publicidad
En su mejor momento, el complejo industrial de Kaesong llegó a emplear más de 50,000 trabajadores, casi en su totalidad norcoreanos.

El experimento económico que quieren reactivar para evitar una guerra nuclear en la Península de Corea

El experimento económico que quieren reactivar para evitar una guerra nuclear en la Península de Corea

El Complejo Industrial de Kaesong fue en su momento un éxito en los esfuerzos para aliviar tensiones entre las dos Coreas y representó un ejemplo de cómo la cooperación bilateral podría llevar a la reunificación entre los dos países.

En su mejor momento, el complejo industrial de Kaesong llegó a emplear m...
En su mejor momento, el complejo industrial de Kaesong llegó a emplear más de 50,000 trabajadores, casi en su totalidad norcoreanos.

El Complejo Industrial de Kaesong (KIC por sus siglas en inglés) fue durante años el símbolo de la cooperación económica entre las dos Coreas cuando en su momento de mayor producción llegó a emplear a más de 50,000 trabajadores, la mayoría de Corea del Norte.

Su puesta en funcionamiento en 2003 con fondos de Corea del Sur resultó en el experimento más exitoso desde el punto de vista político y sirvió como el ejemplo más claro de cooperación y entendimiento en los modestos esfuerzos bilaterales para integrar las dos economías en el marco de una soñada reunificación.

Sin embargo, la desconfianza bilateral, unida a nuevas pruebas de misiles y ensayos nucleares ordenados por el régimen de Pyongyang, provocaron su cierre y con él se esfumaron miles de trabajos directos norcoreanos y la idea surcoreana de emplear mano de obra barata en sus empresas exportadoras sin la necesidad de acudir a China.

Relacionado
EEUU lanza un misil balístico intercontinental en medio de las tensiones...
EEUU lanza un misil balístico intercontinental en medio de la escalada de tensiones con Corea del Norte

Pese a este fracaso, el candidato a las elecciones presidenciales de Corea del Sur Moon Jae In, líder del partido Minjoo y adelante en las encuestas, quiere reactivarlo y crear una "comunidad económica" en la península que alivie tensiones bilaterales -y lo más importante- ponga fin a una de las movilizaciones militares más preocupantes en la Península de Corea en años.

Moon no solo quiere reabrir Kaesong, sino hacerlo crecer 20 veces su tamaño original.

Según Andray Abrahamian, director de investigaciones de la organización sin fines de lucro Choson Exchange, especializada en el entrenamiento de norcoreanos en el manejo de negocios, la reactivación de este tipo de cooperación, incluso con ideas más modestas, podría "proveer nuevas oportunidades para grandes y pequeñas compañías (surcoreanas) y permitiría competir con la influencia china en la economía norcoreana".

publicidad

En un análisis de la propuesta de Moon , publicado en el sitio web 38 North, Abrahamian destaca que el KIC fue un fracaso fundamentalmente porque la mano de obra norcoreana empleada no recibía sueldos directos, sino que iban a parar al régimen de Pyongyang, que usó los fondos justamente para seguir desarrollando su programa nuclear con fines bélicos.

Pero demostró, indica el analista, que el régimen norcoreano está abierto a explorar ideas nuevas, incluso si esto significa aplicar políticas de economía de mercado.

Inversión de alto riesgo

Aunque resucitar el KIC no es una idea absurda, desde el punto de vista económico es una inversión de alto riesgo si se parte del hecho de que desde su cierre en 2016, las empresas surcoreanas que invirtieron allí perdieron aproximadamente 1,300 millones de dólares.

Así se desplazan los buques de guerra de la Marina de EEUU hacia la península de Corea Univision

Las 123 fábricas surcoreanas que contrataron mano de obra norcoreana en ese complejo ubicado en la zona desmilitarizada a solo 36 millas al norte de Seúl, sólo lograron recuperar el 32% de las pérdidas una vez el Ministerio de Unificación de Corea del Sur decidió cerrarla cuando el régimen de Kim Jong Un realizó la prueba de un misil balístico intercontinental y llevó a cabo el cuarto ensayo nuclear.

"El gobierno no dio apoyo por las pérdidas operativas, las multas por penalidades al romperse el contrato y las pérdidas estimadas por los daños causados a los derechos de venta en los que se incurrieron durante 2015", dijo en su momento a la agencia de noticias surcoreana Yonhap un portavoz de la asociación de empresas que participaron en el KIC.

Relacionado
La Marina de EEUU muestra imágenes del desplazamiento de buques de guerr...
Cámara de Representantes aprueba por un amplio margen nuevas sanciones contra Corea del Norte

Más allá del desastre que significó, algunos líderes surcoreanos insisten en que vale la pena explorar, con mejores garantías, la cooperación económica entre las dos Coreas, si eso significa salvar a la península de una guerra, que incluso puede ser nuclear y cuyo costo excede no solo lo material, sino la muerte de cientos de miles, o quizás, millones de personas.

Desde el punto de vista estratégico también tiene el valor de que hace a Corea del Norte menos dependiente de China y más de Corea del Sur, aprovechando una coyuntura de roces bilaterales entre Pyongyang y Pekín.

Más allá de los factores en juego que hicieron del KIC un éxito y a la vez un fracaso, resultó ser -según sus defensores- un polo de desarrollo inigualable al ser una zona libre de impuestos, sin restricciones de visado, uso de moneda extranjera y directamente conectado con las exportaciones de Corea del Sur.

Su principal producción fue automotriz, especialmente de autos Hyundai, además de textiles y semiconductores. Durante su mejor año -2012- llegó a producir 469 millones de dólares en bienes, pagándoles a obreros norcoreanos un promedio de 110 dólares mensuales, una fortuna para los parámetros de ese país que terminó recibiendo más 2,000 millones de dólares por ese experimento industrial.

Pero el programa nuclear norcoreano unido a sus ejercicios militares y las tensiones que generó, terminaron por enterrarlo. Justo ese conflicto bilateral es ahora la justificación para revivirlo.

En fotos: Corea del Norte presume de sus armas pesadas durante desfile militar en honor a Kim Il-Sung
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad