Obligan a una mujer a devolver 360,000 dólares que cobró en una de las mayores loterías del mundo

Un juez de España dictaminó que Rosalía R. F. entegue el dinero al considerar que ella no era la legítima dueña del boleto premiado en El Gordo de 2014. Además tendrá que pagar una multa de 1,200 dólares.
10 Jun 2017 – 1:10 PM EDT

Rosalía R. F. nunca olvidará el sorteo de Navidad de El Gordo, en España, de 2014. Hace tres años la suerte le permitió ingresar en su cuenta bancaria la nada desdeñable cantidad de 320,000 euros (unos 360,000 dólares) gracias a que el boleto que tenía en su poder había sido agraciado.

Y es que efectivamente, el azar fue generosa con ella porque, según el fallo de un tribunal español, ella no compró el número premiado, sino que se lo encontró y lo cobró cuando supo que estaba agraciado sin ser la legítima dueña.

Pero parece que ahora la fortuna la abandonó. Una sentencia del Juzgado de lo Penal número 2 de Lugo, en el noroeste de España, la ha condenado por apropiación indebida tras establecer que la persona que compró realmente el boleto fue Inés, la persona que ha llevado a Rosalía ante la justicia y que había denunciado el extravío antes del sorteo.


El juez considera probado que fue a Inés a quien el destino sonrió después de comprar siete boletos para el sorteo que iba a celebrarse el 22 de diciembre del 2014. Sin embargo, uno de ellos se le extravió, aunque tuvo la cautela de escribir en la parte trasera su nombre, una precaución que le ha valido para exigir el dinero.

Un intento fallido

Rosalía trató de borrar dicha inscripción en el reverso cuando lo encontró y así, según el fallo, se presentó en una oficina de banco para cobrar el premio. Sin problema, su cuenta bancaria vio cómo aumentaba con el dinero que ha estado disfrutando desde entonces. La sentencia estipula que ingresó 320,580 euros tras aplicarle los impuestos.

Sin embargo, durante el juicio se presentó un informe pericial en el que se demostraba que se había intentado eliminar el nombre de Inés del boleto. Además, una prueba caligráfica estableció que la letra de la inscripción no pertenecía a Rosalía, sino a la denunciante.

Con todos estos elementos, Rosalía fue condenada a retornar el premio a la que es considerada por la justicia la verdadera dueña. Pero además, el juez le impuso una multa de 1.080 dólares (1,200 dólares).

La historia no acaba aquí. Rosalía sigue sosteniendo que ella compró el boleto y, en declaraciones a La Voz de Galicia, ha anunciado que va recurrir el fallo.

En fotos: Esta casa es tan cara que tardarías 18,000 años en pagarla si cobras el salario mínimo

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:SucesosInterés HumanoMundoEspaña
Publicidad