publicidad

Milena y sus diabéticos: la historia de una epidemia en el sur de Texas

Milena y sus diabéticos: la historia de una epidemia en el sur de Texas

Casi todos los habitantes del Valle del Río Grande son hispanos. Un tercio de ellos tiene diabetes y presenta algún tipo de complicación: ceguera, gangrena, fallas en los riñones, depresión y ansiedad.

La lucha contra la diabetes en el Valle del Río Grande Univision

“A veces suena mi celular y es alguien pidiéndome que lo lleve al hospital porque ya no puede respirar (...) Están tan enfermos que se podrían morir en cualquier momento. Me dicen: ‘antes me encantaba esto’, pero ya no pueden comerlo más. Sienten culpa pero la verdad es que muchos de ellos nunca tuvieron acceso a atención médica y solo descubrieron que tenían diabetes demasiado tarde”.

Read this story in English

publicidad

Quien habla es Milena Melo, una joven que siguió a ocho diabéticos durante seis meses —ayudándolos en sus casas, llevándolos a sus citas médicas— como parte de la tesis de doctorado en Antropología que realiza en la Universidad de Texas, en San Antonio. Aunque nació en México se considera del Valle del Río Grande, el área que se extiende a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México en el extremo sur de Texas, pues llegó ahí a los 4 años de edad.

“He viajado por todo el Valle y los números son muy poderosos. El problema va creciendo”, dice Milena. En estos meses, se ha hecho amiga de pacientes como Claudia, quien fue diagnosticada con diabetes a los 3 años y ya ha perdido una mano y un ojo; de Francisco, quien tiene problemas para caminar; de José, cuya vida sexual ha cambiado desde que sufre la enfermedad y de Marta, quien empezó diálisis hace siete meses, pues sus riñones fallaron también por el azúcar.

A Milena le interesa investigar cómo el estatus migratorio de una person...
A Milena le interesa investigar cómo el estatus migratorio de una persona influye en su acceso a la atención médica, especialmente en aquellos con fallas de riñón.

La diabetes suele ser llamada la enfermedad silenciosa y en lugares como El Valle se explica perfectamente el porqué: 1 de cada 3 habitantes tiene la enfermedad, pero solo la mitad ha obtenido un diagnóstico formal, según la escuela de salud pública de la universidad del estado. Algo muy grave, considerando que las cifras representan el doble del promedio nacional.

La tipo 2 es la más común, una forma de diabetes en la que el páncreas sigue produciendo insulina, pero el cuerpo no es capaz de utilizarla de manera eficaz. Poca actividad física, obesidad, malos hábitos alimenticios y un limitado acceso a servicios médicos han contribuído con esta crisis de salud pública, en esta zona donde más de 90% de sus residentes es de origen hispano y duplican estadísticamente el número de muertes por diabetes de los blancos no hispanos.

publicidad

Los niveles de pobreza en El Valle están ubicados entre los más altos del país. El promedio de ingresos de una familia está alrededor de los 20,000 dólares anuales, el acceso a la salud es bastante bajo y el número de adultos sin seguro médico podría llegar hasta el 40%. Además, un porcentaje significativo de su fuerza laboral es indocumentada. Esto hace muy cuesta arriba el que los pacientes con enfermedades de riñón puedan recibir frecuentemente la diálisis necesaria o un trasplante de órgano.

“Las personas indocumentadas o sin seguro se están muriendo o viven extremadamente enfermas. En el caso de los indocumentados, por ejemplo, la gran mayoría solo tiene acceso a la diálisis a través de las salas de emergencia de los hospitales cuando están al borde de la muerte”, comentó Milena a Univision Noticias.

El consumo en exceso de bebidas azucaradas como sodas, limonadas y jugos...
El consumo en exceso de bebidas azucaradas como sodas, limonadas y jugos artificiales, ha contribuído al aumento del número de casos de diabetes en el Valle.

Atención médica el fin de semana en “La Pulga”

Cada mañana de domingo, en una pequeña habitación de madera en el mercado de las pulgas, Milena acompaña al doctor Brian Wickwire en la tarea de educar a la población hispana del Valle del Río Grande sobre los riesgos de la diabetes, cuyas complicaciones —ceguera, gangrena, falla en los riñones, depresión y ansiedad— están afectando severamente a la población.

Con tono afable el Wickwire les habla mucho de nutrición y de cómo tener hábitos saludables de vida. Les recomienda principalmente que dejen de tomar bebidas azucaradas como sodas, limonadas y jugos artificiales, y que disminuyan significativamente el consumo de carbohidratos de las tortillas, papas y arroces.

publicidad

También los invita a adoptar una rutina de ejercicios. “Queremos hablar con las personas antes de que su enfermedad sea irreversible, que es muy difícil y muy dolorosa”, dijo a Univision Noticias el doctor que se trasladó al sur de Texas poco después de terminar sus estudios de medicina hace casi 15 años, cuando los efectos de la diabetes en la zona eran mucho menores.

El doctor Brian Wickwire lanzó en 2014 un proyecto para educar a la pobl...
El doctor Brian Wickwire lanzó en 2014 un proyecto para educar a la población hispana de los riesgos de la mala alimentación y los hábitos sedentarios.

El proyecto, llamado Poder, fue lanzado por Wickwire y un grupo de voluntarios, estudiantes y médicos de Nuestra Clínica del Valle. A los mayores de 28 años les realiza la prueba A1C (que ya se la han aplicado a más de 1,700 personas) para diagnosticar los niveles de azúcar en la sangre. Si los resultados son mayores de 6.5 les ofrece tomarles una muestra de orina, para ver si tiene proteínas, que podrían ser una señal de una enfermedad del riñón, muy comunes en El Valle.

“La diabetes es mucho más común de lo que era antes, la obesidad también es más común. Ahora hay cinco veces más personas con diabetes que hace 30 años. Sin embargo, me siento más optimista de lo que he estado en mucho tiempo porque sé que estamos deteniendo esto con educación”, comentó el especialista.

publicidad


Video: John Hubbell. Cinematografía: Lance Murphey. Edición: Emily Hager y Lance Murphey. Productoras ejecutivas: Almudena Toral y Eulimar Núñez. Texto: Olivia Liendo.

publicidad