

El presidente Barack Obama dijo este martes que el tiroteo de Dallas "expuso las más profundas grietas de la democracia" de Estados Unidos mientras habló en el homenaje multiconfesional a los cinco policías que murieron la semana pasada.

Obama participó junto a Michelle Obama, el vicepresidente Joe Biden, el expresidente George W. Bush y su esposa, Laura Bush.

El presidente, que inició su alocución destacando el compromiso de los oficiales muertos, volvió a insistir en que el país "no se encuentra tan dividido" como puede parecer después de lo sucedido. "Digo esto porque conozco Estados Unidos. Conozco cuán lejos hemos llegado", explicó.

El mandatario criticó la facilidad para conseguir pistolas y armamento en Estados Unidos y recalcó que "llenamos nuestras comunidades con tantas armas que es más fácil para un adolescente comprar un revólver que tener sus manos en una computadora".

No dejó de señalar el papel de las fuerzas del orden y subrayó "la importancia y los peligros" a los que deben hacer frente todos los días. "Una abrumadora mayoría de los agentes de policía merece nuestro respeto, no nuestro desdén", dijo Obama. "A menudo pedimos que la Policía haga demasiadas cosas y nos exigimos demasiado poco a nosotros mismos", añadió entre aplausos.


Asimismo, realizó una defensa del movimiento que ha organizado las protestas que se han producido en las últimas semanas. "Incluso aquellos a los que no les gusta la frase ' Black Lives Matter' deben escuchar el dolor de la familia de Alton Sterling", en referencia al afroamericano que falleció la semana pasada a manos de la policía.

"No podemos simplemente despreciar y rechazar a los manifestantes pacíficos como si fueran provocadores o paranoicos", manifestó el presidente.

El mandatario llamó a la unidad de la sociedad y se preguntó si no podemos "reconocer en los demás la humanidad que tenemos en común, la dignidad que compartimos y el cómo nuestras diferencias nos han formado".

"Veo lo que es posible cuando reconocemos que somos una sola familia estadounidense: todos merecemos un trato justo, todos merecemos el mismo respeto", apuntó.

Sin embargo, reconoció que ha visto "cómo un espíritu de unidad nacido de la tragedia puede gradualmente disiparse".

El presidente aprovechó para destacar la labor del Departamento de Policía de Dallas a la hora de "mejorar las relaciones (...) con las comunidades".

En la ceremonia hubo cinco asientos vacíos con una gorra de policía y una bandera estadounidense dedicados a las víctimas de la masacre.



Por su parte, George Bush calificó a los caídos como "las mejores personas entre nosotros" y "una poderosa inspiración". El expresidente manifestó que tras este episodio fatídico "no queremos la unidad del miedo" sino "la unidad de la esperanza".

"Hoy, la nación está de luto, pero aquellos que consideramos Dallas nuestra casa hemos perdido cinco miembros de nuestra familia", recalcó el 43º presidente.

"Hoy es un día para la unidad entre creencias, entre ciudadanos y policías y entre los políticos", dijo el alcalde de Dallas, el demócrata Mike Rawlings al principio de la ceremonia. "Nuestra policía está entre las mejores del país", dijo entre los aplausos de los asistentes.

El presidente intervino en una ceremonia multiconfesional donde se recordaron a los cinco agentes asesinados por Micah Xavier Johnson, un veterano de Afganistán que aseguró antes de morir que su intención era matar a "gente blanca, especialmente oficiales blancos".

Obama se vio obligado a acortar el viaje que estaba realizando por Europa con motivo de la cumbre de la OTAN en Varsovia y una posterior visita a España. La masacre de Dallas se produjo después de que dos afroamericanos murieran a manos de policías en Luisiana y Minnesota.

El presidente calificó al atacante de Dallas como un "individuo demente" el pasado domingo. Obama negó desde Polonia que "las acciones de unos pocos nos definan a todos nosotros" y sostuvo que, pese a este tipo de episodios, Estados Unidos "no está tan dividido como algunos han sugerido".

Desde el pasado viernes, numerosos arrestos se han producido por todo el país en manifestaciones impulsadas por el movimiento "Black Lives Matter" con las que reclaman el fin de la violencia contra los afroamericanos.

Estos episodios de violencia, han vuelto a poner de manifiesto la herida racial que aún existe en Estados Unidos y ha puesto el tema del abuso policiaco en el panorama electoral.

Más contenido de tu interés