null: nullpx
Represa de agua

Primero le sacó el dedo a Trump, luego recibió $135,000 por ello y ahora denuncia a la empresa que la despidió

Juli Briskman, que fue despedida inmediatamente después de que una foto de ella haciendo un gesto obsceno al presidente se hiciera viral, alega que no se puede violar su derecho a la libre expresión. Según dijo en aquel momento, lo hizo por estar en contra de sus políticas, como la posible expulsión de los dreamers.
5 Abr 2018 – 9:40 AM EDT

Juli Briskman no tenía ni idea que el gesto obsceno que le hizo al presidente Donald Trump en noviembre de 2017 iba a cambiar tanto su vida. Ocurrió cuando ella iba con su bicicleta y la caravana del mandatario la adelantó mientras se dirigía a su campo de golf Trump National Golf Club, en Virginia.

La fotografía de ella, con una camiseta blanca y un casco mientras va pedaleando y levantando el dedo, la llevó a todos los medios de comunicación... y también al desempleo. Todo esto ocurrió un sábado y el lunes ella misma fue, de manera voluntaria, a la oficina de Recursos Humanos de su empresa para confirmar que era la protagonista de la instantánea que se difundió rápidamente por las redes sociales.

Ese mismo día fue despedida Briskman, de 50 años y madre de dos hijos. Según le dijeron era porque " no puedes tener contenido lascivo u obsceno en tus redes sociales", según le explicó al Huffington Post.

La empresa para la que trabajaba, Akima, es una subcontrata del gobierno. Briskman era responsable precisamente de redes sociales de la compañía, pero explicó que cuando se realizó la foto no estaba trabajando y que su Facebook no menciona para nada a su empresa. Estas explicaciones no fueron suficientes y Akima la despidió.

Como consecuencia, se lanzó una campaña en GoFundMe, que consiguió 134,575 dólares en donaciones de personas anónimas que, en muchas ocasiones, la calificaron de "heroína".

Ahora, esta mujer ha decidido demandar a la compañía porque, según afirma, al ser despedida, se violó la ley de empleo de Virginia y el derecho a la libre expresión.

"Es antiestadounidense"

La demanda, que fue presentada este pasado miércoles por The Geller Law Group, se basa en el hecho de que el despido se debió "al miedo" de una empresa que trabaja para el gobierno ante una posible "represalia ilegal del gobierno".

"Presenté esta demanda contra mi exempleador hoy porque creo que los estadounidenses no deberían verse obligados a elegir entre sus principios y sus cheques de pago. Trabajar para una empresa que hace negocios con el gobierno federal debería brindarle mayores oportunidades, pero nunca debería limitar su capacidad para criticar al gobierno en su tiempo privado. Nunca imaginé que mi 'saludo con un dedo' a la caravana presidencial de automóviles y su ocupante me costaría mi trabajo. La actuacion de mi compañía fue rápida e inesperada", dijo Briskman citada en un comunicado.


"Es antiestadounidense permitir que el gobierno use nuestros propios dólares de impuestos para comprar obediencia cuando no se está en el trabajo", criticó la mujer.

" La expresión de desacuerdo de Juli con el presidente es libertad de expresión, un derecho fundamental protegido tanto por la Constitución de los Estados Unidos como por la ley del estado de Virginia", explicó Maria Simon, una abogada que defiende la demanda de la mujer.

"Aunque muchos estarán en desacuerdo con el mensaje de la Sra. Briskman y la manera de expresarlo, no puede haber ninguna duda de que dicho discurso es el núcleo mismo de la Primera Enmienda y la Constitución de Virginia", recalcó Rebecca Geller, abogada compañera de Simon.

En un mensaje en Twitter, la propia afectada anunció que, tras criticar a Trump, nunca pensó perder su puesto de trabajo porque " vivo en la mejor democracia en el mundo". Por eso, decidió "defenderme porque ningún estadounidense debería escoger entre su bolsillo y sus principios".

Cuando ocurrió el suceso, Briskman explicó que decidió hacer el saludo obsceno porque estaba en contra de las políticas del presidente. " Estaba pensando en los beneficiarios de DACA que van a echar. Retiró anuncios para enrolarse en Obamacare. Solo un 3% de Puerto Rico tiene luz. Estaba pensando que él estaba en un campo de golf otra vez", explicó.

En fotos: jugadores de la NFL se arrodillaron en protesta histórica contra Trump

Loading
Cargando galería
Publicidad