null: nullpx

Desde una pulsera para diabéticos hasta un detector de influenza: 11 inventos mexicanos a favor de la salud

¿Crees que es posible detectar el cáncer de mama con un brasier? ¿Te imaginas lo que puede decir el llanto de tu bebé, si lo traduces? ¿Y qué tal tomar un edulcorante a base de maíz? Estos y otros avances que pueden mejorar la calidad de vida de las personas hoy son una realidad gracias al empeño de sus creadores: especialistas nacidos en México.
28 Abr 2018 – 02:06 PM EDT
Comparte
1/11
Comparte
Brazos robóticos. Científicos mexicanos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados desarrollan sistemas basados en robots, videojuegos y bioseñales para evaluar, mejorar y recuperar las funciones motoras en brazos y manos. Las pruebas indicaron que al usar este sistema, la fuerza de agarre de los pacientes aumentó 40% más que con las terapias convencionales y, además, estos se sintieron más motivados. Crédito: EFE/Cortesía Cinvestav
2/11
Comparte
Un brasier que detecta el cáncer de mama. EVA es un dispositivo portátil que es capaz de determinar el riesgo de cáncer de seno. "Ante la presencia de cáncer hay mayor flujo de sangre, lo que significa mayor temperatura. Lo que EVA hace es analizar estos datos, mapearlos de una forma muy precisa, contrastarlos y, finalmente, dar una evaluación de riesgo”, explicó su creador Juan Ríos Cantú, quien solo tiene 18 años y se inspiró en la experiencia de su madre como paciente con cáncer de mama para emprender el proyecto. Crédito: Higia Technologies
3/11
Comparte
Intérprete del llanto infantil. Más que hambre o sueño, a veces el llanto de un bebé también puede revelar alguna patología como sordera, asfixia o hiperbilirrubinemia y, gracias a un software desarrollado en el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica, en Puebla, es posible 'traducirlo'. El mecanismo es capaz de procesar el llanto y puede diagnosticar padecimientos con una precisión de hasta 95%, durante sus primeros seis meses de vida. Crédito: HILIPPE HUGUEN/AFP/Getty Images
4/11
Comparte
Pulsera para diabéticos. B-My Watch es una pulsera equipada con un biosensor que obtiene mediciones precisas de los niveles de glucosa, sin necesidad de extraer sangre, y está sincronizada con una aplicación, que recopila los datos. Todo esto se traduce en una mejora en la calidad de vida de las personas con diabetes. Sus creadores son tres estudiantes del Centro de Investigación Científica y Educación Superior de Ensenada. Crédito: iStock
5/11
Comparte
Más que un recharger. Freevolt es una tecnología capaz de recargar baterías de pequeños dispositivos, como sensores, a partir de la energía que flota en el aire. Una firma inglesa ya la está implementando y espera llevarla al ámbito de la salud, por ejemplo, para monitorear a pacientes en hogares o hacer más eficiente la gestión de hospitales. El responsable de esta innovación es el mexicano Manuel Piñuela Rangel y este no su único gran invento. Crédito: ORNELLA LAMBERTI/AFP/Getty Images
6/11
Comparte
Medidor del aire. Con la misma tecnología que usa la energía del medio ambiente, Piñuela Rangel creó CleanSpace, una app que mide la calidad del aire y funciona sin baterías. El trabajo del mexicano, que fue seleccionado como uno de 'los Innovadores menores de 35 años de Latinoamérica 2017' por el MIT Technology Review, comenzó cuando hacía su doctorado en el Imperial College de Londres. La meta del experto es usar la tecnología como medio para mejorar la vida de las personas. Conacyt
7/11
Comparte
Una rosa contra el cáncer cervical. Científicos de la Universidad Autónoma de Coahuila investigaron las propiedades de la rosa de Castilla, una planta que crece en el semidesierto de ese estado mexicano y los hallazgos fueron reveladores. Comprobaron su potencial antioxidante y antiproliferativo en células de cáncer cervicouterino, es decir, puede prevenir esta enfermedad. También tiene alto contenido de polifenólicos y otros compuestos de interés para el sector industrial, farmacéutico y alimentario. Crédito: Conacyt
8/11
Comparte
Detector de la gripe. Ingenieros del Tecnológico de Monterrey han dado un gran paso al crear DE-NEX, un dispositivo portátil que detecta enfermedades como influenza de tipo estacional y H1N1 y no usa baterías ni electricidad (fue hecho con fundamentos mecánicos de energías renovables). El proyecto fue reconocido en Southwest by Southwest, Texas, y sus creadores obtuvieron un apoyo de una aceleradora de negocios estadounidense. Crédito: iStock
9/11
Comparte
Azúcar de maíz. XiliNat es un endulzante elaborado a partir de restos de la mazorca del maíz y fue creado por el maestro en ingeniería química Javier Larragoiti. El padre de Larragoiti fue diagnosticado con diabetes, lo que motivó a su hijo a buscar un edulcorante que no modificara el sabor de los alimentos: "Pensé que una solución ideal sería tener un sustituto con un sabor igual al azúcar convencional, que la gente con diabetes pudiera consumir”. Por esta iniciativa recibió el Premio Innovadores menores de 35 Latinoamérica, que otorga MIT Technology Review. Crédito: NORBERTO DUARTE/AFP/Getty Images
10/11
Comparte
Nanogel. La doctora Tessy López ha sido pionera en el estudio de la nanomedicina en el mundo y ha materializado parte de sus conocimientos en Nanogel: un gel que puede tratar las heridas crónicas del pie diabético y acelerar su curación, gracias a las nanopartículas. Su uso ha logrado, además, evitar amputaciones de miembros, comunes en los pacientes con diabetes. Crédito: Laboratorios de Nanomedicina
11/11
Comparte
Contra infartos. Un mexicano desarrolló en la Universidad de Giessen, Alemania, un método que ya está salvando vidas: previene infartos durante el traslado en ambulancias de pacientes que han sufrido un ataque al corazón, mediante la aplicación de mercurio. El responsable de este avance es Héctor Cabrera, un biomédico originario de una comunidad indígena de Oaxaca que hoy reside en Europa. Crédito: Mario Tama/Getty Images
Comparte
RELACIONADOS:SaludTratamientosEnfermedades
En alianza conCivic Science

Más contenido de tu interés