null: nullpx

¿Se habría salvado la princesa Diana si hubiese llevado cinturón de seguridad? Este investigador asegura que sí

El médico forense Richard Sheperd, quien investigó los detalles de la muerte de Diana de Gales ocurrida en París en 1997, acaba de publicar un libro en el que asegura que la princesa se habría salvado del accidente: "La de Diana fue una lesión muy pequeña, pero en el lugar equivocado".
10 Abr 2019 – 8:28 PM EDT

"Si Diana hubiera llevado el cinturón de seguridad puesto, probablemente habría aparecido en público dos días después, con un ojo morado, quizá con algún problema respiratorio por las costillas rotas y con un brazo en cabestrillo", señala el forense Richard Sheperd, el médico que investigó los detalles del fallecimiento de la princesa en el diario Daily Mail que publica un extracto de su libro.

El libro, que ofrece detalles de este y otros casos emblemáticos que investigó el doctor en su carrera, se titula Causas no naturales (Unnatural Causes) y saldrá a la venta el próximo 18 de abril.

La muerte de Diana de Gales, el 31 de agosto de 1997 en París tras una persecución por parte de unos paparazis, causó un gran impacto en todo el mundo por la mediática figura de la princesa y las extrañas circunstancias en las que se produjo el accidente. Shepherd cree que la princesa tuvo muy mala suerte. "Su lesión fue tan rara que en toda mi carrera creo que no he visto otra", apunta. "La de Diana fue una lesión muy pequeña, pero en el lugar equivocado. Fue una hemorragia producida en una pequeña vena localizada en uno de los pulmones de la princesa lo que acabó con su vida".

Cuando Diana y su pareja, el millonario Dodi al Fayed, sufrieron el accidente de tránsito que acabó con sus vidas, Lady Di no fue trasladada a una ambulancia de manera inmediata porque en un primer momento estaba estable y consciente. Sin embargo, la pequeña rotura en una vena estaba provocando ya una hemorragia en sus pulmones. Posteriormente, fue perdiendo consciencia y, pese a una cirugía de urgencia, murió en un hospital parisino. Solo sobrevivió al impacto el guardaespaldas de Fayed, sentado en el asiento del copiloto y el único que llevaba cinturón de seguridad.

"Cuando sufrió una parada cardíaca, se hicieron todos los esfuerzos posibles para reanimarla y en el hospital pasó a cirugía, donde identificaron el problema y trataron de reparar la vena. Pero desgraciadamente era demasiado tarde", señala Sheperd.


De acuerdo con este investigador, el fallecimiento de la princesa podía haberse evitado. "La muerte de Diana es un ejemplo clásico de lo que solemos decir casi después de cada muerte: 'si solo...'. Si solo hubiera impactado contra el asiento de enfrente en un ángulo ligeramente diferente... Si solo hubieran ido 15 kilómetros más despacio... Si la hubieran metido directamente en la ambulancia... Pero el mayor de estos peros dependía de la propia Diana: si simplemente se hubiera puesto el cinturón de seguridad... Habría estado sujeta".

En el año 2004, siete años después de su muerte, y tras la difusión de teorías de la conspiración de todo tipo (que el conductor estaba borracho o que el choque fue intencional, por ejemplo), el jefe de policía de Londres pidió a Sheperd que revisara a pruebas para investigar si la princesa, el chófer y Al Fayed habían muerto en el accidente o había alguna otra causa oculta detrás.

Una lección importante: nunca olvides el cinturón

Las conclusiones del forense parecen claras. La princesa deja, por tanto, una última e importante lección: el cinturón de seguridad salva vidas. Su uso puede provocar una reducción de entre el 45 y el 50% de traumatismos mortales y no mortales entre los ocupantes de los asientos delanteros, y del 25 al 75% entre los ocupantes de los asientos traseros, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud. En 105 países, que representan el 67% de la población mundial, hay leyes que regulan el uso de los cinturones de seguridad.

En EEUU, el 89.6% de los conductores usa cinturón de seguridad, de acuerdo con la Administración Nacional para el Tráfico en las Carreteras ( NHTSA). Sin embargo, el porcentaje decrece notablemente en los países en desarrollo. Solamente el 38% de los países de bajos ingresos requieren el uso de cinturones de seguridad tanto para los pasajeros de delante como para los que viajan detrás, de acuerdo con la OMS.

En fotos: La vida política de la princesa Diana

Loading
Cargando galería
Publicidad