Protestas

Manifestantes de Oaxaca liberaron a dos periodistas y dos policías que retuvieron por varias horas

De cara a la mesa de diálogo que se realiza este miércoles entre ambas partes, ya suman ocho víctimas por los violentos enfrentamientos.
22 Jun 2016 – 6:03 AM EDT


En su promesa de radicalizar las protestas por la reforma educativa y por la muerte de ocho personas en una manifestación del domingo, pobladores de Nochixtlán, Oaxaca, solidarizados con el gremio docente, retuvieron por varias horas a dos periodistas y dos agentes policiales que fueron liberados en la madrugada de este miércoles.

El camarógrafo Fernando Albarrán y el editor Pedro Enrique Cortés, periodistas de la televisora mexicana Azteca, fueron liberados luego de permanecer ocho horas retenidos por los pobladores de Nochixtlán.

En su portal de Internet, la televisora destacó que “nuestros compañeros se encuentran bien y se dirigen a la ciudad de Oaxaca para continuar con su labor informativa”. Precisó que quienes los tenían en su poder condicionaban su liberación a tener 15 minutos en su noticiero estelar para exponer sus demandas.

Lemic Madrid, reportero, libró la retención al cambiarse de sitio para hacer un enlace en vivo, precisó el periodista Javier Alatorre, quien había adelantado en su espacio informativo que la cadena no cedería a ningún tipo de presión o chantaje.


En fotos: Oaxaca después de la violencia

Loading
Cargando galería


Dos agentes retenidos

Por otro lado, dos elementos de la Policía Federal que estuvieron retenidos durante tres días también fueron liberados luego de la mediación de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHHPO).

La agencia Quadrantin señaló que los agentes liberados son Brisa Simandra Sánchez Ortiz, de 37 años, y Hugo López Reyes, de 36, quienes estuvieron retenidos en una iglesia.

Estos funcionarios fueron despojados de sus uniformes y de sus equipos, además de que presentaban lesiones por golpes. Las autoridades adelantaron que abrirán una investigación al respecto.

El gobierno también dejó en libertad a 27 personas detenidas por la Policía Federal durante más de 18 horas tras los sucesos de este domingo, entre ellos tres integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). Algunos familiares señalaron que buena parte de los detenidos se encontraban en un funeral y nada tenían que ver con las protestas.



Ecos de la violencia

El lunes, los maestros y grupos de seguidores se manifestaron en la capital de Oaxaca y lanzaron gritos de "¡Asesinos! ¡Asesinos!", aunque no se reportaron mayores incidentes.

El comisionado de la Policía Federal, Enrique Galindo, acusó a "grupos radicales" de estar detrás de los disturbios del domingo, aunque no mencionó quiénes serían. Entrevistado en Radio Fórmula, dijo que cuando las protestas se tornaron violentas ya había pocos maestros entre la multitud.

Galindo señaló que la policía logró temprano el domingo reabrir parcialmente una carretera bloqueada, pero posteriormente hubo un reagrupamiento de personas, varias de las cuales tenían bombas molotov que lanzaron contra los agentes.

El funcionario añadió que varios policías sufrieron quemaduras y algunos incluso perdieron algunos dedos. En un momento, se decidió que se retirara la fuerza. "Quedarnos en Nochixtlán hubiera traído consecuencias más graves", dijo.

Mientras tanto, este miércoles se registraron actos de violencia y vandalismo en la Ciudad de México, cerca de la Ciudad Universitaria de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en supuesto apoyo a los maestros de Oaxaca y deplorando la actuación policial. En tanto, al menos un campus de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) realizó un paro de labores también aludiendo su solidaridad con el magisterio.



Suman ocho víctimas

Los choques que derivaron en los ocho fallecimientos ocurrieron en la comunidad de Nochixtlán, al norte de la ciudad de Oaxaca, donde varios vehículos quedaron incendiados en la carretera que pasa por el lugar.

Las víctimas que murieron por disparos de arma de fuego son A nselmo Cruz Aquino, de 33 años; Jesús Cadena Sánchez Meza, de 19 años; Iyalid Jiménez Santiago, de 29 años; Oscar Nicolás Santiago, de 22 tal como Omar González Santiago; Oscar Luna Aguilar o Andrés Aguilar Sanabria, de 23 años y Silvano Sosa Chávez, de 39.

En tanto, todavía se encuentran hospitalizadas ocho personas, tres en condición crítica.


El martes, la comunidad dio el último adiós a Jesús Cadena, quien terminó el bachillerato el año pasado y era un joven “muy solidario, al que le molestaban mucho las injusticias”, contó su madre, Patricia Sánchez, a The Associated Press. Al funeral le acompañaron cientos de pobladores.

Más tarde se reportó también el fallecimiento de Azarel Galán Mendoza, de 18 años, “como consecuencia de las lesiones y hemorragia interna provocada por el estallido de material explosivo (cohetones), detalló en un comunicado el Gobierno de Oaxaca.



El llamado de la ONU

“Mi Oficina hace un llamado para que se evite la violencia y las partes involucradas privilegien el diálogo sobre la confrontación con el fin de prevenir la repetición de situaciones como las ocurridas”, señaló en un comunicado Jan Jarab, Representante en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Además, el representante indicó que es necesario que las autoridades realicen una investigación exhaustiva de los hechos violentos ocurridos en Nochixtlán y Hacienda Blanca, Oaxaca, el 19 de junio.

“La ONU-DH recuerda que cuando en una acción de protesta se presentan situaciones de violencia que ameritan recurrir, como último recurso, al uso de la fuerza, las autoridades deben sujetarse a los principios de razonabilidad y proporcionalidad, evitando violaciones al derecho a la vida e integridad física”, destaca el boletín, que concluye que esa oficina seguirá pendiente de lo ocurrido en Oaxaca y sostendrá reuniones con todas las partes involucradas.

Asesinato de periodistas

Por otro lado, la Fiscalía General de Justicia añadió que ya investiga el asesinato de los periodistas Elidio Ramos Zárate, de 45 años, y Raúl Cano López, de 45, en la ciudad de Juchitán de Zaragoza. Indicó que se trata de “un delito desvinculado a los disturbios en Asunción Nochixtlán.

Tanto la ONU como el Comité de Protección a Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) pidieron a las autoridades mexicanas “investigar exhaustivamente el caso de un periodista (Elidio Ramos) que fue asesinado el domingo en el sureño estado de Oaxaca mientras cubría protestas; deben establecer un móvil y deben llevar a todos los responsables ante la justicia”.

El gobierno federal y maestros opositores a la reforma educativa promulgada por el presidente Enrique Peña Nieto acordaron sentarse a dialogar luego de los enfrentamientos. El encuentro se realizará el miércoles en la Ciudad de México y estará encabezado por Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación y responsable de la política interna del país.

Lea también:


Publicidad