null: nullpx
Derechos LGBT

Ganó una demanda contra un hospital en China por haber sido sometido a terapia de reorientación sexual

Fue obligado a recibir tratamiento con pastillas e inyecciones durante 19 días a petición de su esposa y familiares. Ahora, la institución mental deberá pedirle perdón públicamente e indemnizarlo, una sentencia inédita en ese país. En EEUU, varias jurisdicciones prohíben esta práctica en menores de edad.
6 Jul 2017 – 5:52 PM EDT

Un hombre en China acaba de ganar una demanda que introdujo contra un hospital por haber sido forzado a recibir terapia de reorientación sexual. Por primera vez, se condena a una institución mental por someter a una persona a un tratamiento de este tipo en contra de su voluntad.

La corte en Zhumadian, en la provincia de Henan, dictaminó que el centro debe pedir disculpas en un periódico local y pagar al hombre de 38 años una suma de 5,000 yuan (735 dólares), informó AP luego de obtener copias de la sentencia.

En 2015, el hombre, de apellido Yu y quien se negó a comentar sobre el hecho a esa agencia de noticias, fue recluido forzosamente en el hospital psiquiátrico a petición de su esposa y familiares. Allí, lo diagnosticaron con ‘desorden de preferencia sexual’. Lo sometieron a un tratamiento de medicinas e inyecciones hasta ser dado de alta 19 días después.


La corte no se pronunció explícitamente sobre este tipo de controversiales terapias, ni sobre la orientación sexual de Yu. Simplemente dictaminó que obligarlo a estar en una institución mental cuando no representaba un peligro ni para él, ni para nadie, era “infringir su derecho a la libertad individual".

China eliminó la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales hace más de 15 años, pero abundan las historias de familiares que admiten a sus parientes a este tipo de terapias.

En 2014, un activista de la comunidad LGBT en Beijing, llamado Peng Yanhui ingresó a una clínica de conversión para investigar las terapias de electroshock que ofrecían. Después demandó a la clínica y fue indemnizado por 500 dólares.

“Es tiempo de que China prohíba la terapia de reorientación sexual”, declaró a AP propósito de esta nueva sentencia.

Nada que 'reparar'

Las terapias de reorientación sexual pueden traer graves secuelas para la salud mental. La Asociación Estadounidense de Psiquiatría, que en 1973 dejó de considerar la homosexualidad como una patología, se opone a ella y a “cualquier otro tratamiento que esté basado en la creencia de que la homosexualidad per se es un desorden mental o de que el paciente debe cambiar su orientación sexual”.

La Organización Panamericana de la Salud ha enunciado que estas prácticas, que pueden combinar desde psicoterapia hasta electroshock, “carecen de cualquier justificación médica y representan una seria amenaza a la salud y el bienestar de la persona afectada”.

“No existe evidencia científica de que las terapias de conversión funcionen, pero sí hay mucha evidencia de que pueden ser dañinas. La gente que intenta cambiar y luego falla usualmente se siente peor de cuando comenzó. Pueden sufrir de ansiedad, depresión y pensamientos suicidas. Incluso algunos intentan quitarse la vida luego de que la malllamada terapia falla”, dice a Univision Noticias Jack Drescher, profesor de Psiquiatría de la Universidad de Columbia que ha estudiado el tema en profundidad.


California fue el primer estado en prohibir las terapias de reconversión sexual en menores de edad que, en la mayoría de los casos, son sometidos a ellas a petición de sus padres. New Jersey, Illinois, Oregon, Vermont, New México y el Distrito de Columbia le siguieron. Esta semana, legisladores de Rodhe Island aprobaron un proyecto de ley que, de ser firmado por el gobernador, convertirá a la jurisdicción en la octava en vetar esta práctica.

En vista de que la ley sólo se limita a los psicólogos, a quienes se puede revocar la licencia si atienden a menores, pastores o grupos religiosos continúan promoviendo la terapia sin presentarla como tratamiento médico. En mayo de este año, el canal televisivo ABC hizo un reportaje donde reveló que existen cientos de campamentos religiosos de ‘conversión gay’ para adolescentes operando en el país.

La reconversión sexual es otro de los puntos en los que demócratas y republicanos difieren. Mientras en 2015 Obama instó explícitamente a terminar conesta práctica, el partido republicano declaró en su plataforma 2016 que apoyaban "los derechos de los padres a determinar el mejor tratamiento médico o terapia para sus hijos".

Muchos activistas de la comunidad LGBT manifestaron su preocupación con la designación de Mike Pence como vicepresidente, a quien culparon de avalar esta práctica por haber declarado en el año 2000 que "hay que destinar recursos a todas aquellas instituciones que dan asistencia a quienes desean modificar su comportamiento sexual".

Una de las entidades que aboga por la conversión es el instituto NARTH, que asegura en su página web que "existen muchos ejemplos de personas que han modificado con éxito su comportamiento o identidad sexual".

En fotos: Madrid se convierte en la capital mundial de la comunidad LGBT con el World Pride

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Derechos LGBTLGBTTratamientos
Publicidad