null: nullpx

Autoridades sanitarias desmienten el veto de palabras como 'feto' y 'transgénero': "Fueron sugerencias", dice un funcionario

A pesar de que aseguran que no hay términos vetados, ni la aclaratoria del Departamento de Salud y Servicios Humanos ni la de la directora de los Centros para el Control de Enfermedades niegan que haya habido una controversial reunión donde se pidió evitar las palabras. Lo ocurrido, aunque no se trate de una prohibición explícita, sugiere que se busca controlar y condicionar la investigación.
18 Dic 2017 – 05:24 PM EST

Luego de que una fuente anónima informara a The Washington Post que el gobierno de Trump había prohibido el uso de siete palabras en los proyectos científicos y presupuestos de los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades –entre las que se encuentran transgénero, diversidad y feto– la directora de la entidad, Brenda Fitzgerald, salió a desmentirlo.

“Deben estar legítimamente preocupados por los recientes reportes de algunos medios que alegan que le prohibieron a los CDC el uso de ciertas palabras en documentos del presupuesto. Quiero asegurarles que los CDC permanecen comprometidos con nuestra misión de salud pública de ser una institución basada en la ciencia y la evidencia”, tuiteó el domingo replicando el mensaje que envió por correo electrónico a todos los trabajadores de la oficina pública.

Fue el primero de varios tweets en los que insistió en que la postura de la institución seguirá siendo la misma. “Quiero asegurarles que no hay palabras vetadas en los CDC. Continuaremos hablando de todos los programas importantes de salud pública”.

Sin embargo, nunca negó que la supuesta reunión donde se dictaron las nuevas pautas hubiera ocurrido. Lo que hizo fue citar un comunicado del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) y explicar que se trataba de una reunión de rutina entre los empleados. "Entiendo que la confusión fue provocada por una discusión sobre el proceso de formulación del presupuesto”.

"La intención nunca fue servir de guía para la forma en que describimos y llevamos a cabo nuestro trabajo", se lee en una respuesta de la Dra. Fitzgerald, enviada a Univision Noticias.


La fuente anónima que habló con el Washington Post había dicho que la reunión fue liderada por Alison Kelly, jefa de Asuntos Financieros de los CDC, y que en ella se había dado la orden de cambiar la frase “basado en la ciencia” por “CDC basa sus recomendaciones en la ciencia considerando los estándares y deseos de la comunidad”. Hasta ahora Kelly no se ha referido al asunto.

Un empleado del HHS que prefirió no revelar su identidad dijo a STAT que no era correcto afirmar que los CDC habían recibido la orden de no usar las siete palabras, sino que se le dijo a los analistas que algunos vocablos y frases podrían facilitar la aprobación del presupuesto de los CDC en el Congreso, lo que ya habla de una posible discrecionalidad imperante.

“La reunión sí tuvo lugar. Hubo ciertos lineamientos que se dieron, sugerencias, si se quiere. Hay diferentes formas de decir las cosas sin necesariamente comprometer o cambiar la esencia de lo que se dice”, declaró.

El gobierno de Trump ha dejado muy clara su postura en torno a temas como la identidad sexual y los derechos reproductivos. En marzo, el HHS, que supervisa a los CDC y otras agencias, omitió preguntas acerca de la identidad sexual y de género en un boceto de su encuesta dirigida a personas de la tercera edad, que posteriormente fueron incluidas ante la queja de miles de activistas.

¿Indoblegables?


Por más que se haya desmentido el veto de ciertas palabras dentro de la formulación de los proyectos, el hecho de que se hable de “sugerencias” o “lineamientos”, e incluso simples rumores de algo que nunca ocurrió, podría servir de autocensura. Podría verse, quizá, una forma tácita de condicionar a la comunidad científica.



“Ponte en los zapatos de los científicos que intentan garantizar el financiamiento de un proyecto. Si supieras, o hubieras escuchado rumores, de que los peces gordos de la cadena alimentaria no querrían ciertas palabras en tu presupuesto, ¿qué harías? La mayoría de la gente intentaría no usarlas y las omitiría asumiendo esto como el costo de hacer su negocio”, advierte el editor de CNN, Chris Cillizza, en un análisis.

“Por supuesto que la administración y sus defensores dirán que esto se trata exclusivamente de lo que va al presupuesto. Pero sabemos que la señal a la agencia es mucho más fuerte que eso. Y va a cambiar el comportamiento de la gente que trabajará allí. Y es mucho más perjudicial que una censura directa”, dijo a Stat Ashish Jha, director del Harvard Global Health Institute.

“Hay un riesgo mayor de autocensura como resultado de esto que una censura directa. Esta es la parte que es mucho más perjudicial que cualquier pronunciamiento directo”, enfatizó.

La pregunta que queda es: ¿se dejarán 'condicionar' los científicos? A juzgar por las reacciones ante los reportes, todo apunta a que no. De todas formas, el proyecto que los CDC presenten al Congreso para 2019 –y donde podrá verse si se omiten o no los términos supuestamente vetados– servirá como un un buen indicador.

Cuestionados en casa, rechazados por la sociedad: así es el tortuoso camino de los niños transgénero

Loading
Cargando galería
Publicidad
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.