null: nullpx
Reforma Migratoria

A puertas cerradas los republicanos vuelven a debatir sobre inmigración en el Congreso

El tema de los 11 millones de indocumentados amenaza con dividir al partido de Trump. Sus líderes deben decidir si le tuercen la mano al presidente para que suavice su política migratoria o arriesgarse a perder el control del Congreso en las elecciones de medio término de noviembre.
7 Jun 2018 – 11:39 AM EDT

Los republicanos se reunirán hoy a puertas cerradas en el Capitolio para intentar nuevamente alcanzar un acuerdo migratorio. El objetivo es convencer a las distintas facciones del partido para llevar al pleno de ambas cámaras una propuesta que se convierta en ley y que cuente con el respaldo de la Casa Blanca de Donald Trump.

Un encuentro similar celebrado a mediados de mayo fracasó el mismo día que fue convocado. La falta de un acuerdo tensó aún mas la relación entre un grupo de moderados de distritos donde la mayoría de sus electores apoya una reforma migratoria comprensiva y conservadores, quienes respaldan la dura política migratoria de Trump.

El primer encuentro fue encabezado por el Freedom Caucus, un grupo de radicales republicanos que busca convencer al presidente del Congreso, Paul Ryan (republicano por Wisconsin) para que permita al pleno decidir entre cuatro proyectos de ley, uno de ellos la iniciativa H.R.4760 de los congresistas Bob Goodlatte (Virginia) y Raúl Labrador.

El proyecto Goodlatte-Labrador cuenta con el total respaldo de Trump.


Barajando números

La iniciativa del Freedom Caucus, encabezada por los representantes Carlos Curbelo (Florida) Jeff Denham (California) y Will Hurd (Texas), propuso que Ryan someta a la decisión del pleno cuatro planes migratorios y el primero que obtenga 218 votos sea discutido, aprobado y enviado al senado.

Los demócratas aseguraron que darán los votos necesarios (193) para que se apruebe una medida, pero siempre y cuando no sea el proyecto Goodlatte-Labrador.

Ryan, a su vez, indicó que sólo llevará al pleno una iniciativa que tenga el apoyo de Trump, quien desde enero ha insistido en que el Congreso debe apoyar su política migratoria cuyos pilares se incluyen el el proyecto H.R. 4760.

Demócratas aguardan

Mientras los republicanos resuelven la división causada por el tema migratorio, los demócratas aguardan expectantes.

"La Conferencia Republicana discutirá los compromisos con la línea dura partidaria y antiinmigrante encabezada por el representante Goodlatte, con la esperanza de que descarrile el esfuerzo de la solicitud de aprobación” (del Freedom Caucus), dijo a Univision Noticias Carlos Paz, vocero del Caucus Congresional Hispano (CHC). “En vez de impedir un debate público sobre la legislación que finalmente les daría certeza a los Dreamers, deberían apoyar el esfuerzo para que se logre la aprobación de un plan que contaría con apoyo bipartidista”, indicó.

De no haber acuerdo, analistas temen que la división interna en el partido republicano cobre factura en noviembre, cuando los electores acudirán a las urnas para renovar la totalidad de la Cámara de Representantes, por ahora controlada por los republicanos con 241 asientos. Los demócratas tienen 194.

La oficina del congresista republicano Mike Coffman (Colorado), dijo a Univision Noticias que la reunión “tratará de identificar la mejor manera de llegar a un acuerdo migratorio, el que debe incluir una solución para los dreamers beneficiarios del programa DACA”.


Conservadores esperanzados

A pesar de las bajas expectativas de éxito, el grupo conservador Iniciatva Libre confía en que al final del día el liderazgo republicano aprobará una iniciativa que arrastre votos demócratas y convenza a Ryan.

"En este momento, el Congreso tiene una gran oportunidad para tomar el liderazgo en un asunto que es extremadamente importante para nuestra nación”, dijo a Univision Noticias Daniel Garza, presidente de la organización.

“Esperamos que los miembros del Congreso se unan en un compromiso que le brinde protección permanente a los Dreamers y ofrezca nuevos fondos para mejorar la seguridad fronteriza”, apuntó.

Garza también dijo que “este compromiso puede ganar apoyo bipartidista y convertirse en ley siempre que exista un verdadero liderazgo de ambas partes con el objetivo de una solución, en lugar de simplemente jugar con la política”.

“Cuando los partidos politizan el tema de los Dreamers, es el país quien carga con los costos de ese fracaso”, advirtió.


Puntos críticos

Si bien tanto republicanos como demócratas coindicen en darle una solución permanente a los cerca de 700,000 dreamers beneficiados por DACA, las preocupaciones giran en torno al futuro inmediato de al menos 10.3 millones de indocumentados, entre ellos los padres y familiares inmediatos de dreamers.

“Legalizar a los dreamers es una buena propuesta por parte del presidente”, ha dicho Gustavo Torres, director ejecutivo de CASA de Maryland. “Sin embargo, su política racista de eliminar la unión familiar es inaceptable”.

La oficina de la senadora Catherine Cortez-Masto (demócrata por Nevada) dijo en mayo que no existen garantías respecto a la legalización, por ejemplo, de los familiares inmediatos de los dreamers.

“Los planes del presidente no tienen nada de generoso”, dice Reynaldo Benítez, vocero de Cortez-Masto. “La actitud que ha tenido el presidente es la actitud de alguien que en verdad quiere negociar y llegar a un acuerdo”.

“En varias ocasiones la senadora Cortez Masto y sus colegas demócratas accedieron a incluir varias de sus propuestas en un acuerdo bipartidista a cambio de sacar a los dreamers de las sombras, incluyendo miles de millones de dólares para su muro fronterizo. Pero el presidente Trump nunca ha querido negociar ni llegar a un acuerdo. A él sólo le interesa seguir impulsando su retórica antiinmigrante para apaciguar el ala más extrema del Partido Republicano”, agregó.

El plan de Trump

El plan migratorio que exige Trump al Congreso es el mismo que apoyó a principios de agosto de 2017 y que fue elaborado por los senadores republicanos Tom Cotton (Arkansas) y David Perdue (Georgia). Y en la Cámara de Representantes por los legisladores Goodlatte y Labrador.

Ambas iniciativas, sin embargo, no cuentan con el respaldo de la totalidad de la bancada republicana. En el Senado, en marzo solo 36 de los 51 senadores del partido de Trump votaron a favor del proyecto, a los que se sumaron tres demócratas. Y en la Cámara de Representantes Ryan no ha conseguido los votos necesarios para enviarla al pleno.

El proyecto incluye, entre otros, la construcción del muro en la frontera con México, aumentar las redadas, acelerar juicios y deportaciones, restringir el asilo, reducir y limitar la reunificación familiar, contratar nuevos agentes fronterizos, eliminar la lotería de visas, criminalizar la estadía indocumentada (hasta ahora una falta de carácter civil), construir nuevas cárceles para inmigrantes y reforzar la fuerza nacional de deportaciones que Trump prometió a sus electores durante la campaña.

De dreamers a doctores: los jóvenes que quieren estudiar medicina y no tienen papeles

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés