Más de 30 ciudades realizaron pruebas fraudulentas para ocultar niveles de plomo en el agua

Un estudio realizado en Estados Unidos por el diario británico The Guardian reveló irregularidades en los análisis de contaminación del agua —similares a los de Flint— en 17 estados del país, fallas que han venido ocurriendo durante los últimos 10 años.
2 Jun 2016 – 4:24 PM EDT

Una investigación llevada a cabo por The Guardian, a partir de la crisis de Flint, reveló que al menos en 33 ciudades de 17 estados de Estados Unidos han utilizado análisis de agua "tramposos" que ocultan niveles de plomo potencialmente peligrosos para la salud. Los autores se basan en miles de documentos que detallan cómo estas prácticas no han sido precisas al calcular la presencia del metal en el agua potable.

En 21 ciudades de las que presentan irregularidades utilizaron los mismos métodos de análisis del agua que llevaron a tres empleados del gobierno en Flint a enfrentar cargos penales por su responsabilidad en la crisis de esa localidad. Según la investigación, los sistemas de pruebas similares al de Flint estarían en lugares como Chicago, Boston, Filadelfia, Detroit y Milwaukee.


Los documentos en los que se basan los autores revelan que, a pesar de las advertencias de los reguladores y los expertos, durante los últimos 10 años los departamentos de agua de esas ciudades han utilizado sistemas de análisis que podrían subestimar el plomo en el agua potable.

Explican en el estudio que algunas ciudades negaron tener conocimiento de la ubicación de las tuberías de plomo, no pudieron precisar el número de viviendas con tuberías de plomo o se negaron a entregar mapas de tuberías de plomo, alegando que era un riesgo de seguridad.

Generalmente las pruebas se realizan a partir de muestras de agua que recogen los mismos residentes en sus hogares, a petición de las autoridades. Pero la forma como se les instruye para hacerlo puede influir en los resultados de los análisis.

Hay métodos que pueden alterar las muestras, como el pre-lavado (ayuda a eliminar el plomo de las tuberías domésticas antes de una prueba) y el uso de aireadores (pequeños filtros de metal en la punta de los grifos). La Agencia de Protección Ambiental (EPA, por su sigla en inglés) considera que estas practicas de reducción de plomo van en contra de sus directrices, y los cargos penales en Flint indican que ahora también pueden ser actos criminales.

Los documentos muestran que algunas autoridades también han eliminado los hogares de alto riesgo de las pruebas o se ha tratado de ocultar sus niveles peligrosos de plomo.

RELACIONADOS:SaludEEUUAguaContaminaciónMedio Ambiente
Publicidad