null: nullpx
Relaciones Internacionales

EEUU afirma ante la ONU que el líder norcoreano "está pidiendo la guerra"

Nikki Haley, embajadora estadounidense ante las Naciones Unidas, solicitó las "medidas más drásticas posibles" contra Pyongyang después de que el régimen comunista afirmara el pasado fin de semana que había realizado "con un éxito total" una prueba con una bomba de hidrógeno.
4 Sep 2017 – 10:37 AM EDT

Nikki Haley, embajadora de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas, pidió al Consejo de seguridad imponer las "medidas más drásticas posibles" contra Corea del Norte después de que el pasado fin de semana el régimen comunista afirmara que había realizado "con un éxito total" una prueba con una bomba de hidrógeno.

Haley además añadió que "solo las sanciones más duras nos permitirá resolver este problema con diplomacia". En un tono duro, la representante de Washington afirmó que el líder Kin Jon Un "está pidiendo la guerra".

La embajadora estadounidense anunció además que distribuirá un borrador de resolución con nuevas sanciones contra Corea del Norte por sus ensayos nucleares y anunció su deseo de que el proyecto se vote el próximo lunes.

Haley no precisó qué incluiría ese borrador de resolución, pero resaltó la necesidad de que se cierren las negociaciones previas durante esta semana para que el texto pueda ser votado el lunes.

En medio de esta ofensiva diplomática, el presidente Donald Trump mantuvo contactos telefónicos con varios líderes internacionales. Entre ellos, estuvo Moon Jae-in, presidente de Corea del Sur, con quien discutió la respuesta que debe darse a la prueba con bomba de hidrógeno de Pyongyang.

Los dos políticos acordaron "maximizar la presión sobre Corea del Norte usando todos los medios a su disposición", según un comunicado distribuido este lunes por la Casa Blanca.

Trump también conversó con la canciller alemana Angela Merkel, con quien reafirmó la "importancia de una coordinación próxima con las Naciones Unidas".


Los motivos

La televisión norcoreana anunció el fin de semana que el país había realizado "un test con bomba con un poder sin precedentes".

Según Pyongyang, la bomba de hidrógeno que han desarrollado es de "gran poder destructivo", ajustable en su capacidad explosiva hasta cientos de kilotones y se puede detonar en las alturas.

La prueba "tenía como objetivo examinar y confirmar la precisión y credibilidad de la tecnología de control de la potencia nuclear, así como del nuevo diseño y estructura internos para manufacturar bombas H instalables en ICBMs", añadió la agencia estatal KCNA.

Fuertes críticas

La reacción de la comunidad internacional, y especialmente la de Estados Unidos, no se hizo esperar. El presidente Donadl Trump criticó duramente el ensayo y calificó sus acciones como "muy hostiles y peligrosas para Estados Unidos".

"Corea del Norte es una nación canalla que se ha convertido en una gran amenaza y vergüenza para China, a la que está tratando de ayudar, pero con poco éxito", dijo el mandatario en su cuenta de Twitter.

Poco después, el mandatario se reunió con su equipo de seguridad para analizar el escenario creado y evaluar posibles respuestas.

"Cualquier amenaza a Estados Unidos, sus territorios, incluido Guam, o nuestros aliados recibirá una enorme respuesta militar", fueron las palabras de James Mattis, secretario de Defensa, tras el encuentro.

Mattis detalló, además, que esa respuesta militar será "eficaz" y "aplastante", pero aclaró que el Gobierno de Trump no busca la "aniquilación" de Corea del Norte, aunque tiene "muchas opciones" para poder hacerlo.

Visita a Guam: así es el paraíso en la mira de los misiles de Corea del Norte

Loading
Cargando galería


Video


Más contenido de tu interés