null: nullpx

Decenas de detenidos en protestas tras el tiroteo de Dallas

Durante la jornada continuaron las protestas en repulsa por la muerte de dos afroamericanos en incidentes por la policía y contra la violencia con tintes raciales. Hubo arrestos en Phoenix y Nueva York.
9 Jul 2016 – 9:32 AM EDT

Una decena de grandes ciudades del país vieron el viernes una nueva jornada de protestas contra la violencia policial, después del tiroteo del día anterior en Dallas que se saldó con la muerte de 5 agentes y otros 7 agentes heridos, además de dos civiles. Al menos, 77 personas fueron arrestadas durante las protestas, la mayoría en Nueva York.

Las calles de Nueva York, Washington, Atlanta y Baton Rouge (Louisiana) se llenaron de manifestantes que al grito de "Las vidas negras importan" y "Manos arriba, no disparen" volvieron a protestar contra la violencia policial contra los afroamericanos.

En general las protestas fueron pacíficas aunque en Atlanta y Phoenix, donde se concentró mayor número de personas, hubo momentos de tensión cuando algunos manifestantes trataron de bloquear carreteras.

En Nueva York, en una marcha mucho menos masiva que la del jueves, unas 300 personas recorrieron las calles del sur de Manhattan. Sin embargo, 74 personas fueron arrestadas en Rochester, donde hubo enfrentamientos con los oficiales.

En Washington aproximadamente medio centenar se concentró frente a la Casa Blanca.

La muerte esta semana de dos afroamericanos en incidentes con la policía en Louisiana y Minnesota, desató de nuevo la indignación de los grupos que denuncian el trato discriminatorio de la policía hacia las minorías.


Fue en el transcurso de una de estas protestas el jueves en Dallas (Texas), cuando Micah Xavier, un exmilitar afroamericano que sirvió en Afganistán disparó contra los policías.

En Atlanta, una de las grandes ciudades de EEUU con mayor proporción de población negra, y en Baton Rouge, donde murió uno de los dos afroamericanos, las autoridades intervinieron para evitar que los manifestantes invadiesen la calzada y cortasen el tráfico.


La tensión se sintió en Phoenix, Arizona, después de que unas 1,000 personas marcharan por el centro de la ciudad cantando “manos arriba, no disparen”.

La policía utilizó gas pimienta contra un grupo de manifestantes que trató de bloquear el acceso a la autopista y detuvo a tres personas que arrojaron piedras a la policía. El sargento Vince Lewis indicó en rueda de prensa este sábado que seis personas fueron heridas de levedad.

En California, los raperos Snoop Dogg y The Game encabezaron una marcha pacífica hacia el cuartel general de la policía en Los Ángeles donde pidieron que mejorar la relación con la comuniad, mientras en San Francisco unas 2,000 personas marcharon por el centro de la ciudad pidiendo “detener el terror racista de la policía en EEUU”.

Otras 300 personas, según AP, se concentraron también a las puertas del Capitolio en el estado de Arkansas para pedir soluciones a las tensiones raciales, que también vivió en el pasado su capital.

Little Rock fue escenario de una de las primeras batallas en contra de la segregación racial en 1957, cuando el presidente Dwight Eisenhower envió tropas a la ciudad para escoltar a nueve niños afroamericanos pudieran entrar en la escuela.

“La cuestión sigue siendo ‘¿Cuándo suficiente será suficiente?'”, dijo el pastor Earl Graham ante los congregados, a los que instó a trabajar para acabar con las diferencias raciales.

En la capital de Colorado, Denver, un grupo de activistas planean mantener una concentración en el Civic Center Park durante 135 horas, para recordar a los afroamericanos que, según los organizadores, murieron por disparos de la policía en lo que va de año.

Lea también:

Más contenido de tu interés