null: nullpx
Represa de agua

Policía mata a inocente tras recibir una denuncia falsa de un asesinato y secuestro en Kansas

En una llamada al teléfono de emergencia, un hombre reportó que había matado a su padre y mantenía secuestrada a su madre y su hermano. La policía de Wichita se acercó a la vivienda y en un momento de confusión le disparó fatalmente a una persona desarmada. Todo era mentira.
30 Dic 2017 – 01:26 AM EST

Una llamada al número de emergencia 911 en Wichita, Kansas, alerta a la policía sobre un probable crimen en desarrollo. El hombre al habla afirma que está en su casa, donde acaba de dispararle a su padre, y mantiene como rehenes a su madre y a su hermano.

La policía llega a la residencia del sujeto que ha hecho la llamada de alerta tras darle la dirección. Rodean la casa de la que sale un hombre y cuando acerca una mano a la cintura un oficial piensa que lleva un arma y le dispara, matándolo, explica un reporte de The Wichita Eagle.

Pero el hombre no estaba armado, ni había nadie herido dentro de su casa, aclara Troy Livingston, subjefe de la policía de Wichita al informar que se trataba de una denuncia falsa hecha por un bromista.

La víctima no ha sido identificada por la policía, pero Lisa Finch dijo al Wichita Eagle que se trataba de su hijo, Andrew Finch.

Finch dijo al diario que su hijo había escuchado movimientos afuera de la casa y salió a la puerta para investigar qué ocurría cuando momentos más tarde fue baleado por la policía.

La práctica de hacer una denuncia falsa para que llegue un escuadrón táctico SWAT a algún sitio es conocida como “swatting” y es común entre usuarios de juegos online. Pero familiares dijeron que Finch no era jugador.

“Debido a las acciones de un bromista, tenemos una víctima inocente”, dijo Livingston. Dijo que nadie ha sido arrestado en relación con la llamada falsa.

La policía publicó en sus redes sociales el audio de la llamada al 911. El interrogatorio discurre con relativa fluidez y el falso atacante responde todas las preguntas que le hace la oficial al otro lado de la línea.


El denunciante afirmaba a la agente que su padre había recibido un balazo en la cabeza y que tenía a su madre y a su hermano a punta de pistola. La persona que llamó, hablando relativamente calmado, dice que roció gasolina en la casa y que “podría prenderle fuego”.

Varios policías llegaron y rodearon la casa, preparándose para una situación de rehenes. Cuando Finch salió a la puerta, los agentes le dijeron que levantara las manos y que no hiciera movimientos bruscos.

Pero Livingston dijo que el hombre movió una mano hacia su cintura, una zona donde suelen portarse pistolas. Un oficial, temiendo que estuviera tratando de tomar un arma, hizo un solo disparo. Finch murió pocos minutos después en un hospital. Livingston dijo que Finch estaba desarmado.

El oficial que disparó, con siete años de experiencia en la agencia, está suspendido con goce de suelto mientras se realiza la investigación.

La familia Finch permitió el viernes la entrada de reporteros a su hogar.

“¿Qué le da a la policía el derecho de disparar?”, preguntó. “Ese policía mató a mi hijo por una denuncia falsa en primer lugar”, dijo Lisa Finch.

La mujer dijo que la familia fue obligada a caminar descalza en medio del frío y que fue esposada después que la policía disparó contra su hijo. Agregó que su nieta se vio obligada a pasar sobre su tío mientras éste agonizaba y que no se hallaron armas en la casa.

El FBI calcula que unos 400 casos de “swatting” ocurren anualmente y que algunos bromistas usan dispositivos para impedir que se reconozca su número telefónico. La agencia federal está investigando el caso junto con las autoridades locales.

En fotos: Los autores de los tiroteos masivos más mortíferos de EEUU

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.