null: nullpx
Salud Infantil

Estos trillizos hicieron historia: padecían la misma deformación craneal y fueron operados con éxito

Se trata del primer caso de trillizos diagnosticados con esta condición, según lo asegura el médico que los operó. Las probabilidades de que los tres tuvieran craneosinostosis, que consiste en el endurecimiento o cierre temprano de la fontanela, era 1 en quinientos trillones.
3 May 2017 – 4:39 PM EDT

Las mamás suelen vestir a los hermanitos con atuendos similares, pero estos trillizos de seis meses de edad comparten un accesorio mucho más peculiar: cascos especiales para mantener la forma de su cráneo.

Hunter, Jackson y Kaden Howard nacieron con una extraña deformación del cráneo llamada craneosinostosis, que consiste en el endurecimiento o cierre temprano de la fontanela y que según el National Institute of Health, puede generar retrasos en el desarrollo y otras graves consecuencias. Por eso, fueron operados en el Stony Brook Children’s Hospital de Nueva York, por el doctor David Chesler y su equipo.

Se trata del primer caso de trillizos diagnosticados con esta condición en la historia, advirtió Chesler a ABC News. Según sus estimaciones, las probabilidades de que esto ocurriera eran “1 en quinientos trillones”. Las probabilidades de tener craneosinostosis para un niño normal son 1 en 2000.

Durante la cirugía, realizada en enero, se removió parte del cráneo de cada bebé, mediante un proceso endoscópico, para evitar que este ejerciera demasiada presión y dañara el cerebro.


Ahora, según lo notificaron en rueda de prensa esta semana, los niños deberán usar este casco durante al menos seis meses para que la cabeza mantenga su forma.

Hunter y Jackson son gemelos idénticos y tenían una versión llamada sinostosis sagital, que afecta la parte superior de la cabeza; mientras que Kaden presentó una menos común que se conoce como sinostosis metópica (cercana a la frente).

“Apenas nacieron, uno podía notar que sus cabecitas estaban malformadas. Nos asustamos mucho”, contó la madre Amy Howard a los reporteros.

Pero ahora que los pequeños están recuperándose, la mayor preocupación de esta madre primeriza es cuidarlos todos a la vez.

“No les molestan los cascos, la cirugía fue fabulosa. No creo que ni siquiera hayan tenido mucho dolor”, agregó.


Médicos de Chicago operan con éxito a una menor que nació con cuatro piernas y dos espinas dorsales

Loading
Cargando galería
Publicidad