Antes de suicidarse grabó sus últimas palabras y reveló un secreto íntimo que ahora sacude a toda su ciudad

Rick Martin tenía 60 años. Antes de quitarse la vida, dejó en su teléfono celular un video con una confesión que tras ser difundida por su viuda golpearon la pequeña ciudad de Haines, ubicada en la remota Alaska.

Rick Martin, un hombre de 60 años de Haines, Alaska, padecía una enfermedad hepática incurable y en marzo pasado se quitó la vida. Antes de morir grabó en video sus últimas palabras, con las que reveló un secreto que sacude a su pequeña comunidad: fue acosado sexualmente cuando era menor por el querido superintendente de su escuela, Karl Ward.

Su secreto, revelado ahora por su viuda, provocó que empiecen a salir a la luz varios testimonios en cadena de hombres (hasta el momento cinco) que fueron víctimas de Ward, quien murió hace ya varios años.

Ward llegó a Haines proveniente de Filadelfia en 1947. Siete años después comenzó a trabajar como docente en Haines High School. En 1957 se convirtió en director y luego fue ascendido a superintendente, indicó el medio local Chilkat Valley News.

Estuvo en ese distrito escolar durante más de 20 años y era un respetado funcionario, a tal punto que el gimnasio de la escuela llevaba una placa con su nombre. Ward murió en 1997.

Rick, por su parte, creció en esta comunidad y estudió en Haines High School hasta el año en que terminó sus estudios en 1975, como muestra el anuario escolar de la institución.

Varios años después, tanto Rick como su esposa, Rene Martin, terminaron trabajando para esa misma escuela. Rick como conserje y Rene como directora de la escuela, el puesto que ocupa actualmente.


Cuando Martin comenzó a trabajar en la escuela le dijo a su esposa que le resultaba difícil ver las placas celebratorias al nombre de Ward.

"Me dijo que realmente le molestaba ver la placa de Ward porque era un tipo realmente espeluznante", aseguró Rene a la emisora KHNS. Su esposo entonces le contó que Ward lo había manoseado, que había tocado sus genitales, que logró escapar.

Luego de que su esposo se quitara la vida semanas atrás, Rene vio los videos en el celular y decidió dar un paso al frente con los señalamientos de su esposo.

"Esto se remonta a un tiempo lejano y probablemente muchos de los muchachos recuerden esto (...) Tuve que mantener mi boca cerrada acerca de esto", comienza el mensaje final de Rick, según Chilkat Valley News, en el que detalla gráficamente lo que presuntamente Ward le hizo.

Este mensaje salió a la luz y pronto el caso tomó un giro inesperado: otros cuatro exestudiantes de Haines High School alzaron su voz y contaron sus propias historias de conductas abusivas por parte de Ward.

Rene Martin cree que con el triste caso de su esposo, su ciudad está empezando a hablar sobre temas que hasta ahora han sido tabú.


"Personalmente, creo que nuestra comunidad ha comenzado a tener conversaciones difíciles sobre agresiones sexuales de cualquier tipo", indicó a Univision Noticias.

Haines es una comunidad pesquera y de montaña a unas 80 millas al noroeste de Juneau, sureste de Alaska y tiene cerca de 1,700 habitantes. Por eso, esta noticia sacude prácticamente a todo el poblado.

Hay quienes señalan que este escándalo pone luz sobre lo que siempre han sido susurros silenciosos en esta tranquila y pequeña comunidad.

"Creo que hay mucha gente que ha tenido sospechas", dijo a la estación KHNS Debra Schnabel, una gerente del condado residente de Haines.

Schnabel considera que es necesario enfrentar esta situación: "Esa es una de las razones por las que Rene Martin está dispuesta a presentarse, no es para hacer una historia sensacional sino para contarle a la gente la historia de una persona. Y si le sucedió a usted, entonces es nuestra historia también".

El jefe de Policía, Heath Scott, a la agencia AP que no tiene motivos para dudar de estas acusaciones. Pero lo cierto es que no hay mucho material para investigar.

Kyle Clayton, de Chilkat Valley News la estación de noticias que logró hablar con las víctimas, contactó a Craig Loomis, uno de los hombres que alega comportamientos sexuales inapropiados de Ward. En su relato dice que Ward invitaba a los estudiantes a su casa y les ofrecía bebidas alcohólicas. Que Ward también "lo tocó de manera inapropiada".

Mientras los testimonios se acumulan, muchos funcionarios locales están tratando de brindar información y guía a los residentes que necesitan asesoramiento. Líderes de la comunidad, incluidos centros de salud mental, el jefe de policía y el alcalde se reunieron para trabajar en conjunto.


Alaska tiene una alarmante estadística de abusos sexuales. Informes gubernamentales indican que la tasa de delitos sexuales en este estado es tres veces más altas que el promedio nacional mientras que las tasas de agresión sexual contra menores de edad son seis veces superiores al promedio nacional.

Rene dice que cuando su esposo escapó de ese abuso y le dijo a su padre, de familia nativa de la tribu Siletz según relató a la emisora, este le dijo que solo se podía seguir adelante debido a que Ward era blanco.

Los nativos representan el 61% de las víctimas de abusos en ese estado, lo que hace que, por ejemplo, las mujeres nativas sean casi 10 veces más propensas a ser violadas que otras personas en Alaska.

Si bien no se trata de un tema étnico, estos números ponen a las poblaciones originarias como más vulnerable ante estos abusos. Por estos motivos, muchos en Haines temen que un caso como este, sucedido décadas atrás, puede remover recuerdos de abusos pasados tal vez no denunciados.

"Estamos trabajando arduamente para ayudar a quienes lo necesitan y para garantizar que nadie se encuentre actualmente en peligro. Este es el comienzo de un largo viaje de curación para muchas personas", indicó la viuda de Martin a Univision Noticias.

La junta escolar emitió una disculpa pública. La placa del gimnasio con el nombre de Ward fue quitada, y no está claro quién la removió. Las autoridades escolares están trabajando en el posible cambio del nombre de la instalación. En el sitio web de la escuela, el nombre de Ward ya no está vinculado al gimnasio.

Estas fotos muestran con crudeza la indignación por el abuso sexual en universidades

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:MuertesAbusoDenuncias